Feeds:
Entradas
Comentarios

Posts Tagged ‘Meaning’

La única forma de sentirnos completos es honrando nuestra chispa Esencial como seres especiales. Lo que nos da vida, no proviene del mundo material, sino de un plano sutil que da vida a todo y esta interrelacionado con todo. De hecho, los científicos han encontrado en nuestro cuerpo elementos que no proceden del Plantea Tierra, sino que provienen del Big Bang mismo. Por lo tanto, el axioma principal que tenemos que seguir es Confiar en la semilla “Divina” que reside en nosotros, protegerla, cultivarla, y seguir sus directrices en términos de a que dedicar nuestros esfuerzos.

Sin embargo, hay dos grandes fuerzas que buscan hacernos desconfiar de nuestra capacidad de encontrar un lugar en el mundo y prosperar. La primera por la vía de la atracción, el deseo y la tentación. Nos quiere conducir a encontrar alivio en cosas que si bien tienen un efecto placentero, algunas no pueden usarse y otras deben usarse con moderación, bajo condiciones específicas y con el propósito de honrar y celebrar la vida. Si una persona traspasa estos principios,  esta fuerza termina por hacerlo su esclavo. La segunda fuerza, actúa a través del ataque y el desafío. Busca rebajar y doblegar a la persona, sembrando en él el miedo, y haciendo que perciba al que lo ataca como una amenaza real a su integridad y subsistencia. Si percibe que tiene más poder, termina por aliarse con la convicción de que no hay otra salida y de que esta es la única forma de subsistir y llenar sus  sus necesidades, pero luego termina por tener una vida de prisionero, mecánica, vacía y sin propósito.

Si estas dos  fuerzas operan sobre la persona sin ser contrarrestadas, la persona termina desconfiando de sí mismo como ser especial y único capaz de ser productivo con su propio talento y que merece un lugar en el mundo con su propia identidad, separándose de y renunciando a lo que verdaderamente lo alimenta y le da vida.

Pero si ocurrió el milagro de poner a la materia inorgánica al servicio de una chispa transmaterial procedente de un plano de mas dimensiones que éste, no fue para que la persona terminara abandonada a merced de fuerzas fuera de su control,  humillada y pasando malos ratos; sino para hacerla triunfar y prosperar. Pero esto no viene en forma automática. Hay que saber honrar a la fuente original y reconocerla como la única fuente primordial y única de todo. Incluso, como la creadora misma de esas fuerzas externas que actúan para probarnos y forjar nuestro desarrollo.

En la medida que confiemos y sepamos conducirnos adecuadamente, en esa medida estaremos protegidos. El camino este implica, por un lado, auto contenernos para resistir nuestras inclinaciones a vicios: excesos en la comida, la bebida, el juego, el sexo inadecuado, los fármacos y las drogas y cualquier actividad que implique desperdicio de nuestra energía vital. Y, por otro lado, vencer nuestros temores frente a otros más poderosos. Es decir, resistirnos a la búsqueda de poder y dependencia de otros, a recibir y repartir migajas.

Para poder cultivar y honrar nuestra esencia, entonces, tenemos que contrarrestar estas fuerzas con dos fuerzas contrarias. De no hacerlo, caeremos presa de adicciones a sustancias o actividades o, al sometimiento a otros. En ambos casos, esto conllevaría a una renuncia a si mismo, al exilio de la chispa esencial, a renegar del origen transmaterial de la vida y a la dependencia de lo material. Esto conduce a la esclavitud, pues la persona termina honrando a agentes materiales como si fueran ellos los que la animan y sostienen. En ambos casos conlleva a realizar una dedicación y un Servicio a un agente material distinto del agente primordial de donde procedemos. Y eso constituye una traición que eventualmente conduciría a la destrucción.

Entonces tiene que haber dos fuerzas que contrarresten las anteriores. Una la de saber acceder al placer de manera alineada con normas de contenido, extensión, forma y propósito. Y la otra, que nos permita poner límites adecuados en las relaciones de manera de saber lidiar efectivamente con los ataques de otros que buscan doblegarnos. El ejercicio continuado de estas dos fuerzas internas, crea el terreno propicio en el que la semilla primordial nuestra, en la forma de Self, crezca y se fortalezca, indicándonos de manera más clara que acciones seguir, a que dedicar nuestros esfuerzos, como orientar nuestro Servicio de manera de honrar el Principio vivo primordial de donde procede todo.

Entonces, hay un espacio para amar y desear, y hay un espacio para limitar y separar. Las dos son acciones legítimas y necesarias. No tiene sentido una práctica basada en el amar exclusivo. Ni tiene sentido una práctica basada en el limitar exclusivo. Ambas son prácticas torcidas que conducen a la esclavitud y la desaparición.

En próximas entregas desarrollaré ambos campos de acción. Pero voy a comenzar por el segundo: cuando y por qué hay que esforzarnos en el ejercicio del Limitar hasta el punto de hacer la Guerra! Cómo es que si estamos hablando de honrar la vida quepa justificar una Guerra? Bueno, escribiré sobre eso próximamente: sobre la base psicológica de la Guerra!

Read Full Post »

lenteNos desarrollamos por el lado más radiante de nuestra personalidad; alrededor de nuestras fortalezas, competencias, talentos y mejores cualidades. Sabemos que no somos perfectos, pero ¿para qué ver la otra área nuestra menos afortunada? Tal vez, pensamos, si no le damos suficiente atención puede que podamos suavizar estos aspectos o incluso desaparecerlos! O tal vez podamos disimularlos en nuestra vida pública y sólo mostrarlos en nuestro círculo íntimo: a lo mejor terminen por aceptarnos tal como somos.

Pero tarde o temprano, para todos, nuestro lado por trabajar aparece. Aunque nos hagamos los locos, la vida lo presenta. Y si no lo atendemos, seguirá presentándose una y otra vez.

Muchas personas con una buena parte sana logran salir adelante; crecen en sus actividades comerciales o profesionales, desarrollan una familia y se hacen parte de la comunidad. Pero en un momento dado aparece el “Destino” mostrando el “otro lado”.

Silenciosamente se había presentado antes, pero no se le hizo caso. Muchas veces proyectamos estos aspectos nuestros fuera de nosotros. Es una parte de nosotros que no definimos como nuestra. Lo que Jung llamó la Sombra. Una parte que no reconocemos y, por tanto, no le inyectamos la energía del “Yo”.

Al quedar “huérfana” y no reconocerla como nuestra, esta parte se infiltra disimuladamente en nuestras percepciones de los otros y de las situaciones. Y estas nos parecen reales. Entonces consideramos que están fuera de nosotros. Y no captamos la diferencia sutil de lo que es nuestro y lo que no.

Es posible que al leer esto algunos intuyan a que me refiero, aquellos que hayan comenzado a tomar conciencia de su Sombra.

Lamentablemente no hay mucho tiempo para que las cosas se repitan muchas veces. Pasa una vez y le echamos la culpa a la situación. A la empresa, al jefe, al cónyuge, al vecino o al desconocido. Y hubo consecuencias y allí se invirtieron varios años. Y resulta que después que dejas la empresa, el jefe, el cónyuge o te mudas, se vuelve a presentar lo mismo con diferente escenografía!

Entonces poco a poco, algunas veces dolorosamente, nos vamos dando cuenta que hemos construido “Yoes” a nuestro gusto a lo largo de nuestras etapas. Con cierta base real, pero no del todo. Y nos identificamos con eso que Jung llamó la Persona. Nos identificamos con nuestros roles, con nuestros cargos y nuestra imagen. Jugamos al Adulto, al Padre, al Esposo(a), al Ejecutivo, al Comerciante o al Experto. Al fin y al cabo debemos dar una buena imagen a nuestros clientes, a nuestras amistades, a nuestros colegas, a nuestra familia! Y así vamos armando un Álbum con todos esos momentos que dan cuenta de lo que pretendemos ser.  Hasta que todo comienza a desmoronarse!

Nos esmeramos en disimular u ocultar la otra parte. A Mr. Hide. Como si fuera algo vergonzoso o enfermo. Los más “razonables” tal vez vayamos al Psicólogo para “corregir” y poner remedio a eso.

No creo que sea cuestión de sanar, corregir o arreglar, pero sí sé que es algo que hay encarar. Algo que, ante nada, hay que admitir. Algo que tenemos que comenzar a ver que forma parte de nosotros.

El Significado que damos a las cosas está dentro de nosotros y es nuestro. Es el sello que colocamos a los eventos y que los influye de una manera tal que incluso logramos hacer Profecías Auto Cumplidas. Luego decimos: viste que está allí afuera y no lo estoy inventando! Pero no nos damos cuenta que de alguna manera fuimos Co-Creadores y que amañamos las cosas como unos Demiurgos.

Una cliente que estuve atendiendo me “juraba” que su pareja le era infiel. Pero cuando revisamos los “hechos” realmente no había nada que lo comprobara. Pero ella estaba convencida de eso y por cualquier cosa ya le armaba toda una escena al Marido. Como las cosas sigan ese rumbo no sería descabellado que él terminara buscando un “respiro” en otra relación.

Originalmente, él fue quien asistió a la consulta confundido por las reacciones de ella. Y logró convencerla de que fuera a consulta conmigo. Ella fue un poco para “complacerlo”. Así que su posición era muy firme con respecto a sus percepciones. Me impresionó la forma como se refería a él, en términos peyorativos y expresiones emocionales muy cargadas que no cuadraban mucho con la situación objetiva. Así que emplee una técnica llamada “Affect Bridge” (algo así como puenteo afectivo). Y le pregunté: ¿Cuándo experimentaste algo similar a esto en algún momento de tu vida, incluso tu niñez? De inmediato su cara y su mirada se transformaron. Me contó los detalles de sus experiencias infantiles donde claramente ella identificó los mismos sentimientos y percepciones que ahora sentía.

Su padre había traicionado a su madre con otra. De vez en cuando, el volvía y lograba ganar su confianza nuevamente, para luego dejarla nuevamente. Esto sucedió repetidamente y ella presenció con mucho dolor todo el sufrimiento de su madre. Su hermana mayor –solo por parte de madre- solía reprender a la madre por confiar en él y una vez lo corrió de la casa. La pequeña se sentía muy identificada con su hermana mayor y se sentía muy enojaba con su madre por considerarla tan confiada. Una vez estaba la pequeña con su madre y su padre en la calle haciendo algunos trámites, mientras la madre aprovechaba de reclamarle a él por su abandono. Entonces el la golpeó en la calle frente a todos. Ella odió a su padre, pero también a su madre. Se prometió de alguna manera nunca tener que pasar por eso.

Ahora de adulta en su relación de pareja “descubrió” ciertas cosas de su marido que le habían hecho sospechar de él y mirarlo con desconfianza. Esto activó en ella toda esta memoria emocional grabada en la niñez. Comenzó a ver todo en su Marido a través de este cristal. A partir de allí, ya ella no sabe exactamente que está añadiendo de su propia cosecha y que es propio de la realidad actual. Ella revive el mismo significado de antes, los mismos sentimientos, las mismas emociones y percepciones.

Otra paciente que tuve estaba sufriendo de Ataque de Pánico. Había ido al Cardiólogo porque le aumentaba la presión arterial, le dolía el pecho, el brazo, se mareaba y temía por un Infarto o por un ACV. Había desarrollado una Fobia a salir de su casa por temor a que le pasara alguna de estas cosas y no estuviera cerca de un Hospital o le sucediera lejos de su familia. Se duchaba con su pequeño hijo de seis años en el baño con el teléfono en la mano por si acaso ella se desmayaba él llamara a los familiares.

Esta chica fue al Cardiólogo y éste luego de los exámenes de rutina le dijo que estaba en perfectas condiciones físicas, que todo era “Psicológico”. Ella pensó que se burlaba de ella. Todo esto era real! De hecho, en las siguientes semanas entró en un gran estado de ansiedad y pensaba que le podría suceder algo. Se sintió muy acalorada, con frío, con mareos y debilidad. Se fue a medir la tensión de emergencia y la tenía muy alta. Pensó que el Cardiólogo se había equivocado. Entonces fue a otro, pero luego de hacerle todos los exámenes nuevamente le dijo que físicamente estaba bien, que fuera a un Psicólogo!

Finalmente la chica fue a verse conmigo a regañadientes. De entrada me dijo que ella no estaba loca. Me habló de toda su historia y ya se había consumido todo el tiempo de la sesión. Así que le hablé de las citas, de mis honorarios y de mis técnicas. Pero le vi cara de que quizás no iba a venir más. Así que decidí ir más profundo de una vez: ¿y cuando fue la primera vez que sentiste algo similar a esto? De inmediato, cambió su rostro y su mirada. Recordó que cuando era pequeña, alrededor de cinco años quizás, su padre llegaba ebrio a casa de noche. Su madre le reclamaba y comenzaban a pelear. Para que ella y su hermanito menor no presenciaran la discusión los encerraban con llave en su habitación. La pobre niña entraba en pánico pensando que su padre se podía poner violento y que todo podría terminar en un hecho sangriento que los dejaría huérfanos. Se desbordaba en la angustia cuando ya no escuchaba más las voces de ellos. Pero allí los dejaban encerrados hasta que ya quedaba dormida del cansancio, para darse cuenta al día siguiente que no había pasado nada.

