Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for the ‘Cosmovisión, filosofía y entorno’ Category

La única forma de sentirnos completos es honrando nuestra chispa Esencial como seres especiales. Lo que nos da vida, no proviene del mundo material, sino de un plano sutil que da vida a todo y esta interrelacionado con todo. De hecho, los científicos han encontrado en nuestro cuerpo elementos que no proceden del Plantea Tierra, sino que provienen del Big Bang mismo. Por lo tanto, el axioma principal que tenemos que seguir es Confiar en la semilla “Divina” que reside en nosotros, protegerla, cultivarla, y seguir sus directrices en términos de a que dedicar nuestros esfuerzos.

Sin embargo, hay dos grandes fuerzas que buscan hacernos desconfiar de nuestra capacidad de encontrar un lugar en el mundo y prosperar. La primera por la vía de la atracción, el deseo y la tentación. Nos quiere conducir a encontrar alivio en cosas que si bien tienen un efecto placentero, algunas no pueden usarse y otras deben usarse con moderación, bajo condiciones específicas y con el propósito de honrar y celebrar la vida. Si una persona traspasa estos principios,  esta fuerza termina por hacerlo su esclavo. La segunda fuerza, actúa a través del ataque y el desafío. Busca rebajar y doblegar a la persona, sembrando en él el miedo, y haciendo que perciba al que lo ataca como una amenaza real a su integridad y subsistencia. Si percibe que tiene más poder, termina por aliarse con la convicción de que no hay otra salida y de que esta es la única forma de subsistir y llenar sus  sus necesidades, pero luego termina por tener una vida de prisionero, mecánica, vacía y sin propósito.

Si estas dos  fuerzas operan sobre la persona sin ser contrarrestadas, la persona termina desconfiando de sí mismo como ser especial y único capaz de ser productivo con su propio talento y que merece un lugar en el mundo con su propia identidad, separándose de y renunciando a lo que verdaderamente lo alimenta y le da vida.

Pero si ocurrió el milagro de poner a la materia inorgánica al servicio de una chispa transmaterial procedente de un plano de mas dimensiones que éste, no fue para que la persona terminara abandonada a merced de fuerzas fuera de su control,  humillada y pasando malos ratos; sino para hacerla triunfar y prosperar. Pero esto no viene en forma automática. Hay que saber honrar a la fuente original y reconocerla como la única fuente primordial y única de todo. Incluso, como la creadora misma de esas fuerzas externas que actúan para probarnos y forjar nuestro desarrollo.

En la medida que confiemos y sepamos conducirnos adecuadamente, en esa medida estaremos protegidos. El camino este implica, por un lado, auto contenernos para resistir nuestras inclinaciones a vicios: excesos en la comida, la bebida, el juego, el sexo inadecuado, los fármacos y las drogas y cualquier actividad que implique desperdicio de nuestra energía vital. Y, por otro lado, vencer nuestros temores frente a otros más poderosos. Es decir, resistirnos a la búsqueda de poder y dependencia de otros, a recibir y repartir migajas.

Para poder cultivar y honrar nuestra esencia, entonces, tenemos que contrarrestar estas fuerzas con dos fuerzas contrarias. De no hacerlo, caeremos presa de adicciones a sustancias o actividades o, al sometimiento a otros. En ambos casos, esto conllevaría a una renuncia a si mismo, al exilio de la chispa esencial, a renegar del origen transmaterial de la vida y a la dependencia de lo material. Esto conduce a la esclavitud, pues la persona termina honrando a agentes materiales como si fueran ellos los que la animan y sostienen. En ambos casos conlleva a realizar una dedicación y un Servicio a un agente material distinto del agente primordial de donde procedemos. Y eso constituye una traición que eventualmente conduciría a la destrucción.

Entonces tiene que haber dos fuerzas que contrarresten las anteriores. Una la de saber acceder al placer de manera alineada con normas de contenido, extensión, forma y propósito. Y la otra, que nos permita poner límites adecuados en las relaciones de manera de saber lidiar efectivamente con los ataques de otros que buscan doblegarnos. El ejercicio continuado de estas dos fuerzas internas, crea el terreno propicio en el que la semilla primordial nuestra, en la forma de Self, crezca y se fortalezca, indicándonos de manera más clara que acciones seguir, a que dedicar nuestros esfuerzos, como orientar nuestro Servicio de manera de honrar el Principio vivo primordial de donde procede todo.

Entonces, hay un espacio para amar y desear, y hay un espacio para limitar y separar. Las dos son acciones legítimas y necesarias. No tiene sentido una práctica basada en el amar exclusivo. Ni tiene sentido una práctica basada en el limitar exclusivo. Ambas son prácticas torcidas que conducen a la esclavitud y la desaparición.

En próximas entregas desarrollaré ambos campos de acción. Pero voy a comenzar por el segundo: cuando y por qué hay que esforzarnos en el ejercicio del Limitar hasta el punto de hacer la Guerra! Cómo es que si estamos hablando de honrar la vida quepa justificar una Guerra? Bueno, escribiré sobre eso próximamente: sobre la base psicológica de la Guerra!

Read Full Post »

Amanecer-de-la-tierra_[1]Los eventos se nos presentan a cada cual de diferentes maneras. Pudiera haber muchos puntos de vista diferentes sobre los acontecimientos que están sucediendo. Una realidad que a cada quien le parece muy evidente y que se ve sorprendido por como otros pueden representarla de maneras diferentes. Si nos dejamos llevar sensorialmente para que sea el mismo acontecimiento el que nos diga lo que sucede, nos encontraremos con múltiples visiones que varían dependiendo de la postura y la condición de la cual partimos. Pero constituye un verdadero desafío, primero, tener presente que más allá de esa “realidad inmediata” hay una realidad latente que es su verdadero Ser y, segundo, que hay que ocuparse de descubrir ese verdadero Ser de lo que ocurre en realidad.

Para poder descubrir ese verdadero Ser es necesario usar un lenguaje desapasionado y neutro que nos ayude a describir y comprender lo que sucede y, eventualmente a anticipar su desenlace. Esto no es posible sin la ayuda de marcos de referencia que vayan más allá del Conocimiento Convencional, específicamente modelos de las ciencias sociales y de la filosofía. No pretendo ser exhaustivo ni definitivo con este intento y entiéndase esta como una humilde aproximación ante la ausencia de análisis similares que hayan producido los especialistas. Pero como Psicólogo me parece importante contar con un marco de referencia desapasionado que permita colocar en perspectiva los acontecimientos de manera de poder afrontarlos de una manera más efectiva.

Una primera idea a tener presente es que a pesar de la variedad de seres humanos que existen y que han existido, hay un factor común detrás de esta aparente variabilidad llamada La Humanidad, la cual es una unidad, aunque heterogénea, que sigue un proceso de desarrollo en el tiempo, con un punto de inicio y una dirección que le conduce por diversos estadios hacia un punto final.

Este proceso de desarrollo de la Humanidad es conocido como La Historia y es un objeto de estudio de la Filosofía como entidad ontológica. Los filósofos de la Historia, aseguran que su proceso sigue unas leyes y sigue una dirección determinada.

Los historiadores coinciden en que ha habido: I) la Era Antigua, II) la Era Media, III) la Era Moderna. Ahora estamos en pleno proceso de trancisión hacia una nueva época que a falta de nombre llamaré a los fines de este artículo “Mundo IV”.

La vida de un individuo cualquiera sucede dentro de un contexto o Circunstancia de Vida concreto que le toca vivir y este difiere para todos según el momento y ubicación de cada quien. De hecho, este contexto cambia continuamente, pero hay quienes establecen que las Circunstancias de Vida, que son El Mundo que nos toca vivir a los individuos, se modifica en forma significativa cada 15 años. Este es un bloque de tiempo donde coinciden simultáneamente dos Generaciones, una principal y otra en formación.

Entonces, la Historia puede ser vista como un conjunto sucesivo de periodos de 15 años, que si bien son diferentes, guardan semejanzas entre sí, pues tienen un efecto acumulativo según el cuál las posiciones, modos de vida, artefactos y otros elementos de la Cultura, se toman como punto de partida y de mejora. Este proceso de progresión acumulativa es relativamente homogéneo dentro de una misma época. Es decir, dentro de una misma Era se comparten premisas similares. Sin embargo, entre una y otra hay cambios sustanciales y significativos.

En En torno a Galileo, Ortega y Gasset estudió el cambio del Mundo Tradicional a el Mundo Moderno. Establece que esta Transición comprendió un periodo total de unos trescientos años. De 1350 a 1560 (210 años) se vivió un estancamiento aparente en el que se estaba preparando el terreno de una forma subterránea, no visible. Y de 1560 en adelante y hasta 1650 (90 años) se terminó de construir el andamiaje principal del siguiente Mundo.

En cualquier periodo de 15 años puede haber una Revolución en el modo de pensar y actuar en un ámbito o dominio de la vida. Siguiendo a Thomas Kuhn, una revolución es un conjunto de episodios de desarrollo no acumulativo en que un antiguo paradigma, instituciones y modos de vida son reemplazados por otros nuevos e incompatibles con los anteriores. Este reemplazo se produce porque lo anterior fracasó en dar las respuestas o resultados esperados por la comunidad. Cuando hay cambio de una época a otra, hay revoluciones en todos los ámbitos en poco tiempo. Estos cambios comprenden modificaciones en la visión de Mundo, la visión de Hombre, la visión del Conocimiento, la visión de la Sociedad y la visión del Estado.

El Mundo Pre-Moderno o Tradicional estaba caracterizado por un pensamiento de tipo Aristotélico que veía la realidad en forma valorativa y normativa, a través de clasificaciones dicotómicas, con orientación a principios generales y viendo la excepción como un accidente, diferenciación de los ámbitos del conocimiento y la acción en forma no relacionada, interés por lo estático, tendencia a aislar el objeto de su entorno, visión abstracta y atemporal.