Esta chica tuvo que enfrentar una ansiedad muy grande cuando no sabía calmarse a sí misma, ni contaba con nadie que la tranquilizara. Daba rienda suelta a pensamientos catastróficos que aumentaban su ansiedad entrando en una espiral de pánico. Esto se quedó allí como parte de ella, oculto, encapsulado. Al enfrentar condiciones estresantes, su memoria emocional era activada de inmediato y volvía a revivir aquella experiencia en la que no sabía auto regular sus emociones y controlar su pensamiento.

Entonces, hay una parte nuestra que está en el “fondo del ojo” y no vemos, porque nosotros como Observadores parciales que somos, partimos de un conjunto de paradigmas, creencias, historias y emociones que son parte nuestra desde antes que hayamos decidido lo que queríamos ser. Ya antes de decidir el Yo que queríamos ser resulta que teníamos un Ser que la vida se encargó de sembrarnos en  nuestro Cerebro. Y luego de adultos, cuando tratamos pulcramente de vivir coherentemente nuestro proyecto del Yo, resulta que aparecen estas cosas molestas en nuestra vida que “nos pasan” y que parecieran sabotear nuestros planes.

¡Pero creo que eso es justo la vida! ¡Recoger estos pedazos y hacerlos propios! Reconstruir nuestra individualidad, quién en verdad somos. Ese es el verdadero Plan que deberíamos tener para nuestra vida. Cada uno de nosotros tiene una individualidad que es única y, por tanto, una Misión única y exclusiva en este mundo: descubrir quién es, identificar su individualidad, integrar las partes no reconocidas como propias y desarrollarse desde esta integración.

Para este proceso puede ser de mucha utilidad y ahorrarnos mucho tiempo contar con una relación de ayuda, con alguien externo que nos acompañe y guie. Alguien que, a su vez, esté el mismo inmerso en este proceso de crecimiento, primero que todo. Que sepa de lo que se trata todo esto en carne propia. Pero que además, sea alguien preparado para lidiar con casos así, porque cuando uno “destapa esa olla” no sabe con lo que se va a conseguir y hay que estar entrenado para poder enfrentarlo y cerrarlo. No todos los casos son iguales. A cada quien se le “destapa” algo diferente, en diferentes tamaños, intensidades y riesgos, con particularidades únicas. De manera que es necesario contar con profesionales que estén entrenados en muchas técnicas, no en una sola.

Un joven gerente me pidió Coaching exclusivamente. Yo no necesito un Psicólogo, me dijo. Tenía muchas dificultades con su Jefe a cargo de la operación local. Antes había tenido un Jefe funcional que actuaba como su Mentor y protector y se sentía resguardado. Pero hubo un cambio y el nuevo Jefe funcional era más distante y lo dejaba más expuesto en su rivalidad con el jefe local. El resultado es que esto le estaba trayendo problemas en la empresa.

Dentro de su lógica, esta persona parecía que me estaba buscando para que yo lo ayudara a pelear mejor con su Jefe. El no se daba cuenta que estaba en una relación de rivalidad. Y que la interpretación de amenaza y de combate la estaba poniendo el. Era él quien interpretaba las exigencias y demandas de su Jefe como una Amenaza ante la cual había que Atacar. Claro que al atacar al Jefe local este se comenzó a defender y a atacarlo a él a su vez. Pero él tenía todas las de perder. Máxime ahora que no tenía el apoyo del Jefe funcional.

En este caso yo no fui al Pasado para descifrar por qué se sentía atacado cuando le hacían exigencias, primero porque el cliente me pidió centrarnos en el Presente, pero en segundo lugar –mucho más importante aún- porque no hizo falta. Bastó que le reflejara todo esto al joven y acompañarlo a definir sus objetivos. El rápidamente se dio cuenta que no tenía sentido distraerse en la rivalidad con su Jefe cuando su objetivo era superar la crisis por la que pasaba la empresa y lograr su transferencia a otro país. Una vez aclarado su objetivo lo ayudé a definir un plan de acción y  le enseñé técnicas para lidiar con su defensividad y construir confianza. A partir de allí este joven avanzó mucho y la relación con su jefe dio un vuelco, así como su rendimiento. A la final logró el objetivo que se planteó.

Pero cada caso es diferente. Depende de los recursos personales y de su situación en ese momento de su vida. Una chica me pidió ayuda porque estaba procrastinando respecto de un proyecto profesional importante. Era traductora de textos y quería pasar a traductor simultáneo. Hizo el curso y se ganó un certificado. Pero en su primera experiencia falló y luego perdió la confianza y lo abandonó. Buscó ayuda conmigo para que le ayudara a retomar este proyecto y obligarse a progresar en esto. Me dijo que no quería nada de Psicoterapia, sino Coaching.

Cuando comenzamos a trabajar nos dimos cuenta que las razones por las que no se dedicaba a su proyecto era porque tenía mucha ansiedad, porque era muy perfeccionista y porque tenía ataques de ira con colaboradores y allegados quedando completamente drenada. Es una persona normal que había progresado en su carrera y familia, pero había llegado al punto de la verdad en su vida, donde todo se desmoronó. En esa transición, sus conflictos internos salieron a flote y comenzaron a proyectarse en las situaciones externas. Así que no quedó otro remedio que ir a la profundidad y procesar varios eventos infantiles.

Todo esto que vemos como desgracias y problemas, no lo son realmente. Más bien pienso que es una gran bendición poder ver lo que somos realmente. Detrás de nuestros fracasos, nuestras rupturas, nuestras decepciones, nuestras angustias y preocupaciones, hay una parte importante de nosotros expropiada que reclama la integremos a nuestro núcleo. La definición de nosotros debe cambiar para poder seguir creciendo.

Sabemos en buena medida lo que somos. Quizás haya algo que creíamos nuestro a lo que debemos renunciar. No todo lo creemos ser forma parte de nosotros, aunque le hayamos hecho creer eso a otros. Pero además de eso, también somos algo que no decidimos, algo que se hizo nuestro en algún momento sin nuestro consentimiento, sin advertirlo, algo que se injertó en nosotros de alguna manera a través de nuestras experiencias y que quizás no nos haga sentir muy orgullosos o que no comprendamos muy bien. Algo que no vemos claramente aunque siempre ha estado allí.

No tiene nada de malo tener un proyecto de vida o que queramos ser de alguna manera. Pero no vamos a llegar muy lejos mientras no comencemos por aceptar lo que en realidad somos. Ese es el verdadero punto de partida. Si no hemos partido de allí, podremos avanzar en lo exterior, pero no en nuestro interior.

¿Piensas que la vida es solo para ganar dinero, pagar las cuentas, tener propiedades y bienes, un seguro, familia y amigos? Y si pierdes algunas de estas cosas, ¿Cómo te sientes? Te duele, no! Pues nos deberíamos sentir muy mal también si no avanzamos internamente, sino no encontramos nuestra verdadera esencia, sino vivimos desde nuestro Self más que desde nuestro Yo, sino reconocemos nuestra Sombra y la asumimos e integramos con orgullo. Hay que trabajar con el Oro que tenemos dentro, pero también lo tenemos que hacer con nuestro Plomo, y como buen alquimista, convertirlo en Oro.

Saludos,

Víctor Calzadilla

“El que domina su espíritu es mejor que el que conquista una Ciudad”. Provervios (Mishle)

 

Nota 1: La Sombra es un concepto de Carl Jung de principios del siglo pasado. Desde entonces ha habido una evolución de la teoría de la psique que derivó en lo que se conoce como Ego States Theory. Escribí un artículo que trató sobre los Ego States llamado Faceta o Respuesta.

Nota 2: Este artículo trata sobre el límite o frontera de la personalidad, y de lo que es ego-catextizado u objeto-catextizado. Objeto-catextizamos cosas que son verdaderamente nuestras, como es el caso de percepciones que proyectamos; en ese caso estamos desconociéndonos y, por tanto, reduciendo nuestro Self falsamente. El desarrollo sano de la personalidad exige que nos descubramos en esas cosas. Por otra parte, ego-catextizamos cosas que no son nuestras, como cuando hacemos nuestras y nos definimos en función de cosas verdaderamente externas como roles, personas o propiedades, expandiendo nuestro Self falsamente.  En ese caso, el desarrollo sano de la personalidad exige que nos desterremos de esas cosas. Así que al descubrir nuestra presencia en ciertos ámbitos y desterrarnos de otros, vamos re-definiendo nuevos límites, logrando una mayor precisión de nuestro Self y con ello un mejor uso de la energía psíquica.

Nota 3: Un Introyecto es una percepción mía de otro que fue investida de objeto-catexia. Las neuronas espejo reproducen el comportamiento, emociones y pensamientos del Otro dentro de mi. Pero si me parece reprobable ese comportamiento, emoción o pensamiento, y por tanto no me identifico con el y no quiero que sea parte de mi, entonces lo condeno y aparto. Pero como está dentro de mi, porque se reproduce por su intensidad o repetición, al condenarlo y apartarlo, lo desconozco. Entonces lo que sucede es que esa es una parte mía que actúa y tiene energía y puede ser activada y responder, pero que no reconozco como propia y no puedo ver en mi. Entonces puede suceder que esa parte me tome por asalto y tome el protagonismo interactuando en el mundo en un momento dado sin que yo sea totalmente consciente de haber actuado de esa manera, no necesariamente en una suerte de amnesia o disociación, sino incluso como un mero auto engaño. O puede ser que esa parte de mi interactúe con otras partes de mi mismo, estando yo consciente solo de la parte afectada.

Nota 4: Ciertas respuestas emocionales pueden ser producto de la interacción de partes psíquicas y no una respuesta frente a un estímulo externo. Específicamente, una parte ego-catextizada, puede experimentar culpabilidad, tristeza o enojo y no saber por qué. Pero esta emoción es una respuesta a otra parte dentro de la psique que está actuando solapada y sigilosamente, desprovista de ego-catexia, un introyecto de un acusador, mal tratador o crítico implacable, que somete continuamente a la otra parte ego-catextizada indefensa. El punto es que es la persona misma quien se está torturando, lo que es fácil de ver “desde fuera”, pero la persona misma no lo “sabe”. No tiene caso “explicarlo” a la persona (a la parte afectada), que sería la lógica común. La intervención especializada busca ayudar a la persona a digerir e integrar esta parte de sí que fue objeto-catextizada.

Read Full Post »

Amanecer-de-la-tierra_[1]Los eventos se nos presentan a cada cual de diferentes maneras. Pudiera haber muchos puntos de vista diferentes sobre los acontecimientos que están sucediendo. Una realidad que a cada quien le parece muy evidente y que se ve sorprendido por como otros pueden representarla de maneras diferentes. Si nos dejamos llevar sensorialmente para que sea el mismo acontecimiento el que nos diga lo que sucede, nos encontraremos con múltiples visiones que varían dependiendo de la postura y la condición de la cual partimos. Pero constituye un verdadero desafío, primero, tener presente que más allá de esa “realidad inmediata” hay una realidad latente que es su verdadero Ser y, segundo, que hay que ocuparse de descubrir ese verdadero Ser de lo que ocurre en realidad.

Para poder descubrir ese verdadero Ser es necesario usar un lenguaje desapasionado y neutro que nos ayude a describir y comprender lo que sucede y, eventualmente a anticipar su desenlace. Esto no es posible sin la ayuda de marcos de referencia que vayan más allá del Conocimiento Convencional, específicamente modelos de las ciencias sociales y de la filosofía. No pretendo ser exhaustivo ni definitivo con este intento y entiéndase esta como una humilde aproximación ante la ausencia de análisis similares que hayan producido los especialistas. Pero como Psicólogo me parece importante contar con un marco de referencia desapasionado que permita colocar en perspectiva los acontecimientos de manera de poder afrontarlos de una manera más efectiva.

Una primera idea a tener presente es que a pesar de la variedad de seres humanos que existen y que han existido, hay un factor común detrás de esta aparente variabilidad llamada La Humanidad, la cual es una unidad, aunque heterogénea, que sigue un proceso de desarrollo en el tiempo, con un punto de inicio y una dirección que le conduce por diversos estadios hacia un punto final.

Este proceso de desarrollo de la Humanidad es conocido como La Historia y es un objeto de estudio de la Filosofía como entidad ontológica. Los filósofos de la Historia, aseguran que su proceso sigue unas leyes y sigue una dirección determinada.

Los historiadores coinciden en que ha habido: I) la Era Antigua, II) la Era Media, III) la Era Moderna. Ahora estamos en pleno proceso de trancisión hacia una nueva época que a falta de nombre llamaré a los fines de este artículo “Mundo IV”.

La vida de un individuo cualquiera sucede dentro de un contexto o Circunstancia de Vida concreto que le toca vivir y este difiere para todos según el momento y ubicación de cada quien. De hecho, este contexto cambia continuamente, pero hay quienes establecen que las Circunstancias de Vida, que son El Mundo que nos toca vivir a los individuos, se modifica en forma significativa cada 15 años. Este es un bloque de tiempo donde coinciden simultáneamente dos Generaciones, una principal y otra en formación.

Entonces, la Historia puede ser vista como un conjunto sucesivo de periodos de 15 años, que si bien son diferentes, guardan semejanzas entre sí, pues tienen un efecto acumulativo según el cuál las posiciones, modos de vida, artefactos y otros elementos de la Cultura, se toman como punto de partida y de mejora. Este proceso de progresión acumulativa es relativamente homogéneo dentro de una misma época. Es decir, dentro de una misma Era se comparten premisas similares. Sin embargo, entre una y otra hay cambios sustanciales y significativos.

En En torno a Galileo, Ortega y Gasset estudió el cambio del Mundo Tradicional a el Mundo Moderno. Establece que esta Transición comprendió un periodo total de unos trescientos años. De 1350 a 1560 (210 años) se vivió un estancamiento aparente en el que se estaba preparando el terreno de una forma subterránea, no visible. Y de 1560 en adelante y hasta 1650 (90 años) se terminó de construir el andamiaje principal del siguiente Mundo.

En cualquier periodo de 15 años puede haber una Revolución en el modo de pensar y actuar en un ámbito o dominio de la vida. Siguiendo a Thomas Kuhn, una revolución es un conjunto de episodios de desarrollo no acumulativo en que un antiguo paradigma, instituciones y modos de vida son reemplazados por otros nuevos e incompatibles con los anteriores. Este reemplazo se produce porque lo anterior fracasó en dar las respuestas o resultados esperados por la comunidad. Cuando hay cambio de una época a otra, hay revoluciones en todos los ámbitos en poco tiempo. Estos cambios comprenden modificaciones en la visión de Mundo, la visión de Hombre, la visión del Conocimiento, la visión de la Sociedad y la visión del Estado.

El Mundo Pre-Moderno o Tradicional estaba caracterizado por un pensamiento de tipo Aristotélico que veía la realidad en forma valorativa y normativa, a través de clasificaciones dicotómicas, con orientación a principios generales y viendo la excepción como un accidente, diferenciación de los ámbitos del conocimiento y la acción en forma no relacionada, interés por lo estático, tendencia a aislar el objeto de su entorno, visión abstracta y atemporal.

A nivel sociopolítico estas ideas se manifestaban de la siguiente manera: distribución desigual del poder concentrado en unos cuantos, dependencia de los individuos de los poderosos, visión de las clases sociales sin movilidad social, culto a mantener lo establecido, aislamiento y rechazo a la comunicación, indiferenciación de poderes públicos, concentración del poder concentrado en unos considerados superiores, atraso, ignorancia y culto a la tradición, pensamiento mágico y uso de la superstición, sociedad militar, indiferenciación entre Estado y Gobierno, Economía rural e informal.

El Mundo Moderno está caracterizado por un pensamiento que muchos coinciden en asociarlo a Galileo. Según este la realidad es vista en forma descriptiva, las clasificaciones son hechas en forma de gradientes o series, hay conciencia de que las leyes que explican los acontecimientos son referenciales mientras sean exitosas para abarcar un gran número de fenómenos pero que las excepciones deben invitar a su modificación, encuentra que todos los ámbitos del conocimiento y la acción están interrelacionados entre sí, interés por lo dinámico, visión sistémica del objeto respecto a su entorno, así como enfoque histórico y contextualizado.

A nivel sociopolítico hay una reivindicación del individuo, el poder se distribuye en forma más igualitaria, hay independencia de los individuos, culto al cambio, cualquier con esfuerzo y dedicación podría cambiar su posición social porque hay movilidad social, apertura a la comunicación, diferenciación de los poderes públicos, progreso, mentalidad adulta no supersticiosa orientada al conocimiento, la razón y la ciencia, sociedad civil y militarización especializada y concentrada solo para casos especiales, Estado diferenciado de Gobierno, economía de mercado, estado de derecho.

Lo que se plantea en estos momentos en la humanidad es una crisis histórica previa a la consolidación del Mundo IV. Diferentes autores en diferentes ámbitos del saber ya han anunciado que estamos inmersos en ese periodo de transición desde inicios del siglo pasado y que ya llevamos unos noventa años dentro de el. En la anterior coyuntura la Humanidad se tardó 210 años! Cabe esperar que la actual transición se produzca en un periodo menor.

Según Ortega y Gasset la Crisis Histórica es un tipo especial de cambio histórico. En el cambio histórico normal de generación a generación dentro de una misma época, la armazón principal del mundo permanece. Pero en la crisis histórica el conjunto de convicciones y modos de vida de la generación anterior quedan suspendidas de pronto y el Hombre que vive ese momento se queda sin ello, por tanto sin Mundo, no sabiendo qué hacer ni que pensar, adquiriendo el carácter de catástrofe.

Durante una crisis histórica “…no se sabe qué pensar de nuevo, solo se sabe o se cree que las ideas y normas (previas) son falsas e inadmisibles. Se siente profundo desprecio por todo o casi todo lo que se creía ayer, pero la vedad es que no se tienen aún creencias positivas con que sustituirlas”.

En las épocas de crisis histórica son muy frecuentes, dice este autor, las posiciones falsas que se embalan pretendiendo llenar el vacío del derrumbamiento de lo anterior. Paradigmas y esquemas de la época anterior pretenden ser relanzados como los supuestos sustitutos que llenaran el vacío de la postmodernidad. Mientras se está gestando el nuevo modo de vida que vamos a tener, hay Regímenes que se precipitan a intentar tomar la delantera, pero son un simple Residuo del Mundo Tradicional.

Seguro que hay errores en el modelo moderno. Y seguro que deben rescatarse algunos elementos del modelo tradicional para producir una nueva Síntesis que sirva de base al Mundo IV. Pero no pretenderán los defensores del modelo tradicional que retrotaernos a una época anterior es el futuro hacia donde vamos.

En la situación actual en el panorama mundial vemos los últimos estertores del Mundo Tradicional intentando tomar el protagonismo apoderándose de los recursos básicos y del empleo de la violencia y del saboteo a las sociedades modernas. Existe todo un Eje de Regímenes, que hace uso de los esquemas tradicionales que la vanguardia ya consideraba obsoletos. Esto constituye una seria amenaza para los países modernos que ocupados en sus propios problemas apuestan al renacer de la nueva era, pero dejando a su suerte a los Regímenes que hacen de la miseria y la pobreza su principal arma. Estos Regimenes no se contentan con vivir su vida y dejar vivir la de los demás, sino que desean cambiar el orden mundial y tomar el poder para establecerse como único modo de vida posible. Es su última oportunidad, lo saben y no la piensan dejar pasar.

Las sociedades modernas han dejado a estos grupos prosperar, crecer, organizarse y tomar cada vez más recursos y anular a sectores más amplios de la humanidad. Se infiltran en sus economías, los acosan con problemas migratorios, competencia desleal tipo Dumping, piratería y comercio ilegítimo, además de la Propaganda y el mercadeo ideológico creciente poniendo en contra a sus ciudadanos de sus democracias, haciendo pensar a la gente que ellos son los verdaderos defensores de la igualdad y están en contra de las élites. Usan el terrorismo y el narcotráfico como mecanismos de saboteo y debilitamiento de la moral y salud mental de los miembros de esas sociedades.

Los Regímenes que proponen retornar al modelo tradicionalista critican a las sociedad moderna de que no lograron cumplir todas sus promesas de igualdad y distribución de riqueza. Las críticas al “capitalismo salvaje” tienen muchos fundamentos, porque una cosa son las aspiraciones humanas y otras sus realizaciones. Pero es mejor intentar algo aunque seamos imperfectos en el intento, que desistir y seguir un esquema basado en el atraso y la miseria. Todas las debilidades de la sociedad moderna, aunado a las mismas debilidades en sus ciudadanos que juzgan con severidad todas las imperfecciones y experimentan vacío y crisis de significado por la transición histórica que vivimos, son el terreno propicio donde estos regímenes han querido inflitrarse.

Pero queda claro que estos Regímenes tienen un doble discurso, pues ellos mismos son una élite dentro de las sociedades que han logrado secuestrar, así como pretenden convertirse ellos en la Elite mundial, ostentando prendas y artículos de lujo, así como un estilo de vida oneroso. Su Imperialismo si les parece justificado para intervenir en otros países, la diferencia de clases que ellos establecen si les parece justificable, y la Propaganda que hacen de su Régimen a adeptos y aliados si les parece legítima.

Pero en la realidad su planteamiento es ficticio, pues usan el lenguaje, no como una expresión orgánica y auténtica, sino en forma incongruente, como una técnica de propaganda divorciada de su forma de vida. Esta falsedad hace sus pies de barro.

Sacan provecho de la ignorancia y educación deficiente de sus adeptos haciéndoles creer que son “iguales” solo porque usan ropa de un mismo color y hablan un lenguaje soez, escondiendo en el fondo diferencias profundas en acceso a bienes y riqueza, por más que repartan migajas a través del reparto del botín Spoil System. Es un doble discurso, porque las cúpulas de estos regímenes si les gusta disfrutar de las bondades del mundo moderno pero solo reservado para ellos, quienes se consideran una clase privilegiada y especial, estática, que no promueve la movilidad social. Justo lo mismo que criticaron para llegar al poder.

Usando la vulnerabilidad y dependencia de los individuos sumidos en la pobreza, arman a todo ese sector civil para que enfrente y amedrente a los disidentes, de manera de garantizar su hegemonía, volviendo a la militarización de la sociedad y la eliminación de la disidencia, desapareciendo progresivamente a la Sociedad Civil. Permiten la delincuencia a agrupaciones civiles armadas a través del sicariato, del intercambio de favores o del clientelismo con sus adeptos o simpatizantes, como mecanismo de control “social” y paramilitar de la disidencia.

A la final sus adeptos tienen escaso nivel educativo, alta vulnerabilidad y dependencia. Consideran las ordenes que reciben como santa palabra porque no tienen criterio propio, al estar sometidos a la sobrevivencia y la lucha por satisfacer sus necesidades básicas.

Al controlar toda la economía y someter al sector privado, lo que se busca es crear escasez. La escasez es el caldo de cultivo propicio para el desarollo de la Organización Informal basada en las redes de intercambio tradicional que sustituyen la Economía de Mercado, retornando a un esquema tradicional (beneficios solo para adeptos y aliados).

Al haber escasez, se crea un sentido de igualdad falso que propicia una cierta horizontalidad artificial que permite el intercambio de favores y el Padrinazgo. El intercambio social “yo te doy tu me das”, se traduce con los adeptos en que se les provee de seguridad, protección y apoyo (cajita feliz, lonchera, comida, motos, financiamiento, estatus, armas, incluso viviendas gratis y a los que se pueda un empleo en el sector público ), a cambio de establecer la lucha y el control de los disidentes y de dar sus votos para mantener una fachada de institucionalidad y democracia a los ojos del resto del mundo.

Desmontan al Estado como Función Pública al servicio de la Sociedad y la ponen en servicio en forma indiferenciada con sus objetivos políticos de Gobierno. Los objetivos formales del Estado, sus instituciones, órganos y recursos, son debilitados dejando de servir a la Sociedad como un todo para servir al grupo que gobierna.

Al desmontar al Estado como órgano institucional con diferenciación de poderes se asalta su estructura y se mina para desviar los fondos y recursos para sus fines propagandísticos, obtención de renta, militarización y uso clientelar y compra de nuevos adeptos y aliados. Fortaleciendo así paso a paso su organización y dominio. Al no haber instituciones la justicia es amañadada y se desmonta el estado de derecho haciendo inviable la modernidad.

Para mantener a sus adeptos se les somete a un proceso de adoctrinamiento y aislamiento de los disidentes y de toda información que atente contra el lavado de cerebro que van haciendo en los miembros, inculcándoles una mentalidad mágica, basada en la ignorancia, la superstición, el culto a las órdenes y al mando, aboliendo por completo al Individuo. Medios de comunicación solo a su servicio, censura de noticias para sus adeptos (radio y tv nacional). Uso de la represión para silenciar la protesta.

Por supuesto que todo esto conduce al atraso, la miseria, la dependencia y el control. El trabajo de estos Regímenes fascistas está fundamentado en el odio, la envidia y el resentimiento de sus líderes negativos. Crecieron marginados toda su vida y saben que no tienen cabida en el mundo moderno a un nivel acorde a sus expectativas. Entonces han querido violentar el orden aprovechando la coyuntura actual, creyendo que es un signo de los tiempos de que les toco a ellos sustituir el orden anterior. Pero a la final su resultado es mucho peor que el que criticaron.

Pero la nueva etapa que tenemos por delante no es un Mundo como este. Quiéranlo o no sus defensores, estos esquemas están condenados a la extinción. Mientras más “ruido” hacen, más podemos estar seguros que está cerca el exterminio definitivo de este modelo.

Mientras tanto sus adeptos hacen mucho daño y se llevan todo lo que puedan por delante. Pero no hay que contaminarse; no hay que copiar ninguna de las pautas de pensamiento y acción que ellos usan. Hay que ser congruentes en la acción con los ideales del Nuevo Mundo que queremos ver hecho realidad. Y ese nuevo mundo está basado en la justicia, en la verdad, en el progreso, en la fuerza interior del individuo, en el respeto, en la autenticidad, en la disciplina voluntaria, el liderazgo compartido, en el servicio y la ayuda a los demás.

Venezuela vive el fin de un periodo de 15 años que se inició en 1999. De 1999 a 2014 se instauró una circunstancia de vida muy singular que ha llamado la atención en el mundo entero e incluso a buena parte de los Venezolanos. Ahora este periodo termina y está por comenzar uno nuevo. Una nueva generación tomará el liderazgo de este nuevo periodo.