A nivel sociopolítico estas ideas se manifestaban de la siguiente manera: distribución desigual del poder concentrado en unos cuantos, dependencia de los individuos de los poderosos, visión de las clases sociales sin movilidad social, culto a mantener lo establecido, aislamiento y rechazo a la comunicación, indiferenciación de poderes públicos, concentración del poder concentrado en unos considerados superiores, atraso, ignorancia y culto a la tradición, pensamiento mágico y uso de la superstición, sociedad militar, indiferenciación entre Estado y Gobierno, Economía rural e informal.

El Mundo Moderno está caracterizado por un pensamiento que muchos coinciden en asociarlo a Galileo. Según este la realidad es vista en forma descriptiva, las clasificaciones son hechas en forma de gradientes o series, hay conciencia de que las leyes que explican los acontecimientos son referenciales mientras sean exitosas para abarcar un gran número de fenómenos pero que las excepciones deben invitar a su modificación, encuentra que todos los ámbitos del conocimiento y la acción están interrelacionados entre sí, interés por lo dinámico, visión sistémica del objeto respecto a su entorno, así como enfoque histórico y contextualizado.

A nivel sociopolítico hay una reivindicación del individuo, el poder se distribuye en forma más igualitaria, hay independencia de los individuos, culto al cambio, cualquier con esfuerzo y dedicación podría cambiar su posición social porque hay movilidad social, apertura a la comunicación, diferenciación de los poderes públicos, progreso, mentalidad adulta no supersticiosa orientada al conocimiento, la razón y la ciencia, sociedad civil y militarización especializada y concentrada solo para casos especiales, Estado diferenciado de Gobierno, economía de mercado, estado de derecho.

Lo que se plantea en estos momentos en la humanidad es una crisis histórica previa a la consolidación del Mundo IV. Diferentes autores en diferentes ámbitos del saber ya han anunciado que estamos inmersos en ese periodo de transición desde inicios del siglo pasado y que ya llevamos unos noventa años dentro de el. En la anterior coyuntura la Humanidad se tardó 210 años! Cabe esperar que la actual transición se produzca en un periodo menor.

Según Ortega y Gasset la Crisis Histórica es un tipo especial de cambio histórico. En el cambio histórico normal de generación a generación dentro de una misma época, la armazón principal del mundo permanece. Pero en la crisis histórica el conjunto de convicciones y modos de vida de la generación anterior quedan suspendidas de pronto y el Hombre que vive ese momento se queda sin ello, por tanto sin Mundo, no sabiendo qué hacer ni que pensar, adquiriendo el carácter de catástrofe.

Durante una crisis histórica “…no se sabe qué pensar de nuevo, solo se sabe o se cree que las ideas y normas (previas) son falsas e inadmisibles. Se siente profundo desprecio por todo o casi todo lo que se creía ayer, pero la vedad es que no se tienen aún creencias positivas con que sustituirlas”.

En las épocas de crisis histórica son muy frecuentes, dice este autor, las posiciones falsas que se embalan pretendiendo llenar el vacío del derrumbamiento de lo anterior. Paradigmas y esquemas de la época anterior pretenden ser relanzados como los supuestos sustitutos que llenaran el vacío de la postmodernidad. Mientras se está gestando el nuevo modo de vida que vamos a tener, hay Regímenes que se precipitan a intentar tomar la delantera, pero son un simple Residuo del Mundo Tradicional.

Seguro que hay errores en el modelo moderno. Y seguro que deben rescatarse algunos elementos del modelo tradicional para producir una nueva Síntesis que sirva de base al Mundo IV. Pero no pretenderán los defensores del modelo tradicional que retrotaernos a una época anterior es el futuro hacia donde vamos.

En la situación actual en el panorama mundial vemos los últimos estertores del Mundo Tradicional intentando tomar el protagonismo apoderándose de los recursos básicos y del empleo de la violencia y del saboteo a las sociedades modernas. Existe todo un Eje de Regímenes, que hace uso de los esquemas tradicionales que la vanguardia ya consideraba obsoletos. Esto constituye una seria amenaza para los países modernos que ocupados en sus propios problemas apuestan al renacer de la nueva era, pero dejando a su suerte a los Regímenes que hacen de la miseria y la pobreza su principal arma. Estos Regimenes no se contentan con vivir su vida y dejar vivir la de los demás, sino que desean cambiar el orden mundial y tomar el poder para establecerse como único modo de vida posible. Es su última oportunidad, lo saben y no la piensan dejar pasar.

Las sociedades modernas han dejado a estos grupos prosperar, crecer, organizarse y tomar cada vez más recursos y anular a sectores más amplios de la humanidad. Se infiltran en sus economías, los acosan con problemas migratorios, competencia desleal tipo Dumping, piratería y comercio ilegítimo, además de la Propaganda y el mercadeo ideológico creciente poniendo en contra a sus ciudadanos de sus democracias, haciendo pensar a la gente que ellos son los verdaderos defensores de la igualdad y están en contra de las élites. Usan el terrorismo y el narcotráfico como mecanismos de saboteo y debilitamiento de la moral y salud mental de los miembros de esas sociedades.

Los Regímenes que proponen retornar al modelo tradicionalista critican a las sociedad moderna de que no lograron cumplir todas sus promesas de igualdad y distribución de riqueza. Las críticas al “capitalismo salvaje” tienen muchos fundamentos, porque una cosa son las aspiraciones humanas y otras sus realizaciones. Pero es mejor intentar algo aunque seamos imperfectos en el intento, que desistir y seguir un esquema basado en el atraso y la miseria. Todas las debilidades de la sociedad moderna, aunado a las mismas debilidades en sus ciudadanos que juzgan con severidad todas las imperfecciones y experimentan vacío y crisis de significado por la transición histórica que vivimos, son el terreno propicio donde estos regímenes han querido inflitrarse.

Pero queda claro que estos Regímenes tienen un doble discurso, pues ellos mismos son una élite dentro de las sociedades que han logrado secuestrar, así como pretenden convertirse ellos en la Elite mundial, ostentando prendas y artículos de lujo, así como un estilo de vida oneroso. Su Imperialismo si les parece justificado para intervenir en otros países, la diferencia de clases que ellos establecen si les parece justificable, y la Propaganda que hacen de su Régimen a adeptos y aliados si les parece legítima.

Pero en la realidad su planteamiento es ficticio, pues usan el lenguaje, no como una expresión orgánica y auténtica, sino en forma incongruente, como una técnica de propaganda divorciada de su forma de vida. Esta falsedad hace sus pies de barro.

Sacan provecho de la ignorancia y educación deficiente de sus adeptos haciéndoles creer que son “iguales” solo porque usan ropa de un mismo color y hablan un lenguaje soez, escondiendo en el fondo diferencias profundas en acceso a bienes y riqueza, por más que repartan migajas a través del reparto del botín Spoil System. Es un doble discurso, porque las cúpulas de estos regímenes si les gusta disfrutar de las bondades del mundo moderno pero solo reservado para ellos, quienes se consideran una clase privilegiada y especial, estática, que no promueve la movilidad social. Justo lo mismo que criticaron para llegar al poder.

Usando la vulnerabilidad y dependencia de los individuos sumidos en la pobreza, arman a todo ese sector civil para que enfrente y amedrente a los disidentes, de manera de garantizar su hegemonía, volviendo a la militarización de la sociedad y la eliminación de la disidencia, desapareciendo progresivamente a la Sociedad Civil. Permiten la delincuencia a agrupaciones civiles armadas a través del sicariato, del intercambio de favores o del clientelismo con sus adeptos o simpatizantes, como mecanismo de control “social” y paramilitar de la disidencia.

A la final sus adeptos tienen escaso nivel educativo, alta vulnerabilidad y dependencia. Consideran las ordenes que reciben como santa palabra porque no tienen criterio propio, al estar sometidos a la sobrevivencia y la lucha por satisfacer sus necesidades básicas.

Al controlar toda la economía y someter al sector privado, lo que se busca es crear escasez. La escasez es el caldo de cultivo propicio para el desarollo de la Organización Informal basada en las redes de intercambio tradicional que sustituyen la Economía de Mercado, retornando a un esquema tradicional (beneficios solo para adeptos y aliados).

Al haber escasez, se crea un sentido de igualdad falso que propicia una cierta horizontalidad artificial que permite el intercambio de favores y el Padrinazgo. El intercambio social “yo te doy tu me das”, se traduce con los adeptos en que se les provee de seguridad, protección y apoyo (cajita feliz, lonchera, comida, motos, financiamiento, estatus, armas, incluso viviendas gratis y a los que se pueda un empleo en el sector público ), a cambio de establecer la lucha y el control de los disidentes y de dar sus votos para mantener una fachada de institucionalidad y democracia a los ojos del resto del mundo.

Desmontan al Estado como Función Pública al servicio de la Sociedad y la ponen en servicio en forma indiferenciada con sus objetivos políticos de Gobierno. Los objetivos formales del Estado, sus instituciones, órganos y recursos, son debilitados dejando de servir a la Sociedad como un todo para servir al grupo que gobierna.

Al desmontar al Estado como órgano institucional con diferenciación de poderes se asalta su estructura y se mina para desviar los fondos y recursos para sus fines propagandísticos, obtención de renta, militarización y uso clientelar y compra de nuevos adeptos y aliados. Fortaleciendo así paso a paso su organización y dominio. Al no haber instituciones la justicia es amañadada y se desmonta el estado de derecho haciendo inviable la modernidad.

Para mantener a sus adeptos se les somete a un proceso de adoctrinamiento y aislamiento de los disidentes y de toda información que atente contra el lavado de cerebro que van haciendo en los miembros, inculcándoles una mentalidad mágica, basada en la ignorancia, la superstición, el culto a las órdenes y al mando, aboliendo por completo al Individuo. Medios de comunicación solo a su servicio, censura de noticias para sus adeptos (radio y tv nacional). Uso de la represión para silenciar la protesta.

Por supuesto que todo esto conduce al atraso, la miseria, la dependencia y el control. El trabajo de estos Regímenes fascistas está fundamentado en el odio, la envidia y el resentimiento de sus líderes negativos. Crecieron marginados toda su vida y saben que no tienen cabida en el mundo moderno a un nivel acorde a sus expectativas. Entonces han querido violentar el orden aprovechando la coyuntura actual, creyendo que es un signo de los tiempos de que les toco a ellos sustituir el orden anterior. Pero a la final su resultado es mucho peor que el que criticaron.

Pero la nueva etapa que tenemos por delante no es un Mundo como este. Quiéranlo o no sus defensores, estos esquemas están condenados a la extinción. Mientras más “ruido” hacen, más podemos estar seguros que está cerca el exterminio definitivo de este modelo.

Mientras tanto sus adeptos hacen mucho daño y se llevan todo lo que puedan por delante. Pero no hay que contaminarse; no hay que copiar ninguna de las pautas de pensamiento y acción que ellos usan. Hay que ser congruentes en la acción con los ideales del Nuevo Mundo que queremos ver hecho realidad. Y ese nuevo mundo está basado en la justicia, en la verdad, en el progreso, en la fuerza interior del individuo, en el respeto, en la autenticidad, en la disciplina voluntaria, el liderazgo compartido, en el servicio y la ayuda a los demás.

Venezuela vive el fin de un periodo de 15 años que se inició en 1999. De 1999 a 2014 se instauró una circunstancia de vida muy singular que ha llamado la atención en el mundo entero e incluso a buena parte de los Venezolanos. Ahora este periodo termina y está por comenzar uno nuevo. Una nueva generación tomará el liderazgo de este nuevo periodo.

Lo que está en juego es muy serio para el destino de Venezuela. En la nueva época que tendrá la Humanidad cambiara la vida tal como la conocemos. Y en ese Mundo no habrá cabida para la violencia o la miseria, ni el Petroleo tendrá la importancia que tiene hoy día. Asi que si Venezuela quiere entrar en esa nueva etapa, más le vale que aproveche el poco tiempo que queda para “presentar examen de equivalencia” de modernidad.
28022014
Con los precios históricos más altos del petroleo, Venezuela no ha invertido ni en infraestructura ni en educación. La crisis en la que se adentró en estos quince años, no sólo es económica, sino política, social e institucional. Que siga retrocediendo hacia el modelo tradicional alineada a Regimenes que apuestan al fracaso de las sociedades modernas o que logre rectificar su camino, no es algo claro al momento de escribir este artículo. Las protestas han mostrado un sector del pueblo en desacuerdo, con la autenticidad y la espontaneidad como única arma.

Lo que si está claro es que es sólo cuestión de tiempo que la Humanidad cambie de era. Para dar a luz, el feto tiene que pasar por un canal muy estrecho en que se suspende por completo su vida anterior y no sabe qué le espera. Aparece un nuevo ser y se desecha la placenta que le envolvió mientras fue un embrión. No queda ninguna duda sobre qué es lo que VIVE Y PREVALECE y cuál el Residuo. Durante la transición no hay que perder la calma, manteniendo la convicción de que este tránsito es necesario y que a la final habrá un nuevo amanecer en el Mundo.

Fuentes recomendadas:
http://www.iidh.ed.cr/comunidades/redelectoral/docs/red_diccionario/clientelismo.htm

http://www.ite.educacion.es/formacion/materiales/125/cd/unidad_2/educacion_y_modelo_social_sociedad_tradicional_sociedad_moderna.htm

http://www.altillo.com/examenes/uba/cbc/filosofia/filosofia2010reshegel.asp

http://www.iesdionisioaguado.org/joomla/index.php/departamentos/filosofia/historia-de-la-filosofia/78-aristoteles/1164-resumen-del-pensamiento-de-aristoteles-

http://pioneros.puj.edu.co/biografias/edad_moderna/1500_1600/galileo_galilei.html

http://www.revistalarazonhistorica.com/10-7/

http://www.tiempos-modernos.org/folletos/dos/dos.html

Read Full Post »

meccYa comenté en un artículo anterior (Siendo nuestros propios Padres) que los filósofos y los psicólogos distinguen entre varios  tipos de Agentes “dentro” de nosotros; uno es el que hace cosas concretas y que experimenta diversas situaciones en su existencia, es decir, el que ejecuta la acción. Pero también los seres humanos nos podemos colocar en una perspectiva tal que tomamos conciencia de nuestras acciones y reflexionamos sobre ellas e, incluso podemos reflexionar sobre el hecho de que reflexionamos. Es decir que, tenemos la capacidad bien sea de identificarnos como el sujeto de la acción, o de identificarnos como el sujeto de la reflexión sobre esa acción.

Estas diferencias tienen que ver con las distinciones que hace el filósofo Gabriel Marcel entre Reflexión Primaria y Reflexión Secundaria en su diario Metafísico en 1927 y que comenté en ese artículo al que hago referencia. También son advertidas por los filósofos existencialistas, especialmente por Jean Paul Sartre en su obra El Ser y la Nada en 1943, quien distingue entre el Ser-para-sí y el Ser-en-sí y habla de la Ipseidad y la Mismidad. El Diccionario de la Real Academia Española considera este término como un sinónimo de Mismidad. Sin embargo, el filósofo Paul Ricoeur considera que la Mismidad es contraria y antagónica a la Ipseidad. En términos simples, es un continuum de Yoedad diría en mis propios términos, pero sugiero a quien esté interesado en profundizar en esto investigar al respecto.

Alvin Goldman, por su parte, en los Setenta en su Teoría de la Acción Humana diferencia entre el acto de hacer algo y el acto de pensar hacer algo, como dos acciones diferentes. En el 2003 el filósofo Uriah Kriegel plantea en su artículo Consciusness as intransitive Self-Consciusness, dos tipos de Conciencia diferentes; una llamada Conciencia del Self Transitivo y otra Conciencia del Self Instransitivo. Dice el autor que la conciencia del Self Transitivo se distingue de la otra en que es Introspectiva, infrecuente, voluntaria y posible gracias al esfuerzo y la concentración. Señala Kriegel que un pensamiento de primer orden o intransitivo es aquel en el que X es consciente de pensar en P. Un pensamiento de segundo orden o transitivo es aquel donde X es consciente de su pensamiento de P. La experiencia intransitiva la consideran estos autores como “primitiva” en el sentido de que es automática, involuntaria, pasiva, no requiere esfuerzo. Sobre estas mismas ideas el filósofo Jackes Derridá plantea la necesidad de una De-Construcción que permita eliminar los apegos del Yo.

A fin de estudiar con profundidad este tema, los Filósofos han planteado varios conceptos, como el Ser-en-el-tiempo, el Dasein, la Ipseidad, la Mismidad, la Alteridad, el Ser-en-proyecto, el Ser-anhelado, el Ser-potencial, el Ser-real, el Ser-estructural, el Ser-circunstancial, el Ser-referencial, el Ser-narrativo o el Ser-discursivo, entre otros. No es objeto de este artículo  hacer un inventario detallado de ellos, ni mucho menos entrar en sus precisiones, ni profundizar en sus diferencias y llegar a un consenso sobre la estructura fenomenológica y su terminología. Solo pretendo compartir un poco sobre la “topografía” de este mapa que han cartografiado los filósofos para afinar un poco más la aproximación al tema del Yo y distinguir dentro de “el” distinciones sutiles.

Estas distinciones en la Filosofía guardan cierto parecido a la que hacen Argyris y Schon en 1974 con su teoría del Double-loop Learning cuando distinguen entre Acciones y Variables Gobernadoras. Está implícito en esta distinción que el agente de las acciones no es exactamente el mismo agente de las variables gobernadoras. Es la misma persona claro está, pero son diferentes instancias de ella a la que se hace referencia en cada caso.

En la misma línea están las apreciaciones que hace el Biólogo Humberto Maturana en sus disertaciones sobre la Biología del Conocimiento y especialmente en lo que dio en llamar la Teoría del Observador. Maturana plantea un esquema muy parecido al de Argyris y Schon, distinguiendo entre Resultados, Acciones y Observador.

Otro terreno relacionado con estas distinciones es el de la Cognición y la Meta-cognición. En Psicología es usual el término Cognición para referirse a las construcciones que hace la persona para representar a la realidad, a las otras personas y a sí mismo. Hay autores como el Etólogo Gregory Bateson, a quien he mencionado en artículos relacionados con el tema de Comunicación humana, que se refieren a lo mismo con el nombre de Teoría de la Mente. El término “teoría” añade la noción de que se trata de una conjetura acerca del funcionamiento de la realidad circundante. Piaget fue un experto en el estudio de esta “construcción” del mundo y sobre todo en la “evolución” de la Mente a través del Desarrollo. Pero hay muchos estudiosos de la Psicología en esta misma “línea”, algunos más orientados a la representación de los fenómenos “naturales”, como peso, caída, desplazamiento, lateralidad, etc. Otros más orientados a las representaciones personales e interpersonales, como la teoría de la atribución  y la teoría del appraissal.

La meta-cognición, es un término primeramente introducido por Flavell en el campo del aprendizaje, para referirse a la “toma de conciencia” de la forma de aprender. Sin embargo, en su sentido más general tiene dos acepciones. Como sustantivo abarca un área de nuestra cognición donde están contenidos los paradigmas, esquemas y creencias implícitas acerca de nosotros, del mundo y de los demás.  Como verbo, implica tomar conciencia de estas premisas para reflexionar cómo impactan nuestras acciones y nuestra realidad. Esta Reflexión sobre sí mismo, fue propuesta en el campo práctico como modelo de investigación-acción por Argirys y Schon, como consecuencia de su mencionada teoría de aprendizaje de doble loop. Adentrándose en la Cognición personal de los actores que ellos ayudaban, elaboraron un modelo conocido como La escalera de la Inferencia, comentada en un post en este blog, como recurso para que el agente pueda explorarse a sí mismo en las creencias e intenciones detrás de sus acciones y en los fundamentos fácticos que sirvieron de base, así como los modelos interpretativos y suposiciones usadas.

Los psicólogos Antoine Lutz, John Dunne y Richard Davidson en Meditation and the Neuroscience of Consciusness, en el año 2007, haciendo referencia a la distinciones mencionadas, hacen referencia a dos tipos de agente. Son dos tipos que varían de acuerdo al grado de Yoedad. Mientras más Yoedad, estaríamos hablando de un agente más apegado a sus circunstancias y sus puntos de partida. Mientras menos Yoedad, tendría menos apegos y mayor flexibilidad. (Esto nos recuerda a los Teóricos del Desarrollo Psicológico en cuanto a la disolución del Ego a través de las distintas etapas, comentado en artículos precedentes, como Loevinger y el modelo integrativo de Ken Wilber).