Lo que está en juego es muy serio para el destino de Venezuela. En la nueva época que tendrá la Humanidad cambiara la vida tal como la conocemos. Y en ese Mundo no habrá cabida para la violencia o la miseria, ni el Petroleo tendrá la importancia que tiene hoy día. Asi que si Venezuela quiere entrar en esa nueva etapa, más le vale que aproveche el poco tiempo que queda para “presentar examen de equivalencia” de modernidad.
28022014
Con los precios históricos más altos del petroleo, Venezuela no ha invertido ni en infraestructura ni en educación. La crisis en la que se adentró en estos quince años, no sólo es económica, sino política, social e institucional. Que siga retrocediendo hacia el modelo tradicional alineada a Regimenes que apuestan al fracaso de las sociedades modernas o que logre rectificar su camino, no es algo claro al momento de escribir este artículo. Las protestas han mostrado un sector del pueblo en desacuerdo, con la autenticidad y la espontaneidad como única arma.

Lo que si está claro es que es sólo cuestión de tiempo que la Humanidad cambie de era. Para dar a luz, el feto tiene que pasar por un canal muy estrecho en que se suspende por completo su vida anterior y no sabe qué le espera. Aparece un nuevo ser y se desecha la placenta que le envolvió mientras fue un embrión. No queda ninguna duda sobre qué es lo que VIVE Y PREVALECE y cuál el Residuo. Durante la transición no hay que perder la calma, manteniendo la convicción de que este tránsito es necesario y que a la final habrá un nuevo amanecer en el Mundo.

Fuentes recomendadas:
http://www.iidh.ed.cr/comunidades/redelectoral/docs/red_diccionario/clientelismo.htm

http://www.ite.educacion.es/formacion/materiales/125/cd/unidad_2/educacion_y_modelo_social_sociedad_tradicional_sociedad_moderna.htm

http://www.altillo.com/examenes/uba/cbc/filosofia/filosofia2010reshegel.asp

http://www.iesdionisioaguado.org/joomla/index.php/departamentos/filosofia/historia-de-la-filosofia/78-aristoteles/1164-resumen-del-pensamiento-de-aristoteles-

http://pioneros.puj.edu.co/biografias/edad_moderna/1500_1600/galileo_galilei.html

http://www.revistalarazonhistorica.com/10-7/

http://www.tiempos-modernos.org/folletos/dos/dos.html

Read Full Post »

hombres de honorLa resiliencia puede ser vista como la capacidad de dejarse afectar menos por las experiencias adversas y de recuperarse más rápidamente de ellas. Cuando las personas resilientes se enfrentan a la adversidad experimentan emociones negativas por menor tiempo e intensidad, al tiempo que tambien tienen emociones positivas. Las emociones negativas activan una respuesta biocomportamental de inhibición y retiro, que en el resiliente tiene menor duración, pudiendo activar la tendencia contraria de exploración más rápidamente. Esto facilita un mejor ajuste a la situación y una mayor posibilidad de integrar las experiencias a la vida. Vamos a revisar algunas recomendaciones para emular el funcionamiento del cerebro de las personas resilientes.

Mientras se está expuesto a situaciones adversas:
1) Moderar la expresión conductual y el lenguaje, con la idea de no intensificar las emociones negativas sentidas. Esto incluye el uso moderado de quejas, reproches, malas palabras, ademanes excesivos, velocidad del habla, elevar el tono, hablar mucho y cosas por el estilo.
2) Tomar conciencia de las sensaciones internas, de las emociones, sentimientos y pensamientos, del comportamiento, haciendo un esfuerzo por detener el comportamiento reactivo y atestiguarse de sí mismo (observarse a si mismo)
3) Respiración profunda diafragmática.
4) Decirse a sí mismo frases que ayuden a mantener la calma y la serenidad; como esto lo voy a superar, todo va a salir bien, puedo lograrlo, etc.
5) Dedicar unos minutos diarios a conectar con emociones positivas producidas internamente, a través del uso de la memoria, del uso de la imaginación, de la realización de una actividad o del compartir en una relación constructiva.
6) Desatender deliberadamente la conversación interna cuando esta intensifique emociones negativas.
7) Buscar una expresión constructiva y civilizada de emociones y sentimientos. Ante nada, su verbalización es importante con la intención de aumentar las distinciones usadas para su reconocimiento, sea oral o escrito.
8) Exposición dosificada a la situación adversa en la medida que sea posible, alternando con actividades que brinden distracción o que permitan el uso de la creatividad.
9) Disfrutar de la naturaleza y los paisajes. Dar un paseo.
10) Procurar una aproximación sin juicio durante un rato cada dia (non-judgmental approach)

Para la práctica continuada:
1) Disfrutar y saborear acciones que suelen hacerse de modo rutinario, como el caminar, darse un baño o comer.
2) Hacer caminatas contemplativas centradas en la información sensorial y corporal.
3) Dedicar un tiempo diario a aquietar la mente y producir un estado de calma. Práctica de la Meditación. Práctica del Mindfulness.
4) Realizar actividades que promuevan la sensibilidad del cuerpo, tanto a nivel de la representación corporal como respecto a la sensibilidad interna, tipo Yoga, Tai Chi, ejercicios psicofísicas, Chi Kung y similares.
5) Cultivar relaciones nutritivas y auténticas.

Para la integración de la experiencias:
Es importante buscar marcos interpretativos que den sentido a las experiencias que nos toca vivir, de manera que nos permitan “recablear” el cerebro: las cosas que de manera automática conectabamos con interpretaciones y emociones negativas, tienen que ser sustituidas por rutas asociativas que lleven a interpretaciones y emociones positivas.

Estos marcos más allá de la psicología, en el dominio espiritual, nos permitirán desarrollar cualidades como la humildad, la paciencia, la aceptación, la disciplina, la fe y la comprensión profunda de que todo tiene un sentido aunque se escape a nuestro entendimiento. Que hay procesos colectivos e históricos más grandes que nuestra individualidad y temporalidad, en los que nos toca vivir, para dar la contribución única y especial que puede dar cada uno.

Nota: Escribí un artículo corto para Inspirulina sobre este mismo tema a mediados del 2013. Aqui dejo el enlace, http://www.inspirulina.com/desarrollando-la-resiliencia.html

Read Full Post »

AcrosportEn lo que va de año he tenido dos presentaciones públicas sobre Empowerment. A una de ellas asistió un colega que al finalizar la actividad me comentó que le había sorprendido que hablara de este tema que estuvo de moda en los noventa, cuando yo al estar tan vinculado con la psicología positiva pude haber tomado un concepto más novedoso como el Florecer. Este comentario me reafirmó la gran necesidad que existe de difundir el conocimiento.

El empowerment no consiste en dar poder como erróneamente algunos creen. Es un término nuevo (neologismo) creado a partir de la palabra power, pero es diferente a éste. Ha sido usado con diferentes significados en diferentes contextos. En general, ha sido usado como verbo o como sustantivo. Como verbo ha sido usado para hacer referencia a las acciones dirigidas a lograr el empowerment de personas o grupos. De allí viene la idea de que es una Acción que se realiza. Pero para referirnos a la acción sería preferible ser más precisos (algo como gestión del empowerment o liderazgo para promover el empowerment).

La acepción del término a la que me refiero en este artículo es como sustantivo. Desde esta perspectiva, el término empowerment es usado para hacer referencia a un estado psicológico que contiene elementos cognitivos (creencias) y afectivos (sentimientos): es la sensación que tiene una persona de que puede enfrentar una tarea o superar un obstáculo exitosamente, con una conducta auto-dirigida. En otras palabras, implica sentirse preparado, listo para hacer algo por cuenta propia.

Este estado interno llamado empowerment, o empowerment psicológico, está conformado según las investigaciones realizadas por cuatro componentes, recopilados por un trabajo de actualización que hizo Gretchen Spreitzer, una de las promotoras de este concepto dentro de la Psicología Organizacional Positiva.

• Auto eficacia: sensación de que tengo las competencias para lograrlo.
• Auto determinación: sensación de que soy el dueño de mi conducta.
• Internalidad: sensación de que puedo impactar en los resultados.
• Significado: darle valor a lo que se hace conectándolo con algo más amplio.

No se trata de una moda gerencial. Es un concepto psicológico que llegó para quedarse. Agrupa a otros conceptos con mucho “pedigree” dentro de la psicología. El concepto de auto eficacia viene de Albert Bandura y ha demostrado ser por sí mismo una variable moderadora crucial del manejo del estrés y del engagement. El concepto de auto determinación viene de Edward Deci y constituye un elemento fundamental dentro de su teoría de la motivación intrínseca. El concepto de Internalidad o Locus de control interno viene de Rotter y se ha acreditado como un predictor de bienestar. La importancia del Significado jugó un papel fundamental en la propuesta y obra de Victor Frankl y específicamente dentro de la Logoterapia, y hoy día se incluye como uno de los componentes clave de los principales modelos de bienestar psicológico como el de Carol Ryff y el de Martin Seligman.

Lo contrario del empowerment es la impotencia (powerlessness). La investigadora Rosabeth Moss-Kanter ha estudiado los perniciosos efectos que tiene la impotencia en el mundo gerencial en el fenómeno conocido como jefes tóxicos. Cuando las personas se sienten impotentes en una empresa, institución o en la vida en general, terminan siendo amargados, escépticos y crueles. En particular son personas que suelen ensañarse contra aquellos que tienen chispa, entusiasmo y amor por lo que hacen. Es ese tipo de persona que al encontrase con el apasionado bien pudiera decir algo como: “este es un idealista, vamos a darle una dósis de realidad”. Frente a la famosa idea de que el poder corrompe, esta autora añade una nueva: la impotencia corrompe.

El controversial autor New Age Carlos Castaneda, quien se hizo famoso en los Setenta por Las enseñanzas de Don Juan, en su libro Fuego Interno se refirió a estos personajes y los llamó Pinches Tiranos. Según su definición son aquellos que abandonaron el camino del “Guerrero”. El Guerrero es aquel que busca ser lo mejor que puede llegar a ser, ve todo como un desafío, conquista sus debilidades y supera su “importancia personal”.

Las personas sin empowerment en las organizaciones actúan por micromanagement, crean un clima organizacional negativo, burocracia, poca innovación, conflictividad y bajo desempeño. Como dirigentes de un país crean regímenes autoritarios de bajo desempeño y competitividad, expertos en usar el marco legal para encubrir su turbiedad. En general estas personas piensan que solo lo visible y tangible vale, no dándole importancia a cosas como la verdad. Son personas muy empobrecidas internamente que se obsesionan con el poder externo.

Por su motivación tan grande por el poder, muchas veces logran enquistarse en el, haciendo mucho daño a su alrededor, exigiendo pleitesía, consintiéndose excesos íntimos, abusando e irrespetando a los demás. Los peores, son los que poseen un alto nivel de inteligencia emocional, la cual usan para poner en práctica un gran autocontrol y habilidades de manipulación. Estos pueden llegar a ser líderes destacados, pero no de “La Fuerza”, sino del “Lado Oscuro”, es decir, Líderes Destructivos.

Por su parte, el empowerment proviene de dentro y no de fuera. Es una disposición hacia el mundo que no está basada en el resentimiento ni la retaliación, sino en la capacidad. Que busca mostrar lo mejor de sí, mejores contribuciones y mejores resultados para guiar a otros, no para su control ni sometimiento.

La propuesta de la “escuela de Michigan”, que reúne a investigadores y visionarios de alta talla, como Spreitzer, Quinn, Cameron y Dutton, es que el empowerment es un cluster psicológico que agrupa los componentes ya comentados y constituye un portal de entrada para Prosperar.

Para Spreitzer, Prosperar significa que somos Co-Creadores de Recursos (Sugiero leer en este Blog la serie llamada Transacciones Energéticas donde se explica que son los Recursos para no repetirlo acá nuevamente). Las investigaciones han demostrado que al co-crear recursos hay un proceso de espiralización. Esto lo que significa es que cuando una persona amplía sus recursos, esto le permite obtener más aún, formando un circulo virtuoso. Recursos conducen a resultados y resultados conducen a recursos. Y esto se va ensanchando. Porque la persona se siente bien y su atención está más ampliada y es más receptiva y ve recursos que antes no veía u obtiene colaboraciones de otros a las que antes no tenía acceso. De manera que entra en lo que llamé en otro artículo, una escalera de crecimiento.

Junto al proceso de Prosperar se ha propuesto el término Florecer. Para Barbara Fredrikson el florecer viene siendo lo contrario de languidecer e implica 1) sentirse contento consigo mismo, 2) generatividad (hacer contribuciones para otros), 3) crecimiento (ampliación de recursos internos y externos) y 4) resiliencia (salir victorioso de las pruebas). Pero Seligman propuso el Florecer como una nueva forma de ver al bienestar psicológico. En el artículo Bienestar Psicológico Duradero pueden encontrar una ampliación del modelo de Carol Ryff y una nota explicativa sobre el modelo de Seligman, ambos con gran coincidencia entre sí.

acrobaciaIndependientemente del tecnicismo psicológico y del hecho de que todavía hay solapamientos así como áreas todavía por desarrollar, queda claro que el destino deseable para el ser humano es que integre sus experiencias dolorosas y sea capaz de verse envuelto en experiencias positivas y constructivas, transitando por un plano muy personal que conduce a la cristalización y manifestación de sus cualidades y fortalezas, dejando en el camino un legado a su alrededor. Proceso mismo que a su manera fue presentado en su momento por Abaham Maslow (Autorealización) y que con sus propias apreciaciones también presentó Jung (Individuación). Este proceso tiene subidas y bajadas, pero mientras mejor se manejen las bajadas, serán oportunidades para “agarrar impulso” e ir al “siguiente nivel”, ampliando y precisando caada vez más la concepción de sí mismo y la concepción del mundo.