Un modo de experimentar la realidad es uno donde hay conciencia mínima de la construcción a partir de la cual se está percibiendo el mundo. Este modo de relación está asociado con el Sujeto de la acción que podemos denominar Yo. Otro modo de experimentar la realidad se realiza a través de la Reflexión, tomando conciencia del punto de partida a partir del cual se establece la relación con el mundo. Este sujeto de la acción podemos denominarlo Sí Mismo.

En el idioma Inglés el Yo está emparentado con el I, mientras que el Sí mismo con el Self.  El I nos refiere también al Me y al Mine en forma directa. De manera que el eje I-Me-Mine, en español Yo-Mi-Mio, hace alusión a la parte del agente que tiene más grado de Yoedad. Preferí usarlo en Inglés en el título de este artículo, por la tonada de los Beatles con el mismo nombre que creó George Harrison haciendo referencia a las fuerzas que estaban presentes en la agrupación cuando comenzó a presentir su desenlace.

El Neurólogo James Austin aclara que hay dos caras de la Conciencia I-Me-Mine; en una de ellas, en la problemática o disfuncional, la persona se comporta de un modo arrogante, se siente sitiado y percibe que lo suyo es amenazado por lo que actúa de un modo defensivo. Esto sucede porque se exprimenta en demasía el sentido de Yoedad y se personalizan las cosas que suceden. Pero advierte Austin que el remedio entonces no consiste en anular el sentido del Yo, sino experimentarlo de un modo diferente. El sentido del Yo es necesario para poder vivir en este plano de existencia. Cuando una persona puede alternar equilibradamente entre el Yo y el Otro a la vez que integra esta experiencia en su Sí Mismo, la conciencia I-Me-Mine se experimenta de un modo funcional que es más benévolo, en el que el Yo se toma en cuenta a la vez que se toma en cuenta El Otro, y se percibe a si mismo boyante y afortunado, experimentando el agradecimiento, la compasión y la unión con los demás.

Austin identifica dos aproximaciones u orientaciones hacia al mundo que están correlacionadas con el funcionamiento cerebral. Por una parte, tenemos la orientación egocéntrica, que tiene que ver con lo que yo quiero, con mis metas, como las voy a lograr, mis planes, mis modos de ver las cosas, como percibo que me afectan las cosas, qué considero que debo hacer en una determinada situación, lo que considero que deben hacer los demás. Esta orientación está emparentada con un tipo de procesamiento cerebral llamado top-down. Por otro lado, tenemos la orientación alocéntrica, centrada en lo que es mejor para todos, cuál es la definición más conveniente de las situaciones, que piensan los demás, que necesitan otros. Esta orientación está emparentada con un tipo de procesamiento cerebral llamado bottom-up. (Pueden encontrar una explicación de estos dos tipos de procesamiento en el artúiculo ya mencionado “Siendo nuestros propios padres” y en otro llamado “Sin palabras: buscando la candidez en la vida cotidiana”).

En neurobiología se han identificado dos Caminos diferentes que sigue la activación sináptica al enfrentarse a las experiencias; el What Pathway y el Where Pathway. El What Pathway nace en la zona occipital y se abre hacia el lóbulo temporal recorriendo la base del cerebro. El Where Pathway nace también en la zona occipital pero recorre la parte superior del cerebro hacia adelante por los lóbulos parietales.

Se ha encontrado que en el Where Pathway se usa preferentemente el procesamiento top-down. Además, incluye la zona de representación somato-sensorial (la percepción corporal de si mismo). Además, este recorrido está especializado en ubicar las cosas en relación a sí. Austin propone que este camino está caracterizado por una orientación de tipo egocéntrico.

Por otra parte, en el What Pathway se usa más el procesamiento bottom-up. Incluye la zona de representación de colores y de reconocimiento facial. Este recorrido está especializado en comprender Qué son las cosas. Austin propone que este camino está caracterizado por una orientación de tipo alocéntrico.

Podríamos imaginar una matriz de doble entrada en la que por una parte tendríamos si la zona de la corteza activada pertenece a la red egocéntrica o alocéntrica. La otra variable viene dada por el tipo de procesamiento cerebral, si es top-down o bottom-up. Aunque los cuatro cuadrantes así formados representan diferentes tipos de actividad cerebral que son posibles, los más comunes son: a) la actividad top-down en centros egocéntricos, que es un tipo de actividad basada en la memoria (principios, valores e ideas preconcebidas) tomando como eje de referencia al Yo, y b) la actividad bottom-up en centros alocéntricas, que es un tipo de actividad centrada “fuera” de sí y basada en la estimulación sensorial.

egoSugiero que hay un paralelismo entre el primer tipo de actividad (procesamiento top-down en centros egocéntricos) y la modalidad del I-Me-Mine que Austin considera disfuncional para el Self. Es decir, que el exagerado pensar y sentir en los problemas propios le da un mayor peso relativo al Yo circunstancial, alejándonos de nuestro Self estructural. Por otro lado, el segundo tipo de actividad (procesamiento bottom-up en centros alocéntricos) está emparentada con la modalidad del I-Me-Mine que Austin considera adaptativa para el Self. Es decir, que la desidentificación con nuestras circunstancias es importante para promover la importancia relativa de nuestro Self o ser esencial.

Ahora bien, la vida cotidiana ofrece continuamente múltiples demandas que activan inadvertidamente la modalidad disfuncional muy centrada en el Yo, caracterizada por procesamiento top-down y focalizada en centros cerebrales egocéntricos. Esto es así debido a la complejidad creciente del medio ambiente que nos rodea, en términos económicos, políticos y sociales. La inseguridad, la inflacion, los problemas familiares y personales “disparan”  muy fácil y continuamente este tipo de actividad cerebral inconveniente para el desarollo de nuestro ser superior o Self.  Queda de nuestra parte que podamos compensar esto, porque si no estaríamos permitiendo un desbalance en nuestro cerebro y en nuestra vida.

En vista de que el cerebro funciona bajo un principio de aprendizaje según el cual las neuronas que funcionan juntas aumentan su probabilidad de hacerlo nuevamente creando “patrones” de activación y vinculación de largo plazo llamadas redes asociativas, es importante hacer un esfuerzo deliberado por desarrollar por nuestros propios medios la ejercitación de los “músculos” que la Vida de por sí no nos exige usar. Es decir, es necesario exponernos deliberadamente a experiencias que fomenten el procesamiento bottom-up y la activación de los centros alocéntricos del cerebro, si en nuestro entorno ello no se da en forma natural.

Ahora bien, existe una corriente de “pensamiento” en diversos ámbitos de la Humanidad que reúne cada vez más adeptos de diferentes disciplinas y quehaceres, la cual propone cultivar el desarrollo de la Conciencia. Ya en otros artículos definí lo que este término significa en el contexto de la Psicología: consiste en tener presente información proveniente de diferentes fuentes manteniendo la Atención flexible y con capacidad de tomar contacto con estas diferentes fuentes en forma balanceada sin quedar secuestrada por ninguna de ellas. Estas fuentes informativas, a modo de resumen, son: la información sensorial, la información propioceptiva, visceroceptiva y corporal, la información de la Mente (sentimientos, emociones, actitudes y cogniciones) e información sobre la Relación con el Otro (La experiencia de cómo experimento en mi mente a El Otro y como percibo que me experimenta a mi).

Esta así llamada Conciencia se corresponde con el lóbulo frontal, donde funciona la memoria de trabajo, el procesamiento de emociones y los mecanismos de auto regulación emocional. Si nosotros logramos que nuestra memoria de trabajo sea capaz de tomar en cuenta la información procedente de todas las fuentes descritas sin quedarse “dedicada” a un asunto en particular, entonces podríamos ser mas libres de la experiencia.

Al experimentar las diferentes situaciones de la vida, muchas veces nos sentimos molestos, furiosos, insatisfechos, tristes, frustrados, ansiosos, disgustados, desolados, desanimados, impulsados por la codicia, la venganza, la búsqueda del poder, la vanidad o con deseos de abandonarlo todo y retirarnos del mundo. Otras veces podemos sentirnos así por mera evocación de recuerdos del pasado en forma espontánea o porque la situación actual activa estos recuerdos que nos disparan estas emociones de asuntos no resueltos que todavía están presentes de alguna manera. Otras veces son nuestras maquinaciones sobre el futuro las causantes de estos estados emocionales.

Sean eventos presentes, recuerdos o especulaciones sobre el futuro, nuestra memoria de trabajo, “ducto” principal de nuestra relación con el mundo en el aquí y el ahora, en el presente que es lo único que existe, y que es la oportunidad real que tenemos para actuar en el mundo, ejercer nuestro libre albedrio y desarrollar nuestro Ser Potencial, se “obstruye” con toda esta información que la gran mayoría de las veces actúa como una cortina de humo para ver con claridad las oportunidades presentes, las bendiciones y maravillas que nos rodean, las posibilidades que tenemos, las consecuencias en el largo plazo de nuestras acciones, el sentimiento de bienestar, saboreo y disfrute, el interés, la curiosidad y el emprendimiento.

Algunas personas ni siquiera quieren “despegarse” de las “experiencias circundantes”. Tal vez consideran que “así es la vida”. Tienen una ideología tal que les parece que la vida es más emocionantes con estos “ups and down” y vivir en los extremos, vivir con desenfreno, entregado a las pasiones. Vivir entre el placer y el sufrimiento tal vez se ha convertido en una costumbre para ciertas personas. Tal vez tienen los medios para tener dosis de placer muy altas a la vez que combaten el sufrimiento con medios farmacológicos. Tener asegurada la subsistencia y tener recursos para tener acceso a viajes, casinos, reuniones frívolas, fiestas y otros placeres, puede dar una experiencia de gratificación momentánea. Es probable que luego sobrevenga una “resaca” emocional, la otra cara del “éxito” externo, como la vida íntima del Ciudadano Kane, o la de las Estrellas de Hollywood. Pero para enfrentar la soledad y los sinsabores de la vida, estas personas recurren a “anestesiarse” con Prozac, Cocaina, Calmantes o Alcohol. Para esas personas muy seguramente estas recomendaciones no son muy útiles, al menos por ahora.