El empowerment engrana dentro de este proceso de crecimiento y desarrollo, al ser el INGREDIENTE básico y fundamental para que todo arranque, se active, comience a funcionar, por una parte, pero también para que no se detenga. Dado su carácter seminal lo asocio con lo que es el concepto de “apresto” en el contexto escolar: un niño tiene el apresto, cuando está listo para el proceso educativo formal. En las pruebas físicas o en la música también sucede que la persona tiene que dedicarse a practicar mucho para la competencia o el concierto, hasta que se sienta “preparado”.

Con el empowerment sucede que cada vez que cambian las condiciones (tareas, cargos, personas, relaciones, reglas de juego, contexto, entorno), necesitamos adquirirlo nuevamente. De manera que no es algo que se logra una vez y luego ya la persona lo deja atrás, sino que recurrentemente o recursivamente, tiene que adquirir ese estado nuevamente.

Por eso mi interés en rescatarlo y traerlo al tapete en nuestro país en estos momentos, ya que absolutamente todos necesitamos asegurarnos de trabajarlo continuamente para enfrentar las condiciones cambiantes que tenemos por delante. Como individuos tenemos la responsabilidad de alimentar nuestro propio empowerment, de ser nuestros propios líderes. Y en la medida en que seamos exitosos en ello, estaremos en condiciones de poder contribuir con otros.

Notas:
Pueden ver una versión corta de este tema con recomendaciones en otro artículo que escribí para Inspirulina. http://www.inspirulina.com/mantenga-encendida-la-fuerza-interior.html

Otro artículo sobre este tema fue publicado en el Blog de Valeven:
http://boletinvaleven.wordpress.com/2014/03/17/empowerment-o-poder/

Ese artículo fue comentado en entrevista de Radio con Eli Bravo que pueden escuchar en este enlace:

En Philotropismo Positivo di una explicación sobre por qué nuestras acciones tienen una incidencia limitada en el estado de cosas. Por esta razón, no debemos permitir que los resultados, si no son satisfactorios y acordes con nuestras expectativas y estándares, derrumben nuestro Espíritu.
https://excelenciapersonal.wordpress.com/2013/04/30/philotropismo-positivo/

En Haciendo nuestra parte! comenté sobre el mecanismo psicológico que explica por qué hay personas que se rinden más facilmente que otras, al enfrentarse a retrasos en la materialización de sus acciones en el estado de cosas.
https://excelenciapersonal.wordpress.com/2013/03/29/haciendo-nuestra-parte/

Read Full Post »

Reboot¿Cómo comenzar un nuevo ciclo cuando no nos sentimos del todo satisfechos con los frutos que esperábamos obtener del ciclo anterior y vemos por delante unas condiciones más difíciles o inciertas? ¿Podemos comenzar sin un plan e ir improvisando en el camino? ¿Podemos correr el riesgo de ir a la deriva, sin mucho ánimo ni motivación?

Hay muchas razones por las que podemos sentirnos de esa manera. Desde la perspectiva de la teoría de motivación COR que expuse en los últimos artículos previos, nos sentimos así por haber formado parte de situaciones a las que dedicamos mucha energía y recursos comparado con lo que obtuvimos de retorno, quedando en un saldo negativo. Al final algunos ejemplos (*)

Difícilmente podríamos crecer como personas y aumentar nuestra percepción de bienestar subjetivo si nos dejamos llevar por el desconsuelo, la frustración, la desesperanza y no articulamos un plan factible que satisfaga nuestras necesidades psicológicas y materiales. Mantenerse a la deriva, presa del miedo, sin saber qué hacer, desanimados, vegetando, produce un grave estancamiento que puede poner en riesgo no sólo nuestra salud psicológica, sino también física. Así que si nos sentimos “espichados” es mejor reunir esfuerzos para Comenzar de nuevo, para Reiniciar.

En este artículo voy a revisar algunas ideas que nos puedan ayudar a retomar el camino con un renovado entusiasmo y un nuevo compromiso. Estoy seguro que ya conocen la mayoría de estas ideas. Pero: ¿de qué sirven las ideas si no se llevan a la práctica? Para los que argumentan que la situación que están enfrentando es muy difícil, acaso no es precisamente la dificultad la que va a permitir desarrollar nuestros mejores atributos y probar nuestros avances? A continuación les daré razones, inspiración y sugerencias para “ayudarnos” (me incluyo) a tomar impulso y hacerlo.

1.- Modificar nuestra posición existencial frente al mundo
Si percibimos que lo que tenemos por delante en nuestra vida es una época de crecimiento e incremento de nuestros recursos, inmediatamente asumimos una biología en nuestro organismo asociada con la expansión, aumentando de inmediato nuestro nivel de vitalidad. Pero cuando percibimos que perderemos recursos físicos, materiales, relacionales y psicológicos, la respuesta inmediata orgánica es una biología de la limitación, que va disminuir nuestra vitalidad a niveles peligrosos. Ahora, la palabra clave aquí es percibir. Es decir, que el significado que demos a los eventos reales o prospectados va a depender de los significantes que usemos, es decir, del marco de referencia que usemos.

De manera que las ideas que tenemos, que son simplemente unas ideas aprendidas a partir de nuestra experiencia, no nos resultan útiles si nos llevan a sentir desconsuelo y pérdida. Es necesario buscar un marco de referencia que sea fuente de Inspiración y Esperanza y no una fuente de Desaliento.

Para algunos es útil recurrir a la religión y la espiritualidad, para otros las ideas de algún maestro o guía. Para otros puede ser suficiente la idea de no rendirse y prevalecer. Lo importante es que podamos experimentar un sentimiento de esperanza, pese a que los acontecimientos inmediatos desmientan esa posibilidad. Esto es un ingrediente clave para elevar nuestra vitalidad y mejorar nuestro engagement con la situación que vivimos.

2.- Sanar heridas
Mientras más años, más pasado a cuestas. Y el pasado representa muchas experiencias. Algunas positivas, otras negativas. En algunas nos han fallado a nosotros. En otras somos nosotros los que hemos fallado. Y muchas veces nos torturamos pensando por qué las cosas fueron de una manera y no de otra. Que hicimos, o no hicimos, o lo que otros hicieron o no hicieron. Y es muy probable que ante todas estas ideas que nos atormentan, ilusiones que se desvanecen, decepciones y reproches, nos entreguemos al Over Thinking y la Rumination, es decir, el Pensar en Exceso y el Rumiar. Estos son hábitos muy dañinos que nos distraen del presente, intensifican nuestro estancamiento y no ayudan a resolver los desafíos que tenemos por delante.

Un hábito muy importante a desarrollar es el Control del Pensamiento para vivir el presente, es decir, influir voluntariamente en los que pensamos y por cuanto tiempo, en lugar de que los pensamientos se comporten con autonomía y dominen nuestra mente. En algunos casos puede bastar con tomar conciencia de esto. En otros casos, puede ser necesario adiestrarse en cómo manejar sus pensamientos. En otros casos, puede ser necesario lo anterior más un procesamiento más a fondo de los mismos.

Los pensamientos proceden de experiencias y para poder controlar los pensamientos, puede hacer falta procesar las experiencias que están detrás. Una de los mecanismos por los que ciertas experiencias parecen ser inmunes al mecanismo natural del olvido, es que hay algo pendiente allí que aprender. Hay una joya escondida dentro del material de desecho. Así que es importante encontrarla antes de enviar este material al archivo muerto.

En muchos casos, lo que impide olvidar ciertas experiencias, dejar ir el pasado y controlar los pensamientos asociados, es que estos están empaquetados con emociones intensas. Entonces hay que “despegar” experiencias, pensamientos, emociones y sensaciones. En algunos casos es necesario expresar emociones bloqueadas. En otros es importante comprenderlas. Muchas veces puede ser necesario que podamos Perdonar a quienes nos decepcionaron, nos hicieron algún daño o causaron alguna herida. Pero igualmente en muchos casos también debemos perdonarnos a nosotros mismos, porque nos traicionamos, dejamos a un lado nuestros ideales, nuestros estándares, nuestras metas, nuestra esencia, haciendo un mal uso de nuestra energía vital.

No es fácil hacer este trabajo solo y puede ser necesario recurrir a la Psicoterapia y en algunos casos usar técnicas para el tratamiento de Post Traumatic Disorders (PSTD). De cualquier forma, puede ser útil tener presente la visión de algunos filósofos y científicos que sostienen que cada organismo tiene sus propios parámetros y funciona como un sistema cerrado de tal manera que en realidad lo circundante no puede afectarlo. Cada persona encuentra en el medio ambiente externo las circunstancias que actúen como un eco que reproduzca y reviva las instrucciones de su propia codificación que están contenidas en su “estructura”. Mediante este mecanismo de “acoplamiento estructural”, el organismo encuentra el medio ambiente que recree las experiencias que tiene programadas para su ciclo vital.

De manera que todos esos sentimientos y emociones que sentimos ante una situación son nuestros. No nos lo hizo nadie ni nada. El otro o la situación, son solo un disparador, un mensajero, al cual nos acoplamos como llave a cerradura, para activar esta experiencia. Solo estamos nosotros frente a nuestra experiencia subjetiva. Y el reto consiste en despersonificar tales experiencias de agentes externos y verlas como una creación propia, para poder comenzar un proceso de sanación. Es decir, que no hay víctimas ni victimarios. Como dice el Biólogo Huberto Maturana: No está en el código de la bala el penetrar la piel; sino en el de la piel el dejarse penetrar por la bala.

He hecho más énfasis en pensamientos procedentes del pasado, pero en algunos casos el problema de la persona se debe a que está preocupada por el futuro. Evidentemente que en este caso serán necesarias otras técnicas, pero no ahondé en ellas porque considero que si contamos con un marco de referencia que nos proporcione esperanza, tal como lo desarrollé en el punto anterior, este problema de preocupación por el futuro se ve solucionado en gran medida.

3.- Aumentar el auto conocimiento
El ejercicio anterior nos va a permitir no distraernos culpabilizando a nadie, sino enfocarnos en los “parámetros” de nuestro “sistema operativo”. La reflexión e introspección nos pueden permitir ver los patrones que se repiten una y otra vez en nuestra vida, más allá de los cambios de escenografía y de los personajes. Lo que terminará por convencernos de lo que es nuestro. Una parte nuestra que no nos gusta, nuestra Sombra, que la sacamos de nuestra definición consciente de lo que somos. Y que al ser activada por las experiencias externas se entremezcla con estas a tal punto que terminamos por mantenerla fuera de nosotros.

Pero con el tiempo y con la disposición adecuada, al ver los patrones repetidos, podremos ver con claridad lo que no hemos querido ver. Esa parte nuestra no reconocida y rechazada que hemos estado ignorando o proyectando en el exterior, pero que es nuestra. Y al no tomar el control consciente sobre ella, opera con cierta autonomía y nos conduce a enfrentar cierto tipo de situaciones. Como dice el mismo Jung, lo que niegas te somete o te aparece como Destino.

Para aumentar nuestro auto conocimiento recomiendo que veamos la verdadera causa detrás de nuestros auto reproches y de nuestras decepciones con los demás. Si nos hemos visto envueltos en una experiencia lamentable y nos culpamos por ello o culpamos a otros, es útil que más bien intentemos ver cuál es la cualidad o habilidad que no tenemos que nos hizo caer presa de nosotros o de otros. Tal vez no supimos poner límites, o no nos valoramos suficiente, o quizás no supimos negociar, o fallamos en nuestro autocontrol, en nuestra disciplina, o nos faltó valor y entereza para asumir determinadas consecuencias o realidades. Detrás de muchas de estas situaciones lamentables de nuestra vida es donde se ponen en evidencia algunas de nuestras “debilidades” o vulnerabilidades. Y tal vez tengamos que aceptar una nueva definición de nosotros mismos más ajustada a la realidad. Aceptar que no pudimos actuar de determinada manera. Pero en lugar de culpar y pelar con otros, o de sentirnos culpables y odiarnos, es más sano reconocer las áreas nuestras que requieren de trabajo y mejora. En todo caso, si es posible, hacer un compromiso o resolución personal de cambio para actuar de otra manera, desarrollar determinada cualidad o eliminar cierta tendencia de comportamiento.

Este trabajo con la Sombra es clave para lograr la integración de las partes del Self y un aumento de la Conciencia de sí mismo, lo que es fundamental para detener las Fugas Energéticas. Este trabajo implica un procesamiento de información para el cual puede ser necesaria también una ayuda externa especializada. Al integrar nuestras partes enviadas al subconsciente o endosadas a otros, liberamos una energía atrapada que parecía perdida, devolviéndonos parte de nuestra vitalidad y claridad mental.

4.- Reparación cognitiva
Al experimentar perdida en las transacciones con la vida se produce un deterioro a nivel cognitivo, en nuestras Creencias. No se trata de creencias intelectuales, sino que en la gran mayoría de los casos pueden no ser conscientes, pero pueden deducirse de nuestro comportamiento. Son puntos de partida sobre nosotros mismos, sobre los demás y sobre la vida y el mundo en general grabados en nuestra memoria implícita no verbal.