Es un primer paso y muchas personas lo han dado, el desear liberarse de las prisiones de la existencia y de las emociones tóxicas, del sufrimiento, de los impases y del desgaste emocional para remontar la situación actual, conseguir respuestas, buscar una forma de vida más auténtica y plena, encontrar su propio espacio en el mundo, sentir paz y ser constructivo con los demás.

Pero todos los que se sienten identificados con esta búsqueda saben que inevitable que nos enfrentemos con experiencias que disparan nuestros patrones de reacción de “lucha y huida” y de “respuesta rígida ante la amenaza”, que activan nuestros centros egocéntricos y nuestro procesamiento top-down.

Cada cierto tiempo pasamos un buen rato en la playa o en un paseo interesante, cada fin de semana pasamos un rato agradable, pero aun así, en el día a día podemos enfrentarnos con situaciones disparadoras. Entonces tenemos que usar técnicas a diario para mantener nuestro estado de ánimo en alto y cultivar sentimientos positivos.

Podemos usar una meditación guiada. Este tipo de meditación activa centros de procesamiento top-down pero nos ayudan a generar emociones positivas, como la serenidad, la quietud y la paz. Algunas variaciones incluyen ejercicios de atención corporal, sea en la respiración o en las diferentes áreas del cuerpo. Esto permite aumentar la densidad sináptica de las áreas corticales somatosensoriales en el lóbulo parietal donde se encuentra la representación del cuerpo. Para aquellos que tienen poca conexión con su cuerpo estas meditaciones pueden ser útiles, pues representan un punto de partida hacia la conciencia corporal. Un segundo paso en el trabajo de la conciencia corporal consiste en hacer “ejercicios” pasivos o activos de Chi Qong, Tai Chi, Yoga y de Polaridad. Estos ejercicios guardan en común con la meditación focalizada en el cuerpo el hecho de que están basados en la información corporal, pero difieren en que usan un tipo de procesamiento bottom-up.

Además de los ejercicios psicofísicos, también tenemos la caminata o paseo con atención externa. También están las actividades cotidianas realizadas con mayor conciencia, como darse un baño o saborear y disfrutar la comida. Estas actividades corporales sensoriales permiten disminuir deliberadamente la actividad top-down, muy recomendable para las personas muy dadas a pensar mucho, y con tendencias a la rumiación.

La práctica de la escucha, ser atento y amable y ayudar a otros, es una práctica que permite la activación de los centros del cerebro alocéntricos y el procesamiento tipo bottom-up. Esto ayuda a compensar la actividad contraria de tipo egocéntrico y top-down. Se ha encontrado que el cerebro no puede funcionar a la vez en estos dos centros. Por ello, sin un día tuvimos muchas preocupaciones o sinsabores que nos llevaron a pensar mucho en nosotros, es importante hacer Dieta del Ego y compensar esto dando una llamada o sirviendo a alguien que nos necesita.

Otro tipo de meditación es la receptiva. Es un tipo de meditación abierta en la que la persona se mantiene atenta y presente al panorama mental, al panorama auditivo y al panorama propioceptivo, sin dejarse llevar por ninguno de ellos. Es una técnica denominada Atención Plena o Mindfulness, muy poderosa que ha comprobado produce cambios estructurales en el Cerebro, aumentando la densidad sináptica del lóbulo pre frontal.

Todas estas prácticas tienen una lógica y una progresión y forman parte de un entrenamiento. Hay que comenzar por las prácticas orientadas al procesamiento top-down y a los centros egocéntricos, que son los más fáciles de activar y a los que estamos más acostumbrados, para crear un estado de ánimo adecuado y crear el hábito de dedicar un tiempo a invertir en nuestra salud psicológica y espiritual. Luego pasar a actividades top-down basadas en centros alocéntricos. Por último entrar de lleno en la práctica de la meditación abierta y receptiva que es la más sencilla, pero a su vez la más difícil, porque parece que uno no está haciendo nada ( y como uno está tan ocupado!)

Estas prácticas comentadas limpian el ducto de la memoria de trabajo, nos ayudan a aceptar las situaciones que vivimos, a soltar el pasado, a experimentar la compasión y el amor incondicional, a incrementar nuestra auto estima y nuestra auto eficacia, a experimentar emociones positivas aún en momentos de dificultad, a desarrollar nuestra resiliencia. Solo basta comenzar con unos diez minutos diarios!!

El principal obstáculo somos nosotros mismos, las racionalizaciones que buscamos para quedarnos enfocados en los problemas diarios, la adicción que tenemos a ciertas experiencias. Esto exige hacer un programa a la medida que tome en cuenta nuestros disparadores personales y que desmonte los obstáculos propios que les damos fuerza sin darnos cuenta, que son la base de nuestra mentalidad disfuncional I-Me-Mine.

En artículos anteriores he venido presentando el tema de la Mente, la Conciencia y el Mindful Awareness. Sugiero buscarlos en “Temas”.

Les dejo el enlace para la pieza de los Beatles.

http://www.youtube.com/watch?v=xDYvLMYTJ78

Un artículo sobre el interés creciente en el entrenamiento del Mindful Awareness (Mindfulness) en Silicon Valley:

http://www.wired.com/business/2013/06/meditation-mindfulness-silicon-valley/

Una pelicula romántica muy linda que ilustra muy bien el contraste entre el comportamiento egocentrico y alocentrico en una relación de enamorados:

http://www.youtube.com/watch?v=MMBFtAGR_JY&list=PLaF64XK19gdmqBqcyQbYDDkpcjJpP_qnC

Una reflexión sobre el peligro de las redes sociales como fuentes de desconexión con nuestra experiencia inmediata:

Varios enlaces de charlas sobre Mindfulness, Meditación Zen, Chi Qong y sobre la neurobiología de la Meditación.

CHARLAS

El Dr. Jon Kabat-Zinn:

http://www.youtube.com/watch?v=_If4a-gHg_I

El Monje Thicht Nhat Hanh:

http://www.youtube.com/watch?v=xD7i6VUOriI

El Dr. James Austin:

http://www.youtube.com/watch?v=vEIXijQctlQ

Matthieu Riccard:

http://www.ted.com/talks/matthieu_ricard_on_the_habits_of_happiness.html

Filósofo John Searle:

http://www.ted.com/talks/john_searle_our_shared_condition_consciousness.html

RECURSOS

Movimientos de Chi kong:

http://www.youtube.com/watch?v=Dp86vQ0Y-eA

Musica para calmarse:

http://www.youtube.com/watch?v=TZMoS2QBc8U

Una meditación guiada para conectar con la fuerza del “Amor Incondicional”:

http://www.youtube.com/watch?v=TcjA9O1-Nyw

Relajación Corporal Inner Smile:

http://www.youtube.com/watch?v=JihP6kiwyvM

Read Full Post »

20130308Es ampliamente conocido que ciertas experiencias pueden suscitar reacciones emocionales intensas que pueden sacarnos del carril habitual de nuestro pensar, sentir y actuar. Situaciones que percibimos amenazantes, que rompen con nuestras expectativas y estándares, que violan nuestros espacios, que contravienen nuestros valores, que oscurecen nuestras esperanzas, que traicionan nuestra confianza. Son experiencias que nos “movilizan”, que nos “remueven”.

Bajo los efectos de experiencias de Shock, perdemos el libreto, salen a relucir reacciones diferentes a las acostumbradas, incluso incongruentes y atípicas, de las cuales luego podremos sentirnos orgullosos o avergonzados.

Estas situaciones pueden variar en cuanto a la intensidad emocional que despiertan en nosotros, desde pequeños disgustos y contrariedades hasta la completa pérdida del control; pueden producirse en situaciones sociales, en contextos profesionales, en situaciones interpersonales y hasta familiares; pueden ser producidas por eventos de la naturaleza, por eventos sociales o incluso por la voluntad específica y deliberada de otros que deseen producir conmoción para el logro de sus objetivos particulares.

Cualquier persona sana mentalmente hace un esfuerzo deliberado por producir una imagen de sí mismo que se ajuste lo más posible a sus propios estándares manteniendo un grado aceptable de coherencia en diversas situaciones y de cierta consistencia en el tiempo. Es común oír a la gente decir cosas como “yo soy de esta manera”, “a mí no me veras haciendo tal cosa”, “yo soy de los que se comporta de tal forma”. Pues es lógico que todos deseemos tener una identidad definida con la cual nos podamos sentir lo más cómodos posible, tener un sentimiento de valor propio adecuado y gozar de una cierta “popularidad” o aceptación entre los que nos rodean.

Pero cuando enfrentamos situaciones donde no podemos ejercer mucho ese control deliberado por comportarnos de una manera, se muestran facetas de nosotros menos desarrolladas y refinadas.

El Psicólogo Chrys Argyrys y el Sociólogo Donald Schon trabajaron como Consultores en contextos organizacionales en Estados Unidos y se  encontraron con que la mayoría de los gerentes manifestaban que era importante el respeto a los que piensan diferente, se consideraban a sí mismos como personas tolerantes, abiertas y receptivas a las opiniones diferentes y a las críticas, las cuales veían con buenos ojos porque les permitían crecer y mejorar. Sin embargo, cuando estos mismos gerentes estaban sometidos a una situación de crisis, eran poco tolerantes a las críticas e ideas diferentes, se ponían a la defensiva, usaban tácticas para deslegitimar a los que se les oponían, desconocían la responsabilidad de lo que se les criticaba y señalaban a otros como los culpables.

La conclusión a la que llegaron estos autores es que las personas tienen dos sistemas de creencias diferentes e independientes entre si.  Por un lado, las personas tienen una Teoría Desposada que reúne las creencias y expectativas del mundo y de las relaciones con las que la persona se siente identificadas. Es la teoría con la que la persona se desposa porque le gusta y le parece apropiada.

Pero a partir de la observación del comportamiento real en las situaciones de crisis es posible inferir una teoría diferente a la desposada, y esta la llamaron Teoría Implícita. Esta reúne las creencias y valores, las expectativas y estándares de conducta que es posible inferir del comportamiento real de la persona enfrentada a una situación de crisis.

Según estos autores la incongruencia entre ambas “teorías” no es consciente, ni deliberada. No es que la persona sea un farsante, sino que reacciona a la situación vivida como amenazante en una forma completamente diferente a lo que él esperaba debiera haberse comportado. Esta Teoría Implícita, independientemente de lo que la persona DICE que es el DEBER SER, es lo que realmente expresa a través de su COMPORTAMIENTO.

Carl Gustav Jung por su parte, dijo unas décadas antes, que aquella parte nuestra que reúne las características deseadas y que deseamos mostrar, se llama la Persona. Pero que ante ciertas situaciones, fuerzas inconscientes se rebelan y secuestran la conciencia para dar aparición a lo que dio en llamar la Sombra, que es la parte que reúne todo aquello que deploramos de nosotros y que no nos parece aceptable a nosotros o a la Sociedad. Y mientras lo mantengamos como algo inadmisible, pasa a un lugar fuera de la atencion conciente, permaneciendo sin madurar.

Las personas tienen el desafío de desarrollarse a lo largo de su vida en un continuo de perfeccionamiento. Alguien dijo, creo que Aldous Huxley, que el Hombre está en algún punto entre el Animal y Dios. Pero cada persona particular puede estar un poco más adelantado o retrasado de ese punto representativo de la especie.

De acuerdo con la Psicología, para desarrollarnos plenamente como personas, es necesario pasar por un proceso que contempla etapas sucesivas que plantean desafíos que deben resolverse. En este proceso las personas pueden presentar dificultades. Puede ser que no se logre superar un desafío clave o que se logre parcialmente. En el peor de los casos se produce un estancamiento en las etapas preliminares. En la gran mayoría de los casos lo que sucede es que la persona pasa las etapas preliminares con ciertas dificultades que pasan desapercibidas, pero que tienen un efecto acumulativo etapa tras etapa hasta que finalmente, el común de la gente se queda atorada en alguna etapa posterior. Como la gran mayoría de las personas, numéricamente hablando, se quedan estancadas en los mismos niveles, pues esta condición de atascamiento pasa a la vista de todos como estándar de normalidad.

En los artículos de mayo y junio del año pasado mencioné este tema de las etapas y comenté que según Loevinger hay 9 etapas de desarrollo. Estas etapas son clasificadas por Ken Wilber en pre-personales (I, II, III), personales (IV, V y VI) y transpersonales (VII, VIII y IX).  Loevinger afirmó que el 70 por ciento de los americanos se quedaron estancados en las etapas llamadas Personales. De manera que lo “normal”, estadísticamente hablando, y el estándar ampliamente aceptado, proviene del comportmaiento típico de esas etapas.

El objetivo del ciclo completo de desarrollo es conformar un Self diferenciado de los apetitos, de las necesidades, de los roles, de los cargos, de los bienes, de las relaciones, del cuerpo y de la mente, de la Sociedad y de la Cultura, capaz de ver la persona particular como parte de un todo llamado Humanidad, y esta a su vez como parte de un Todo más amplio.

En las Etapas Personales, la persona se queda fijada en la identificación con las realizaciones, los logros, las ambiciones y los roles, atrapada entre el papel de la voluntad y la libertad frente a las fuerzas que están fuera de su control. Una vez que la persona supere estas fases personales, pasaría a las últimas fases de desarrollo, las etapas transpersonales. En ellas la persona aprende a comprender su lugar en la Sociedad, en la Historia, en el Planeta y en el Universo, y, con humildad y amor, aprendiendo a fortalecerse como un grano de arena que parece separado pero forma parte del algo más amplio, alcanzando la Felicidad  Verdadera. En la etapa transpersonal (Más allá de lo personal) la persona aprende a captar las sutilezas de la vida, a desarrollar un sentido metafísico (más allá de lo físico), a comprender el papel que juega dentro de un Todo, a identificar la Humanidad como entidad y la Historia como proceso con autonomía, a conectar con el mundo de las ideas para generar soluciones, comprensiones e inspiraciones, que estén al servicio de otros, a doblegar sus inclinaciones y ponerlas al servicio de lo más elevado. Esto le permitirá obtener las comprensiones que le permitan inspirarse y dar significado a los acontecimientos, sin culpar, forzar o violentar a otros.

Pero en este ciclo de desarrollo, decía, la mayoría de los mortales queda atrapado a medio camino. Y peor aún, con deudas de etapas previas, que esconden conflictos no solucionados. Conflictos intrapersonales que son llevados al plano interpersonal. Sentimientos de celos, envidia y odio muy intensos que son trasladados “irresponsablemente” a cualquiera que se convierta en un “blanco adecuado” para sus proyecciones.

De manera que, retomando las ideas preliminares, los hechos intensos y fuera de lo usual sacan a la persona de su carril habitual, desplazan sus teorías desposadas y sacan a relucir sus teorías implícitas, le impiden la posibilidad de mostrar deliberadamente su Persona, poniendo en evidencia su Sombra, poniendo al descubierto los asuntos no resueltos en su desarrollo psicológico.

Si actuamos de un modo desenfrenado y nos entregamos a la expresión desbocada de emociones, no le estamos haciendo un favor a la Humanidad. Año tras año, siglo tras siglo, milenio tras milenio, seres humanos reaccionando en formas descontroladas, trasladando al mundo externo sus reacciones más inmaduras, han influido en el curso de los acontecimientos colectivos de tal manera que han impregnado a la Historia misma una desviación de su curso, de forma que cada vez es más difícil restaurarla a su condición original.

El Filósofo Hegel dio a los fenómenos sociales el mismo estatus de los fenómenos de la naturaleza.  En la Ontología Hegeliana, al preguntar cuáles son las cosas que tienen un Ser viviente, él respondió; los hechos sociales tienen un Ser, al igual que los fenómenos naturales. Es decir, que desde Hegel se dice que los fenómenos sociales tienen un Ser propio, que funciona con su propia dinámica, con sus propias reglas, con su propia Lógica que es posible estudiar. Arnold Toynbee, por su parte, dió un paso más allá al identificar la Historia como la unidad de análisis propia del Ser, con su propia identidad y autonomía.

En la actualidad la Teoría de la Historia no es vista con los ojos del personalismo. La perspectiva Personalista da una importancia desproporcionada al papel de los individuos en los hechos históricos. Como si fuesen ellos los que marcaran el curso de los acontecimientos. El que ve los acontecimientos como obra de los individuos es porque no sabe ni comprende qué esos individuos son realmente un producto de la Historia que los antecedió y que el contexto mismo es el que permite que sus ideas y acciones se insertaran dentro de los acontecimientos. La Teoría de la Historia predominante en los pensadores modernos es la Naturalista, es decir, la que ve en ella un proceso con vida propia, como se deriva de Hegel y plantea Toynbee.

Según esta perspectiva es la Historia la que lleva un flujo de predisposiciones que preparan las circunstancias específicas que moldearan a los individuos que luego actuaran como sus agentes, como los medios a través de los cuales las fuerzas colectivas se expresan. Por supuesto que hay una persona concreta, con un sistema nervioso muy particular, que actúa de una cierta manera y protagoniza de los acontecimientos. Pero ese individuo es un producto de una época que lo gestó; sus dichos y acciones no tendrían mayor resonancia a menos que el Zeitgeist estuviera preparado. En otras palabras, una persona como Hitler en otro lugar y/o momento hubiese pasado desapercibido o encerrado en una carcel o manicomio.

Mucha pretensión pensar que son los individuos los que controlan o gobiernan a ese Leviatán. Esto no quiere decir tampoco que debamos resignarnos o dejarnos llevar por su juego. La Historia mezcla en su torrente muchos errores y entuertos. Dejarnos llevar por los acontecimientos es actuar como una rama llevada por la corriente del rio, significa convertirnos en meras piezas de un ajedrez jugado por una maquinaria anónima, implica someternos a las leyes del Determinismo.

¿Qué puede hacer el Individuo frente a esta Tormenta Perfecta orquestada por los procesos históricos de la Humanidad? ¿Cómo expresar el Libre Albedrìo y responder como Ser Inteligente? Lo menos que podemos hacer es parar de actuar como un mero ente reactivo estímulo-respuesta y poner en funcionamiento nuestro lóbulo pre-frontal. Si nos dejamos arrastrar por el influjo del Shock y nos dejamos llevar por las emociones y las impulsiones actuaremos como meros mecanismos de relojería.

De manera que primero que todo es necesario Detener la reacción que produce la agitación de los acontecimientos externos en nuestro interior al mejor estilo Zen. Saber callar para saber obrar; convertirnos en un observador del océano profundo de nuestro psiquismo donde se debaten fuerzas ancestrales; conectar con la serenidad y la confianza para dar tiempo de anteponer nuestra Voluntad y nuestra Razón a nuestra emoción y nuestra reacción, para actuar en pleno ejercicio de nuestro libre albedrío, dejando que se exploten como burbujas de jabón los juicios que produce nuestra percepción y nuestro condicionamiento socio cultural, y así poder Trascender el momento, estableciendo contacto con la Unicidad y poder tener acceso a la Sabiduría que nos proporcione las soluciones sobre cómo obrar y que camino seguir.

Pero sobre todo es importante no perder la Alegría de Vivir. En situaciones de alta incertidumbre e intensidad emocional es común caer presa de las emociones negativas, de la rumiación, de los juicios, perder la paz, desenfocarse de las prioridades, dejarse absorber por obsesiones y preocupaciones o de alteraciones emocionales y cambios emocionales, descuidando las relaciones, las amistades, el sosiego, el equilibrio, la ecuanimidad y el respeto por lo humano.