El ser humano trae de fábrica en su sistema operativo unas Creencias Básicas Vitales que son útiles para subsistir y desarrollarse. Estas creencias han estado y están detrás de nuestros principales emprendimientos y aventuras, aquellas que nos han ayudado a desarrollarnos y que han resultado ser ladrillos de base en la obra que estamos construyendo en nuestra vida. Creer que el mundo es un espacio donde expresarnos, ser aceptados y valorados, donde hay posibilidades y oportunidades con las que podemos encontrarnos. Que la vida vale la pena vivirla y tiene un sentido. Que puede haber suficiente justicia, bondad y felicidad a nuestro alrededor. Que vamos a poder conseguir el sustento y la abundancia para nosotros y los nuestros. Que nos podemos ganar a vida de una manera satisfactoria y estimulante. Que nuestras opiniones y sentimientos son aceptados y respetados. Que nuestros talentos son valiosos y útiles. Que hay un propósito de vida y una vocación para nosotros. Que hay un lugar en el mundo para nosotros. Que tenemos posibilidades, poder de elección, capacidad de ejecución. Que podemos conseguir las personas adecuadas, la pareja adecuada, las amistades adecuadas. Que podemos vivir en felicidad, éxito, abundancia y amor.

Pero las experiencias reales de la vida, sobre todo de las primeras experiencias, se encargan de modificar este patrón de fábrica. De esta manera, muchas de estas creencias originales se debilitan o incluso se eleminan por completo y pueden ser sustituidas por su contrario. Para un ejemplo tome cualquiera de la lista anterior y simplemente colóquele “No” delante. Así se forman nuestras Creencias Disfuncionales o limitantes.

Para algunos estas experiencias ocurren en los primeros cinco años de vida. Para otros en su mediana infancia. Para otros en su pubertad o adolescencia. Para otros suceden ya de Adultos. Son experiencias reales de la vida que desmienten por completo las Creencias Básicas Vitales originales de fábrica. Situaciones donde fuimos abandonados, humillados, maltratados, decepcionados, donde fracasamos, fallamos, erramos, abusamos, nos confiamos, quedamos solos, aislados, sin esperanza, sin opciones, sin sustento, impotentes, sufrimos carencias o experimentamos tristeza, rabia o ira.

Alguien que le tocó experimentar situaciones que desmintieron las creencias básicas vitales a muy temprana edad, se preguntará de adulto: ¿acaso hay otra forma de pensar o vivir? Porque la creencia contraria sustitutiva se arraiga de tal forma a su forma de vida que lo considera una verdad incuestionable. Como esa niña de cinco años del drama reciente aparecida en la prensa local y que ha dado la vuelta al mundo, que le tocó ser testigo de un ataque de la delincuencia que terminó con la vida de sus padres frente a ella. ¿Qué imagen del mundo se lleva de esta situación? ¿Qué emociones habrá experimentado? ¿Qué se habrá “grabado” en su organismo al vivir esta situación tan intensa? ¿Como “convencerla” de que el mundo puede ser diferente? En contraste, una persona que creció en un ambiente seguro y amoroso, rodeado de unos padres nutritivos y siempre presentes, mantendrá la creencia original de fábrica de que el mundo es un lugar seguro. Pero esta pequeña que fue objeto de la delincuencia muy probablemente, ojalá este equivocado, crecerá con la creencia de que el mundo no es un lugar seguro y que es muy posible encontrarse con gente impulsiva y egoísta que pueda malograr la vida en cualquier momento.

Conocí a alguien en un momento dado que no estaba contento con su vida y se estaba entregando a la bebida paulatinamente, Me dijo que su problema era ser muy “idealista”. En el pasado esta persona tuvo las Creencias Básicas Vitales y tuvo experiencias afortunadas que las confirmaron. Pero luego le tocó enfrentar experiencias que las contradijeron. Y se conformó con eso. No restauro los parámetros de fábrica del sistema operativo. No sanó. No procesó sus experiencias de fracaso y desdicha para recuperar nuevamente su confianza y su “idealismo” inicial para creer nuevamente en la vida. El pensó que antes como idealista estuvo equivocado y que era mejor ser “realista”,es decir, basarse en las realidades amargas que había sufrido. De esa manera, la vida para el no estaba ya presentando ningún entusiasmo ni promesa, y por ello se adormecía diariamente en la bebida.

Considero que si retornar a las creencias básicas vitales es ser idealista, entonces ser idealista no es ningun problema. Que me llamen Idealista! Aunque la situación real del mundo a nuestro alrededor desmienta muchas de estas creencias, prefiero creer en ellas a riesgo de ser llamado Naive. Creo que alguien que piense que no hay manera de salir adelante, por ejemplo, es poco probable que salga adelante! Estamos claros en que creer que sí, no es una garantía, pero es una condición necesaria! Por ello es mejor retornar a las Creencias Básicas Vitales que entregarse a “la realidad de las evidencias” de que el mundo y el ser humano no son lo suficientemente buenos y no tienen arreglo.

Es mejor no rendirse y retomar fuerzas para ver cómo podemos hacer del mundo un mejor lugar, comenzando por cómo ser mejores personas nosotros. O sea, qué y cómo podemos hacer para que estas Creencias Básicas Vitales se hagan realidad a través de nuestro esfuerzo en lugar de esperar que nos las confirmen desde fuera. Me parece que esa frase de Ghandi transmite la idea precisa de lo que hablo: “be the change you want to see in the world”.

5.- Recuperación biológica y energética
En nuestra interacción con el mundo se produce un desgaste natural, que se ve acentuado cuando percibimos amenazas y terminamos perdiendo parte de nuestros recursos. Eso nos deja como saldo una disminución de nuestros niveles de vitalidad. En la medida que dejamos de sentir vigor y comenzamos a sentirnos extenuados, es importante tomar acciones que permitan restituir nuestros niveles energéticos.

A nivel físico esto incluye alimentarnos bien y sanamente, realizar dietas especiales, restituir los electrolitos, hidratarse, ingerir vitaminas, minerales, pro bióticos y antioxidantes, balancear proteínas y carbohidratos, hacerse masajes y baños especiales, aromaterapia, descanso, pausas, horas de sueño, ejercicio físico.

Para restituir la energía emocional perdida pueden ayudar los ejercicios y actividades psicofísicas que ayuden a restituir el flujo energético en el organismo (tai chi, chi kung, polaridad, digito puntura, Yoga), la terapia alternativa (homeopática, floral), distintos tipos de limpieza (ayunos, colónica, piel, áurica), ejercicios basados en la respiración, y actividades dirigidas a aquietar la mente y de tipo contemplativo pasivas y activas (mindfulness, meditación, saboreo, caminatas).

La idea es cuidar de nosotros, cuidar nuestro cuerpo y nuestros niveles de energía psicofísica y emocional.

6.- Restituir nuestra afectividad
La afectividad incluye las emociones, sentimientos y estados de ánimo que experimentamos y está demostrado que la afectividad moldea el procesamiento de información (percepción) y por tanto ejerce un papel clave en el comportamiento. En mis artículos anteriores he escrito suficiente sobre este tema y voy a pedir buscarlos usando la herramienta de etiquetas y temas. La idea principal que he desarrollado en ellos, someramente, es que las emociones tienen un efecto acumulativo en la formación de un estado de ánimo que es el balance de emociones positivas y negativas. La afectividad positiva abre nuestro rango de atención, mejora nuestra empatía, potencia nuestra escucha, mejora nuestro desempeño y nuestras relaciones, fortalece nuestra resiliencia.

Por ello, es importante establecer un programa de actividades que nos asegure una dosis diaria de emociones positivas que permita mantener nuestro ratio emocional en la zona de florecimiento, de modo que podamos experimentar semanalmente las cantidades mínimas necesarias de alegría, interés, agradecimiento y serenidad, entre otras.

En momentos de dificultad puede sonarnos un poco artificial o a contracorriente dedicarnos a actividades de este tipo cuando estamos enfrentando dificultades. Pero es clave poder hacerlo para garantizar la salud, tanto física como emocional y cognitiva. Todas las otras iniciativas que he comentado van a “cuajar” mejor en la medida que haya afectos positivos. De manera que cada quien debe ver que actividades le vienen mejor que evoquen o activen estas emociones, de una manera suficiente para alcanzar los niveles deseados de Positividad.

Hay que tener presente que hay rasgos disposicionales que inclinan a las personas a experimentar con mayor probabilidad unas u otras. Esto se vincula con las diferencias individuales a nivel temperamental, es decir, biológicas y constitucionales y su moldeamiento en las primeras experiencias. En este respecto hay dos sistemas que funcionan de manera independiente. Por una parte está el Behavioral Activation System (BAS) que es un paquete biocomportamental que nos conduce a experimentar emociones positivas, nos impulsa al emprendimiento, a la exploración de nuestro entorno y la ampliación de nuestros límites. Por otra parte está en Behavioral Inhibition System (BIS), paquete biocomportamental que nos conduce a experimentar emociones negativas, a la mirada hacia nosotros mismos, a la reevaluación, a replegarnos del medio y protegernos mientras pasa una amenaza o nos restituimos después de una perdida. Las personas con un alto BIS (personas sensibles) tienen que hacer un esfuerzo extra por reducir la intensidad y frecuencia de emociones negativas. Mucho más redoblado este esfuerzo si además tienen un bajo BAS.

7.- Encontrar nuestro propio camino
¿Quién soy realmente? ¿Para qué vivo? ¿Con qué propósito? ¿A donde voy exactamente? ¿Cómo sabré que he vivido? ¿Estoy realizando mi potencial? ¿Estoy yendo en la dirección adecuada? ¿Cuál es el carril de mi propia carrera? ¿Cuál es mi misión de vida? ¿Qué contribución estoy dando a otros? Estas son algunas de las preguntas que pueden guiar esta exploración.

Comparto la idea de todos esos filósofos y psicólogos que han planteado que cada persona es un universo en sí mismo y un trabajo por completarse. Que nacemos en un punto inicial y la vida es para llevarnos a un punto final. No somos un trabajo terminado. Al inicio de la vida se va configurando una parte psíquica llamada Yo o Ego en Latín. Por supuesto que al principio esa parte piensa y se mueve en función de recibir alimento y calidez. Pero gradualmente ese Yo se va desarrollando. Y el Yo es solo la parte consciente de nuestra Psique. Hay una parte mucho más amplia de la Psique, potencial y no manifiesta, llamada Self. Como dice James Hillman: “Todos nacemos con una personalidad”. Ahora bien, el Yo, que es la parte consciente, tiene que evolucionar de manera que cada vez pueda abarcar una mayor parte del Self, y para ellos hay que pasar por un proceso que Jung llamó Individuación.

De manera que cada persona tiene su propio Self único e indistinguible y ha venido a este mundo dentro de una circunstancia muy particular especialmente diseñada para tener unos atributos únicos, que incluyen tanto “defectos”, como cualidades y dones. Todo con un propósito único y especial que incluye: corregir ciertos aspectos en la manera de ser, desarrollar las potencialidades, enseñar y guiar a otros, sanar ciertas relaciones y hacer contribuciones en general a otros.

Nada de los que nos fue dado fue por azar. Es solo un rompecabezas que tenemos que saber armar. Y hacer el mejor uso de todas estas piezas. No hay ningún error allí. Hay cosas que tenemos que procesar y dejar ir, de manera de construir una realidad nueva hacia el futuro que no dependa del pasado, aunque esté apoyada en él.

Para este trabajo de conexión consigo mismo es importante dedicar un tiempo a la auto observación y la auto reflexión para ver las señales. Aprender a buscar en lo obvio, lo que no vemos por estar tan cerca. Basarnos en nuestras habilidades, dones y talentos. Atender nuestros intereses y las cosas que valoramos y damos importancia que nos han llevado tomar decisiones vitales. Atender las cosas que nos han ilusionado, que han formado parte de los sueños que hemos querido hacer realidad. Ver la información que hemos descartado u obviado. Desarrollar nuestra intuición, estar más pendiente de las sincronicidades, observar lo que nos pasa a diario, prestar atención a los sueños cuando dormimos. En fin, ajustar nuestra lente para hacer una lectura adecuada de nuestra vida, y poder ver con claridad nuestra esencia y visualizar con más nitidez el trabajo personal que nos queda por hacer. Como dice George Eliot: “Nunca es demasiado tarde para ser lo que podrías haber sido”.

8.- Rodearnos de relaciones auténticas
Dicen que los adversarios son el mejor estímulo que tenemos para salir adelante, persistir en nuestros propósitos y perfeccionarnos. Y no lo dudo. Pero pienso que no tenemos que hacer ningún esfuerzo por conseguirlos, pues la gran mayoría de las veces aparecen en forma gratuita. Mucha gente se ha tomado esa idea de la “supervivencia del más fuerte” al pie de la letra y viven de un modo combativo. Si no como adversarios, muchas personas adoptan en la vida una posición simplemente neutra, al menos hacia nosotros.

Puede ser que simplemente no sean afines a nosotros y tienen un camino divergente al nuestro. Pero también es cierto que muchas de estas personas están guiadas por el miedo. Y no los culpo. En lo particular he estado en esas filas. A Dios gracias he logrado persistir en mi esfuerzo de buscar un camino auténtico, no sin esfuerzo y sin cantar victoria aún. El miedo tiene la particularidad de hacer a las personas egoístas e insensibles, como lo son muchas de esas personas “competitivas”. Carlos Castaneda en alguno de sus libros los llama Pinches Tiranos y explica que son personas que alguna vez estuvieron en el camino del Héroe pero luego renunciaron a el.

En mi viaje personal me he encontrado con personas que sin dejar de buscar la excelencia y sin dejar de esforzarse por ser mejores en lo que hacen, usan como motor el amor. Creo que es importante saber distinguir esas personas. Y si vemos con detenimiento nos daremos cuenta de que son pocos los de este tipo. Por ello, es importante reconocerlas y cultivar la relación con ellas para poder aumentar nuestra sensación de Conectividad.

Lamentablemente la vida apurada que vivimos nos lleva muchas veces a dejar atrás a personas que con el tiempo nos vamos dando cuenta lo valiosas que son y cuan escasas son las personas así. Personas sinceras, transparentes, auténticas, que están buscando vivir una vida con propósito y con significado. Que no tienen temor de ocultar sus fallos. Que no se reducen a ser meros roles o actores institucionales. Que han aprendido a ser ellos mismos. Gente que nos ha ayudado, que nos ha inspirado, que nos ha dado su apoyo y calidez, que nos ha escuchado, que se ha cuidado de no mirarnos con juicio, que ve nuestro potencial más que nuestros defectos, que nos valora sin ningún interés personal. Me parece importante hacer una lista de todas esas personas y llamarlas de vez en cuando, verlas si es posible, reunirse con ellas sin necesidad de una excusa, para mostrarles nuestro interés, honrarlas y cultivarlas, haciéndoles saber de lo agradecidos que estamos de compartir el viaje con ellas.

9.- Ampliar nuestro horizonte
En la medida que recuperamos nuestra energía y nuestro centro y aclaramos donde queremos ir, lo que nos hace falta ahora son opciones y recursos, es decir, nuevas formas específicas de pensar, sentir y actuar, caminos nuevos para llegar a nuestro destino, soluciones posibles a los problemas que tenemos que resolver, vías alternativas de conseguir lo que queremos. Para ello es importante salir de nosotros mismos, salir de nuestros paradigmas, salir de nuestra forma habitual de ver las cosas. La Creatividad puede sobrevenirnos como una consecuencia de todas las otras acciones que hemos comentado y que estemos adelantando. Pero también podemos estimularla sometiéndonos a nuevas experiencias, a nuevas lecturas, a nuevas personas, a nuevas actividades, pedir ayuda, buscar apoyo, pedir opiniones, investigar nuevos materiales, encontrarnos con personas que nos puedan enriquecer, buscar personas que puedan ser ejemplo para nosotros y modelos. Esto nos va a ayudar a aumentar nuestros recursos psicológicos. En el fondo se trata de Invertir en nosotros mismos y en nuestra resiliencia, en la construcción de nuevos recursos. Ello puede implicar dedicar tiempo y dinero para participar en cursos, seminarios y charlas, formar parte de actividades de crecimiento personal, hacer psicoterapia, coaching, buscar asesoramiento psicológico.

Uno de los riesgos que tiene sobre todo el profesional que juega en el escenario corporativo, es el de quedarse muy centrado en su “cabeza” usando el hemisferio cerebral predominante. Por eso creo mucho en salir del ambiente tradicional y de las actividades rutinarias, hacer cosas inusuales, entregarse al aquí y el ahora, disfrutar de las cosas sencillas, encender un fuego, dar una caminata, contemplar las estrellas, practicar deportes extremos, hacer una excursión, y en general, mover el cuerpo. Reconozco que en lo particular me gustan las actividades al aire libre. Pero la idea clave, independientemente de los gustos, es que usemos nuevos caminos sinápticos y salgamos de la zona de confort del cerebro. George Kelly, autor de la Teoría de los Constructos Personales (una teoría de la personalidad), propuso como técnica de cambio lo que llamó la Terapia del Rol Fijo, que consiste en hacer una lista de comportamientos no usuales en una persona pero que pueden ser útiles para él. Luego, la idea es que la persona actúe de ese modo en su vida en general, de manera que esto le produzca cambios en sus modos de ver las cosas. Guarda cierta similitud con la Técnica de los Sombreros que recomienda Edward De Bono. El trabajo corporal muy de moda hoy en día también apunta en esta dirección.

10.- Seguir moviéndonos hacia adelante
Nuestra vinculación con la vida (engagement), nuestras satisfacción y nuestra vitalidad, van a verse marcadamente mejoradas en la medida que organicemos nuestro sistema motivacional a través de un comportamiento goal setting oriented. Es decir, tenemos que llevar todo al plano de la acción y tomar decisiones, emprender nuevos rumbos, tomar nuevas iniciativas, abandonar ciertas cosas, realizar ciertas acciones, probar nuevas opciones, ensayar nuevos comportamientos, experimentar nuevas experiencias.

En una cultura muy dada a correr mucho sin importar para donde, más orientada al efectismo y los resultados, y a los signos visibles de éxito más que al desarrollo interior, hay que cuidarse de no llenar la agenda de tareas sin sentido. Traté este tema en uno de mis primeros artículos llamado “Claridad de propósito para persistir en nuestras acciones”, que recomiendo revisar. La idea clave es que el plano de la acción esté conectado con un plano de significado. Asegurarnos de eso ante nada. Es muy importante poder Visualizar con claridad hacia dónde vamos. Cuál es el estado final deseado. Y después partiendo de allí comenzar a pensar en los medios para llegar allí. No podemos perder de vista donde queremos llegar. Es un riesgo muy grande que corremos que nos quedemos prendado de los medios y los convirtamos en fines en sí mismos. Si un medio o camino determinado no funciona o está obstruido, entonces debemos volver al fin que buscamos y pensar de que otro modo podemos llegar allí.

Hecha esa advertencia, creo que lo demás lo sabe la gran mayoría. Toda esa idea de fijarse metas que sean claras y precisas. Podemos guiarnos por la metodología de goal setting S.M.A.R.T, es decir: Specific, Measurable, Attainable, Relevant and Time-bounded.

En la medida que visualizamos que vamos en el camino que nos conduce a nuestra realización personal, la biología de nuestro cuerpo cambia, nuestras pupilas se dilatan, nuestra musculatura se relaja, el bombeo del corazón se hace más efectivo, nuestra mente se agudiza, y nuestro cuerpo pide acción y movimiento. Así nos motivamos, aumenta nuestro Vigor y nos hacemos más efectivos y productivos. La idea clave aqui es fijarnos metas, motivarnos e ir a la acción, para mantener una sana percepción de auto eficacia, para mantrener viva la idea de que todavía estamos en el juego, que somos efectivos, que estamos moviéndonos hacia la dirección escogida.

                          ****

restart-your-computerPara cerrar solo quiero decir que he tomado como excusa el inicio de año para escribir sobre este tema, pero que fácilmente nos podemos ver muy a menudo en la necesidad de hacer un Reboot de nuestro sistema operativo. Es muy fácil que en nuestro día a día comencemos a debilitarnos, a dudar, a fallar en nuestro trabajo personal, a cuidar el “puesto”, a escondernos detrás de nuestras agendas ocupadas, a mantener en stand-by nuestras decisiones y posiciones, a jugar el juego de las apariencias y el éxito externo.

¿Por qué? Porque nos dejamos llevar por interpretaciones convencionales que no son inspiradoras ni esperanzadoras, porque nos torturamos por el pasado o nos angustiamos por el futuro y dejamos ir el presente, porque hacemos cualquier cosa por evitarnos a nosotros mismos y nos desconectamos de nuestro interior, porque terminamos por “adaptarnos” a las evidencias y las realidades en vez de recuperar nuestros ideales, porque abusamos de nuestro cuerpo y nuestra salud con excesos de diverso tipo, porque nos salimos de nuestro camino, lo perdemos de vista o lo olvidamos, porque descuidamos a la gente valiosa y nos rodeamos de relaciones prácticas sintiéndonos a la final aislados, porque preferimos quedarnos dentro de nuestros mismos paradigmas, porque preferimos ser simplemente productivos que ser efectivos con un propósito.

Espero que tengamos todos un buen Reinicio y que lo hagamos tantas veces como sea necesario!!!

                         *****

Pueden encontrar una versión corta de este artículo publicada en Inspirulina:
http://www.inspirulina.com/como-asegurar-progresos-en-nuestro-desarrollo-personal-interior.html

Y entrevista de Radio por Eli Bravo en:

                         *****

En el siguiente enlace pueden encontrar un ejercicio de escritura creativa relacionado con este tema.
http://escrituraterapeuticavc.wordpress.com/2014/02/07/un-momento-de-transicion/

                         ******

Nota (*) Algunas razones por las que nos sentimos desanimados (situaciones en las que pudiera haber saldo energético negativo):

A) Perdida de familiares, allegados o seres queridos, puesto que esto implica una reducción de nuestros recursos. Aunque las personas no nos pertenecen en el plano psicológico nos sentimos unidos a ellas y la carga de la vida se aligera, nos hacen compañía o incluso cumplían algunas tareas o funciones dentro del grupo. Si se mudan, emigran, si rompemos los lazos con ellos o pasan a otro plano, experimentamos una “disminución” de nuestros recursos en el plano relacional, y esto reduce nuestras energía.

B) Problemas logísticos y operativos, los cuales pueden requerir que dediquemos más energía y recursos a las actividades diarias dejándonos extenuados. Algunos ejemplo de esto son cuando se daña el vehículo, el ascensor o la avenida que siempre usamos, hay que dedicar más tiempo y recursos a ciertas actividades no productivas, como tomar un camino más largo, hacer más colas, más tráfico, más visitas. Esto sobre todo sucede cuando hacemos esto resentidos, obligados, viviéndolo sin sentido, perdiendo nuestra auto determinación.

C) Reducción de nuestra libertad y autonomía. Un familiar enfermo que requiere cuidados, un trabajo más exigente y menos remunerado, la inseguridad local que lleva al aislamiento social y la zozobra.

D) Porque el ingreso real se redujo y ahora podemos adquirir menos productos y servicios, o porque ahora tenemos que dedicar más recursos financieros a imprevistos.

E) Por episodios intrapersonales o interpersonales en los que perdimos energía tal como lo desarrollé en el artículo anterior Fugas Energéticas.

                         *****

Dejo enlace para ver a alguien inspirador que ha logrado perseverar en su desarrollo personal. La vida la colocó en una situación tal en la que tuvo que prescindir por completo de la aprobación y el reconocimiento de los demás. Pero al lograr salir adelante sin ello, paradojicamente ahora lo obtiene sin pretenderlo.

Read Full Post »

gaviotaSi en el campo humano pudiéramos hacer algo similar a la expresión matemática de Einstein, sería R=CA2, donde R= Resultados, C=Competencias y A=Actitud. Es decir, los resultados que obtenemos en la vida son un reflejo de nuestras competencias y de nuestra actitud al cuadrado.

Por Resultados me refiero a lo que conseguimos con nuestro comportamiento, en términos de logros concretos, desempeño, avance en las metas y objetivos, lo que conseguimos con los demás, en términos de cooperación, coordinación de acciones y alineamiento, y lo que conseguimos con nosotros mismos, en términos de satisfacciones y logros. Por Competencias me refiero a las capacidades efectivas que tenemos para enfrentar los desafíos que tenemos por delante, en términos de virtudes, capacidades, dones, talentos y habilidades, ya sean de tipo técnico, cognoscitivo y educativo, de tipo interpersonal o de tipo intrapersonal. Por Actitud me refiero al esfuerzo desplegado para usar y organizar los recursos personales, así como para lidiar exitosamente con las dificultades, retrasos y estancamientos que se van planteando en la situación, y que ponen de continuo en jaque la esperanza de cumplir con éxito el cometido planteado.

En otras palabras, y para simplificar usando una terminología prestada, para lograr los Resultados esperados hay que Poder hacerlo y Querer hacerlo. El hecho de que la Actitud vaya al cuadrado en la expresión matemática, nos indica la importancia relativa que esta tiene. Es decir, la actitud puede terminar siendo más importante que la competencia, porque con la actitud adecuada podemos desarrollar nuestro nivel de competencia si es necesario, mientras que no hay garantía de lo contrario. Es decir, el alto nivel de competencia en una persona es una ventaja, sin lugar a dudas, pero no es una garantía de que ello conlleve a tener buena actitud.

Frente a un desafío en particular podemos encontrarnos en cualquier combinación de nuestro nivel de Competencia o de nuestra Actitud. Inspirado en el modelo de Ken Blanchard voy a describir y revisar estos cuatro cuadrantes con diferentes opciones de Competencia y Actitud, tomando como referencia el proceso que seguimos cuando adquirimos maestría en el dominio de una determinada actividad, arte u oficio. Cuando comenzamos algo nuevo por voluntad propia generalmente tenemos buena actitud, pero todavía no tenemos el nivel de competencia para obtener los resultados esperados. Una vez que nos enfrentamos con algo por un tiempo sin tener los resultados esperados, sucede que todavía estamos en bajo nivel de competencia, pero ahora nuestra energía decae y por tanto nuestra actitud no es la más favorable. En ese momento es cuando es más probable que abandonemos las iniciativas o los proyectos. Si persistimos y desarrollamos nuestras capacidades, llegará un momento que por curva de aprendizaje alcanzaremos el nivel adecuado de competencia, pero sin tener todavía seguridad en nosotros mismos. En ese nivel es muy probable que no estemos dispuestos a correr riesgos y que no tengamos suficiente confianza en nosotros, es decir, alto nivel de competencia sin la actitud adecuada. Solo a través de la persistencia podremos llegar a un escenario donde tengamos un alto nivel de competencia y una actitud adecuada, donde podremos estar al máximo de nuestras capacidades, abriendo nuevas oportunidades, en una nueva zona del cerebro, en una nueva área de nuestro potencial, corriendo la ola, haciendo la diferencia, sintiéndonos empowered, enfocados en nuestro ámbito de influencia, experimentando el Flujo, actuando como agentes de cambio.