Me encantó un experimento que hicimos en el Colegio cuando era chico para mostrarnos lo que era el Fototropismo Positivo. Al colocar un obstáculo que bloquea la Luz Solar a una Planta sus tallos crecen de tal manera que el obstáculo sea rodeado, alcanzando finalmente la fuente de Luz. Me impresionó la extraordinaria “inteligencia” presente en el reino vegetal. Nos explicaron que las celulas que recibían la luz se inhibían de crecer mucho, mientras que las que estaban en la oscuridad se reproducían más rapidamente. El resultado: el tallo tomaba curvas y retortijones para apuntar hacia la Luz.

Así que hago un símil de este comportamiento vegetal respecto a cómo comportarnos ante la adversidad que amenaza con robarnos nuestras mejores actitudes y sentimientos. Que la adversidad lo logre o no, va a depender de nosotros, y se la tenemos que poner difícil! Las circunstancias nos pueden doblegar por fuera, pero no por dentro.  En la adversidad es importante mantenerse como Seres amantes de la Vida; no dejar de enfocarnos en cuidar las relaciones, atender a nuestros seres queridos, hacer contacto humano, ser respetuoso y servicial, dar apoyo a otros, jugar y divertirnos, reír y compartir. Como decía Gandhi: Ser el cambio que queremos ver en el mundo. Es la mejor arma que tenemos para combatir la adversidad. Si dejamos que ésta nos robe la paz, la alegría y la confianza, no habrá otro responsable sino nosotros mismos. Como decía Freud, la batalla que libramos es entre Eros y Thanatos, entre el Institnto por la Vida y el Instinto por la Muerte.

A veces no es el momento para ver materializado lo que deseamos, por más justo y merecido que sea, y que consideremos haber hecho lo necesario. Porque no todo el estado de cosas depende de nosotros. Como vimos los acontecimientos sociales tiene su propia autonomía.  Nosotros hacemos nuestra parte, pero hay una parte fuera de nuestro control. Pero si nos enojamos, entristecemos o desesperamos  porque no logramos ver reflejadas en el mundo nuestras aspiraciones más elevadas ¿cómo vamos a incidir de una manera favorable en nuestro entorno para retornar a la salud y el orden perdidos, si lo hemos perdido dentro de nosotros mismos?

Una crisis puede hacer que la gente intente aferrarse a los patrones de comportamiento característicos de sus estados de desarrollo conocidos, o incluso sucumbir y retrotraerse a niveles inferiores. Pero también es una oportunidad  de evolucionar hacia nuevos estadios de desarrollo antes desconocidos; es la oportunidad de pasar de los Niveles Personales a los Niveles Transpersonales. Pero esto implica dejar ciertos paradigmas y pautas de comportamiento, para adoptar nuevas formas de ver, comprender y lidiar con el mundo.

Esta claro que hay un margen en el estado de las cosas que no podemos controlar. Lo que sí está en nuestro ámbito de control es la forma cómo respondemos a los acontecimientos, la capacidad de elegir cómo queremos sentirnos y cómo vamos a encarar los sucesos que nos rodean. Si nos apegamos a la vida y la vitalidad e insistimos en restaurar la salud psicológica y espiritual en nuestras vidas y nuestro entorno íntimo, al menos impediremos que la descomposición que pueda existir en el estado de cosas externo nos contamine. Y así podrar preservar nuestro Nucleo no Herido. Es la única garantía de que el Amor por la Vida sea lo que a final de cuentas prevalezca.

Nota:

Me tomé la libertad de titular este artículo con un neologismo (palabra nueva). Este es un término que inventé tomando en cuenta el fenómeno del fototropismo (foto=luz, tropismo=movimiento) por todos conocido.

Por una parte, quería incluir la idea de la importancia de buscar el amor. Para la palabra Amor hay varias posibilidades en el Griego. Está Eros por una parte, está Philus por otra. Y también Agape. Entre estas tres preferí tomar Philus. Freud prefirió tomar Eros para referirse a la misma idea. Tomé Philus, porque me parece que también es importante la noción de Amor al Prójimo contenida en ella, de donde también proviene el término Filantropía, que tiene que ver con el amor y la promoción de lo humano, y que es contrario al odio hacia lo humano, que es la Misantropia.

Por eso me contenté con llamarlo Philotropismo. Sin embargo, la idea que he querido transmitir en el artículo va más allá del Amor e incluye lo que es el movimiento hacia la Vida.  He debido llamarlo entonces Biotropismo positivo, pero a la final me senti más cómodo con el primero.

Quizas dentro de la Ciencia, son los Biólogos y Palentólogos, los que tienen una especial sensibilidad para comprender lo que significa la VIDA. Un pensador llamado Theilard De Chardain, le causó mucho asombro la progresión sucesiva de complejidad creciente que existe entre la materia inorgánica y la materia orgánica y luego en el abanico de todos los Philum (especies vivas), ocupando todo un espectro que va desde las Amibas hasta el Ser Humano. Entonces el veía un sentido detrás de esto y decía que era posible deducir una tendencia hacia una dirección que llamó Omega. Este proceso le pareció a Chardain mostraba una gradaciòn entre un mundo fìsico y un mundo metafísico, donde este vector llamado Vida, estaba apuntando hacia la espiritualización de la materia.

Toqué este tema tangencialmente en un artículo que dediqué al filósofo Spinoza, quien planteaba un modo de vida basado en la Felicidad parecido al recomendado por el Estoicismo, que se caracteriza por mantener un estado de paz poco apegado al vaiven de los eventos. (https://excelenciapersonal.wordpress.com/2010/09/23/geometria-del-bienestar/)

Read Full Post »

extreme-self-confidenceEn días pasados dicté un taller de Liderazgo e Inteligencia Emocional abierto al público organizado por un patrocinante. Ante la pregunta, ¿de dónde provienen las emociones? Todos respondieron sin ninguna duda que provienen de las circunstancias!  Y la misma respuesta la he conseguido de personas instruidas a las que suelo preguntarles. Pero si las emociones que vivimos fueran producidas indefectiblemente por las circunstancias, no tendríamos más remedio que vivir como marionetas sometidos a los vaivenes de lo que sucede.

No desestimo la capacidad que tenemos de influir sobre los acontecimientos, pero todos sabemos que hay un espacio que está bajo nuestro control, y otro que no. Y que sucede cuando las cosas que suceden a nuestro alrededor no son como queremos?

Cuando lo que nos rodea se ajusta a nuestras expectativas nos sentimos bien. Máxime cuando ello ha sido producto de nuestro propio esfuerzo.

Cuando estamos en una situación que no nos gusta, entonces formamos una visión de lo que deseamos, establecemos las acciones necesarias, las llevamos a cabo y obtenemos un resultado.

Pero ¿qué sucede cuando repetimos este proceso una y otra vez y no logramos modificar la situación?

En la medida que la retroalimentación del medio ambiente es más rápida respecto al resultado de nuestras acciones, esta contingencia permite reforzar nuestra acción, proporcionándonos información inmediata sobre lo que estamos haciendo bien y lo que tenemos que ajustar. Pero ¿que sucede cuando hay un retraso en la retroalimentación del medio ambiente? Pongamos por caso esas situaciones en las que la acción es la correcta, pero el resultado tarda en manifestarse.

Las investigaciones demuestran que el retraso de la retroalimentación o su ausencia, no sólo puede causar confusión e inhibición del proceso de aprendizaje y desarrollo, sino que incluso podría  conducir a la desesperanza y la depresión, sobre todo en infantes.

Las experiencias previas juegan un papel muy importante en este proceso. Las personas que tuvieron experiencias infantiles donde si bien experimentaron retrasos en la retroalimentación, pero finalmente consiguieron llenar sus necesidades, grabaron esta información en su “software” en la forma de “auto confianza”. Al enfrentarse luego a situaciones de este tipo nuevamente, estas personas van a tener paciencia e insistir en sus acciones con la convicción de que “están haciendo lo correcto”. Por el contrario, aquellos que no tuvieron experiencias afortunadas, desistirán más rápidamente, y entrarán más pronto en la resignación.

Las piezas clave para sentir que uno está avanzando y está bien con la vida, incluyen 1) percibir que se tienen las competencias necesarias, 2) percibir que uno tiene libertad de acción, 3) creer que al actuar uno va a lograr causar un impacto en los resultados y 4) significado asociado a la acción. La coexistencia de estos cuatro componentes produce un estado psicológico conocido como Empowerment. Bajo este estado experimentamos una emoción denominada Esperanza y se eleva nuestra vitalidad sintiédonos con Vigor.

Estas apreciaciones y evaluaciones (cognitivo) junto con la esperanza (emoción) y el vigor (energía vital), son la materia prima que activa nuestro sistema motivacional, orientándonos a la fijación y búsqueda de metas (goal setting behavior).

Hay un experimento con animales muy pintoresco que puede mostrarnos como intervienen las experiencias previas en este proceso. Se trataba de unos mamíferos, una rata, un perro o similar, que en principio no saben nadar. El experimento consistía en hacerlos atravesar por el corredor de una piscina de un extremo a otro que implicaba varios metros de longitud y con una profundidad que superaba considerablemente su tamaño.

De cachorros se les habían proporcionado experiencias diferentes; a un grupo se le había dado la experiencia previa con el beneficio de que cada tantos metros, contaban en el piso de la piscina con unas lomas con las cuales sus patas podían hacer contacto, lo que les ayudaba a hacer más llevadero el camino.

Otro grupo de cachorros no contaron con este beneficio y tenían que atravesar el largo corredor nadando sin ningún apoyo. Algunos incluso no pudieron pasar la prueba y se resignaron a morir. Estos fueron sacados del experimento. Solo se mantuvieron los sobrevivientes. Los que culminaron en estas condiciones quedaron muy nerviosos y debilitados.

Pasado el tiempo, a ambos grupos se les sometió nuevamente al experimento, pero esta vez, todos tenían que atravesar la piscina sin apoyo. No había montículos en el piso para ninguno de ellos.

El resultado fue que aquellos que habían tenido la experiencia previa positiva lograron un mejor desempeño en la prueba; un mayor número de ellos logró completar la prueba e hicieron mejores tiempos. La expectativa de que conseguirían un apoyo próximo permitió a los del grupo exitoso a persistir en sus acciones, pese a que los montículos de ayuda nunca aparecieron.