Durante un tiempo, los psicólogos y estudiosos del comportamiento pensaron que para tener una actitud adecuada bastaba con la Motivación. Una definición sencilla y práctica de la Motivación que doy en mis talleres y manejo con mis clientes, es que es la fuerza que nos permite conectar nuestros motivos, necesidades y aspiraciones, con la situación real que tenemos delante en nuestra vida en un momento dado, encontrando un sentido en lo que hacemos, de manera que nos orientemos a determinadas acciones, de una forma más o menos perdurable en el tiempo. Es decir, como veo yo que en una situación particular voy a obtener algo que es importante para mí.

Propongo que en este momento hagas una auto evaluación de cuál es tu nivel motivacional en tu actividad laboral y profesional, en tu vida personal y familiar, en tu vida en general. ¿Puedo ver en la situación que tengo delante un potencial factible de poder conseguir algo concreto que me interesa y que valoro? ¿Es bajo o alto mi nivel motivacional en cada una de estas áreas? Como es el resultado global neto de todas las áreas combinadas? Para auto evaluar esto podemos usar una rueda dividida en radios que representen las diferentes áreas relevantes en nuestra vida y la altura de cada radio representaría el nivel motivacional de cada una de ellas. Así podremos ver en forma gráfica cuán redonda está la rueda desde el punto de vista motivacional, donde está más débil y donde más fuerte.

Pero la motivación no es suficiente para dar cuenta de la Actitud. Últimamente en la Psicología se ha venido prestando más atención a la Afectividad, que incluye las emociones, los sentimientos y el estado de ánimo. La afectividad en general es la forma particular como nos aproximamos hacia una situación, persona o a la vida en general, en términos de cuánto nos gusta o disgusta (valencia) y en términos de su magnitud (intensidad). Es un punto de partida bien clave desde el cual nos relacionamos con lo que tenemos delante que ha sido objeto de un número creciente de investigaciones en los últimos años.

Las emociones y sentimientos suceden en un día determinado como expresión de nuestra interacción con los eventos o como un reflejo de nuestra vida mental. La emoción está más orientada al aspecto bioquímico y fisiológico, en cuanto a reacciones y sensaciones corporales, mientras el sentimiento incluye aspectos cognitivos, es decir, las ideas y vivencias que acompañan nuestras emociones. El estado de ánimo es el efecto acumulado que va produciendo esta vida afectiva y que va conformando un efecto de fondo. Una medida concreta de esta afectividad que se ha popularizado en las investigaciones, que suelo usar en mis talleres, con mis clientes individuales y que he mencionado en varios artículos, es el ratio emocional o índice de positividad, (ubicar en este Blog bajo la etiqueta Mood). El ratio emocional se refiere a la proporción de emociones positivas sobre negativas que tenemos en un día determinado. Se ha encontrado que si este índice es mayor a 3 funcionamos mejor. A los efectos de este artículo, un ratio emocional mayor a 3 sería mi definición operacional de emocionalidad positiva y un ratio emocional menor a 3 lo sería de la emocionalidad negativa.

Aunque es creciente el número de investigaciones que señalan al Índice de Positividad como un importante antecedente de variables como el desempeño y la salud, este no sustituye a la motivación. La positividad tiene corta duración, mientras la motivación es más sostenible en el tiempo. Ambas son una combinación de componentes cognoscitivos y emocionales, pero la dosis varía según el caso. En la motivación hay mayor preponderancia de lo cognoscitivo, en la forma de ideas, convicciones, expectativas, intenciones y motivos, que guían, orientan y son base de nuestra auto regulación. En la positividad hay mayor preponderancia de lo emocional y en sus efectos en el cuerpo y el funcionamiento del cerebro, al ser una proporción de emociones según su valencia. Ambas se complementan para manifestarse a nivel conativo, es decir, en la acción.

Entonces retomando nuestra fórmula inicial, a mi modo de ver eso que he llamado la Actitud estaría conformada tanto por la motivación como por el estado de ánimo (el ratio emocional). Estos dos elementos engloban un aspecto muy importante de la Actitud, que es su aspecto energéticoy dinamizador. Sé que hay otros elementos que también contribuyen a tener la actitud adecuada, como el sentido común, la sensatez, el equilibrio personal, la autoestima y la madurez en general, pero digamos que todo esto se puede lograr a través de/o está englobado dentro de la motivación y la emoción, es decir, con un nivel de motivación alto y un ratio emocional alto. (1)

Recomiendo en este punto que hagas una auto evaluación de tu afectividad, en términos de intensidad y valencia. ¿Cómo es tu emocionalidad en este momento? ¿Baja o alta? ¿Y en términos de valencia? ¿es positiva o negativa? (2) ¿Qué emociones predominan? ¿Sientes entusiasmo? ¿agradecimiento? ¿compasión y conexión con el género humano u otros en particular? interés? ¿Ves orden o caos? ¿sientes paz o sientes rabia, miedo o tristeza? ¿sientes ilusión o decepción? Puedes hacer un análisis cualitativo, pero también vale la pena que haga el inventario de Barbara Fredrickson (positivityratio.com) y asi puedas conocer tu ratio del día de hoy o de ayer.

Vamos a revisar ahora las diferentes combinaciones en cuanto a motivación y ratio emocional, a la vez que esto nos ayudará a identificar donde nos encontramos nosotros en este momento respecto a una actividad o área de nuestra vida en particular. Tenemos dos variables cada una en dos estados diferentes. Así que podemos construir una matriz de doble entrada para revisar sus distintos cuadrantes. Por una parte está el nivel motivacional, que puede ser bajo o alto. Y por otra parte, está el ratio emocional que puede ser bajo o alto.

Un primer cuadrante, con una actitud muy negativa o baja, está conformado por un bajo nivel de motivación y un bajo ratio emocional. Esta es definitivamente una zona sin energía. Muy peligrosa. Cuando no conectamos la situación con nuestros motivos estamos como en el aíre, perdidos, sin rumbo. Y si además tenemos una baja emocionalidad o una emocionalidad negativa, esto podría conducirnos a desaprovechar los recursos que tengamos, a salirnos de nuestro camino, a producir consecuencias indeseables que nos retrasen o compliquen nuestra vida. Cuando estamos en esta situación sentimos lo que nos rodea como extraño a nosotros. Nos cuesta ubicarnos en el mundo y encontrarlo estimulante y esperanzador. En estos casos, lo mejor sería detener cualquier comportamiento, suspender nuestra acción, no confiar en nuestras percepciones. Y retirarnos para poder recuperarnos. En este estado se me ocurre que primero nos concentremos en elevar nuestra positividad, para luego pasar a elevar nuestra motivación.

Otro cuadrante, que representa la mejor Actitud posible, es la zona de máxima energía caracterizada por un alto nivel de motivación y alto nivel de positividad. Allí estamos encaminados. Si tenemos los recursos necesarios para enfrentar la situación nos podemos comer el mundo. Y si no los tenemos los desarrollamos. En este cuadrante vamos a sentir un alto nivel de engagement con la vida y con nuestro trabajo, asumiendo nuestra responsabilidad con accountability, con un locus de control interno. Las investigaciones han puesto en evidencia que la buena actitud incide en la percepción, de tal manera que se amplía el campo de atención permitiendo encontrar oportunidades, hay receptividad y disposición a las relaciones que promueve la cooperación, mayor flexibilidad que permite adaptarse a las circunstancias. En fin, hay una espiral creciente entre positividad, recursos y percepción de autoeficacia, la cual expliqué en detalle en otro artículo sobre la Resiliencia y las espirales crecientes.

Los otros cuadrantes tienen un nivel de energía intermedia. En uno hay un alto nivel de motivación y bajo ratio emocional. Esta es una persona que está motivada en “teoría”, es decir, cuando estamos allí sabemos lo que queremos y que lo podemos obtener en esa situación, sabemos que la situación nos conviene pero, que podemos obtener resultados que nos son útiles y beneficiosos, que satisfacen nuestras necesidades, pero, sabes qué? No tenemos ganas! A nivel energético esta persona tiene un ratio emocional bajo. Puede ser que esté amotinado y rebelde, molesto, contrariado, que no acepta la realidad que tiene enfrente. O puede ser que esté desanimado, que se encuentre desgastado, drenado en su energía. O puede ser que tenga temor, que haya perdido la confianza en sí mismo, que su auto estima este afectada por alguna razón. Habría que analizar más a fondo cada caso particular para saber qué acciones tomar, pero en general al estar en este cuadrante es importante recuperarse del desgaste producido en nuestra interacción con las experiencias cotidianas, y comprometernos con acciones que permitan cambiar la valencia de nuestras emociones de negativas a positivas. Esto implica, en primer lugar, usar estrategias que nos permitan procesar las emociones negativas. En segundo lugar, usar estrategias que nos permitan conectar con emociones positivas. En tercer lugar, intensificar la vivencia de sentimientos positivos conectando con significados que le den un fundamento más sólido, sea profundizando en las investigaciones relacionadas, con testimonios de otras personas o usando nuestra propia experiencia. En varios artículos de este Blog he analizado este cuadrante y se han propuesto estrategias para afrontamiento del estrés, para lidiar con emociones negativas y para evocar emociones positivas.

En el otro cuadrante que nos queda hay bajo nivel de motivación y un ratio emocional alto. En este cuadrante es importante poner en claro qué queremos, qué buscamos, cuál es nuestro propósito, cuáles son nuestros objetivos, cuáles son nuestras prioridades, cuáles son nuestras necesidades, qué es lo que nos pone a funcionar, qué es lo que nos estimula. Luego, es importante ver en la situación que tenemos delante, como podemos usar nuestra forma de ser de manera óptima allí, para obtener el máximo provecho. Que Si podemos hacer que nos interesa y cómo esta situación nos puede conducir a otra en la que podremos encontrar una mayor satisfacción de nuestras necesidades.

A la final, lo que nos va a llevar al máximo de nuestro potencial y a construir nuevas realidades es en gran medida nuestra actitud. Es estar en lo que llamo el Querer Querer. Y con esto quiero decir, que puede ser que a veces tengamos la energía baja, a veces nos podemos sentir decepcionados, defraudados, desilusionados, contrariados, molestos, resentidos o heridos, con temor, estancados, desmotivados, desconectados, ajenos a lo que nos rodea, extraños, alejados o retraídos. ¿Por qué no? Somos humanos! Demasiado humanos, como decía el filósofo! Falibles! Tenemos todo el derecho de caer a los cuadrantes más débiles de la Actitud. Pero que no sea por mucho tiempo!!! Que siempre Queramos salir de allí! Que siempre Queramos Querer intentarlo nuevamente!

En un tono más personal puedo compartir aqui que en lo particular he volado en algunos momentos de mi vida. Es una sensación espectacular. Acaso no lo has hecho también? Con volar me refiero a sentirse valioso, dichoso, exitoso, afortunado, competente, apropiado, facultado, comprometido, apasionado, entusiasmado, accountable, obtener los resultados deseados, ser eficiente, ser efectivo, ser eficaz… Pero he caído también! Y ha dolido! Cuando uno cae, le cuesta levantarse, le cuesta confiar nuevamente, le cuesta Querer Querer nuevamente. Pero si volvemos a levantarnos despues de haber caído, ahora lo hacemos con humildad! El que pocas veces ha caído, poco conoce la humildad. Y sin saberlo quizás, actúa con arrogancia.

Mantengamos la esperanza en que cada vez nos duelan menos las caidas y que sea menos el tiempo que necesitemos para recuperarnos de ellas! Y el compromiso de que si volamos otra vez seamos capaces de hacerlo sin arrogancia. Hay que salir a volar otra vez! Hay que seguirlo intentando! Si la probabilidad de volar es una en un millón y ya lo hemos hecho, quiere decir que ya sabemos que es posible! Si obtenemos un intento fallido, sea porque no logramos despegar o porque nos estrellamos, quiere decir que ya llevamos un intento menos de los novecientos noventa y nueve mil novecientos noventa y nueve desaciertos! Bueno, seguro que saben cuántas bombillas tuvo que quemar Thomas Alva Edison hasta lograr la luz eléctrica. Así que con el Querer Querer, realmente tenemos todo lo necesario para lograrlo. Lo que hace falta es seguir sacando del juego los intentos fallidos para cada vez acercarnos más a los Resultados que deseamos.

Nota (1): Sin lugar a dudas que en la Actitud entran en juego otros factores. En el modelo de Empowerment se plantea que para estar empowered, se requiere de cinco factores. A mi modo de ver estos inciden en nuestra Actitud y específicamente, en nuestros niveles de motivación y de afectividad. Todos son Creencias, es decir, variables de tipo cognoscitivo:
* Autoeficacia: creer que tengo la competencia para lograrlo
* Auto determinación: percibir que tengo opciones para elegir
* Control personal: creer que puedo tener un efecto
* Significado: valorar el propósito de la acción
* Confianza: percibir que seremos tratados con justicia

Nota (2): Algunas investigaciones sobre Afectividad en el medio de trabajo han sugerido que los afectos positivos y los afectos negativos no son polos opuestos, pues una persona puede experimentar en una misma situación ambos en forma simultanea. En este orden de ideas, se ha propuesto que en una situación dada podemos experimentar bajo nivel de afectos positivos, un nivel moderado o un nivel alto. Por otro lado, podemos experimentar en forma simultanea afectos negativos; en un nivel bajo, moderado o alto. El engagement ocurre, especificamente, en cuanto a su dimensión energética (la otra dimensión es la dedicación), cuando hay un moderado nivel de afectos positivos y un bajo nivel de afectos negativos.

Read Full Post »

Older Posts »