Una de las conclusiones de este estudio tiene que ver con el papel de las creencias y las expectativas.  La creencia de que tenemos las capacidades y de que al actuar conseguiremos resultados, es fundamental para vivir.

Cuando no recibimos ninguna retroalimentación de la situación es cuando más tenemos que armarnos de valor para tener confianza. Esto es lo que nos permite transcender la circunstancia y transformar cualquier potencial reacción emocional de desgano y ansiedad ante situaciones frustrantes o estancadas, eliminando del juego mental al derrotismo para conectar con la serenidad y la esperanza y así mantener nuestra motivación mientras las condiciones son modificadas. Por lo menos, asi lograremos hacer nuestra parte y a no darlo todo por perdido antes de la batalla.

Nota: Al momento de escribir este artículo, hay mucha desilusión en cierto sector de la Sociedad Venezolana. Por ello aprovecho desde mi “esquina” de aportar un granito de arena con este mensaje. A tono con esta idea se me viene a la mente un viejo tema de Rock de Jethro Tull que parafraseado a este contexto sería algo así como: Demasiado joven para resignarse, demasiado viejo para seguir esperando un cambio en el futuro!

(http://www.youtube.com/watch?v=aH5eUhuFZ8g).

Read Full Post »

Uno se va encontrando con todo tipo de gente en la vida. Personas que son amables y humanas, que son agradecidas y desinteresadas, personas que siempre están dispuestas a dar una mano o a compartir sus experiencias y aprendizajes. Pero también uno se encuentra con personas centradas en si mismas, que no pierden oportunidad para sacar ventaja, que actúan con resentimiento y hasta crueldad, que experimentan placer actuando de verdugos.

Me causó mucha impresión el desconsuelo que sintió el protagonista de la primera versión de un film llamado El Planeta de los Simios, un astronauta de una nave espacial que confrontó problemas en su viaje estelar y cayó en un planeta gobernado por simios. Estos actuaban de una forma grotesca y cruel, sin ningún amor o respeto por otras especies. Eran unos villanos que reinaban sobre una especie inferior: la humana, a la que trataban sin ninguna consideración. El astronauta se sentía indignado por semejante mundo al revés. Por ello, se esforzo para conseguir  su nave y reparala,con la ilusión de volver a su planeta de origen. Pero lloró amargamente cuando se dio cuenta que no había ningún lugar donde volver, que estaba en el mismo planeta Tierra, pero en un momento futuro respecto al que conoció.

No hay que llegar al extremo de los simios para pensar en algo similar: dentro de la misma raza humana podemos encontrar personas radicalmente diferentes. A los que preferimos un modo de vida fundamentado en el respeto, la consideración y la unión no nos gustaría que el mundo entero terminara siendo dominado por el modelo contrario. Consideramos que moralmente el paradigma altruista es superior al paradigma egoísta. Sin embargo, la vida presenta de continuo pruebas para determinar la fortaleza de nuestras convicciones, para dejar en claro si son solo de la “boca para afuera” o sin son premisas auténticas de un modo de ser con las que somos coherentes en nuestro modo de vida.

A veces lo que vemos a nuestro alrededor es que el arribista, el que toma ventaja, el que divide, el que predica el odio, el que margina, es el que parece surgir, el que parece tener éxito, el que parece contar con el favor de los tiempos. Y si pese a los esfuerzos esto no logra cambiarse, es altamente probable que se opte por “tirar la toalla”, por “cerrar la santamaria”. Incluso, muchos que no compartan en principio ese modo de ser, pueden concluir que es ingenuo pensar en lo contrario y que “el mundo” es de los más “vivos” y que van a tener que “montarse en ese barco” si quiere sobrevivir.   O que se “lo llevó quien lo trajo” y entonces hundirse en la depresión y el aislamiento.

Pero dejarse llevar por esta ideas sería el verdadero éxito de ese paradigma. La única garantía que tiene la civilización entera de perdurar es que no nos dejemos contaminar por este virus, que como explicaré es la fuente de la indolencia.

En Teoría de Juegos ya se ha demostrado que cuando en un sistema de varias partes, cada parte se ve amenazada por la otra, entonces apuestan a que el otro dará lo peor de si y por tanto, dan también lo peor de si, es decir, que adoptan medidas extremas para salir airosos del “juego” sin importar el otro, lo que se conoce como paradigma “ganar-perder”, que consiste en que escojo soluciones para mi parte gane y la otra pierda. Entonces al jugar así, ha quedado demostrado que cómo la otra parte también lo hace, el valor total del sistema se reduce y tiende al exterminio, es decir, termina en un juego “perder-perder”, es decir, en el que ambos pierden. Este modelo es conocido como Dilema del Prisionero.

La única forma de salir de ese juego, o mejor dicho, de esa trampa, es que cada uno de nosotros, en forma individual, pueda actuar con una Supra Racionalidad que nos permita actuar no en función del otro, sino basados en unos Principios. Pero, ¿cómo mantener la confianza en el Universo, en la Vida y en la Humanidad, en un medio donde impera el “sálvese quien pueda”?

A inicios de año conocí a una hermosa persona, sobreviviente del Holocausto. Me obsequió muy amablemente su Biografía llamada “Luz y Sombra de mi Vida”, que leí con mucho interés. La verdad este tema siempre me ha causado mucha curiosidad, pero preferí dejarlo donde pertenece, en el pasado. No sabía mucho más allá de lo que vi en diversos Films como El Escape de Sorbibor, Portero de Noche, La Lista de Schindler, La Vida es Bella, El Pianista, Campos de Esperanza o La Lista Negra. Pero leer este testimonio de esta sobreviviente ejerció sobre mi una profunda influencia sobre este tema que ya me parecía haber dejado atrás.

Meses después, en un intercambio de libros usados “rescaté” una novela llamada Holocausto, escrita en los años setenta. La leí con mucho interés. Es fascinante porque presenta una visión panorámica de todo ese proceso y de los diferentes hechos, en las diferentes localidades y su evolución. Supe que llevaron esta historia a la Televisión a principio de los ochenta y la pude ubicar en  YouTube y, trabaja allí por cierto Meryl Strip muy joven. A raíz de su lectura, me hice un mapa de Europa y comencé a ubicar con mayor conciencia los diferentes lugares donde se desarrollaron estos hechos. Un incidente que me llamó poderosamente la atención fue una atrocidad entre muchas, cometida en Kiev, Ukrania, en un barranco llamado Babi Yar.

Se me ocurrió teclear en YouTube, en mi “tercer turno de trabajo” esas palabras fatídicas. No quiero contar la trasnochada que me eché viendo videos en alemán y hasta en ruso, no sólo sobre esa situación sino sobre otros videos documentales que se han hecho para denunciar y registrar este crimen organizado que cometió la Humanidad en un momento dado.

Lo que mas llama la atención de estas escenas, algunos de ellos videos que intentan recrear la situación y otros más testimoniales, es la Indolencia de la que es capaz el ser humano, no hablemos de su crueldad. La indolencia está definida como la incapacidad de conexión con el mundo, con las cosas o con las personas. Comprende al menos dos elementos. Uno es la desidia, que implica dejar que todo se te venga encima, dejar que todo se desplome y se venga abajo. La persona que se encierra en “su concha” a esperar que todo a su alrededor se derrumbe. Es cuando se siente que ya no se tienen fuerzas para cambiar nada. El otro elemento es la incapacidad de sentir a los demás, de conmoverse por otros, de sentirse afectado por los otros, la incapacidad de sentir que somos parte de un grupo más amplio llamado Humanidad. Ambos elementos tienen que ver entre sí, porque la insensibilidad se puede ver como la pereza para “mover un dedo por otro”. Y la pereza a su vez, como la insensibilidad respecto a lo que te rodea y a hacer algo para cambiarlo.

La indolencia es un componente esencial de los cambios cognitivos y afectivos que caracterizan el Burnout, sindrome producido por el estrés continuado. Podemos ver lo contrario de la indolencia, en el mismo Holocausto, en el extraordinario civismo que imperó en el Ghetto de Varsovia: aun sometidos al estrés de saber que estaban en la antesala de la muerte antes de conducirlos a los campos de exterminio, se organizaron y hacían una vida lo más normal posible en esa circunstancia, con escuelas y coros. Otro ejemplo contrario a la indolencia en ese contexto de alto y continuado estrés, fue el Movimiento de La Resistencia en toda Europa y en particular en los últimos tiempos de este Ghetto; no dejaron que se le viniera todo encima, sino que actuaron en lo que estaba en sus manos.

Lo contrario de la indolencia es la pasión y el engagement, a los cuales me he dedicado extensamente en otros artículos. Estos estados psicoafectivos implican una especial sensibilidad por el mundo, por las cosas, por los demás, porque en ellos uno ama la Vida y es capaz de hacer lo necesario para salvaguardarla de ser necesario. En la indolencia, por el contrario, hay un desprecio por la Vida: conducir gente a un barranco y acribillarla a sangre fría o mandarla a cámaras de “desinfección” para someterlas a un gas mortal demuestra una significativa insensibilidad hacia el ser humano y al ser vivo en general.

Afortunadamente, el triunfalismo insensible de los Depredadores Sociales, como el Imperio Romano, el Imperio Griego o  los Babilonios y los Persas en el mundo antiguo, del Imperio Español en la Epoca Medieval o del Nacionalsocialismo en la Epoca Contemporanea, demuestra que este modelo no está llamado a prevalecer, pues son manifestaciones que han venido, han destruido y han desaparecido, dejando a su paso escombros. Muy a su pesar, y milagrosamente, la Civilización ha retoñado.

Pero hay que tener mucho cuidado con el Virus de la Indolencia. Su actuación no solo opera a través de la adhesión por simpatía o por interés instrumental. Sino que muchas veces opera de una forma muy sutil. Por ejemplo, cuando una persona recibe un Daño, tiene una alta probabilidad de deformarse ante ese Daño. Esta idea la he desarrollado previamente cuando he hablado de la Resiliencia, que es la capacidad de no deformarse. Pero no todo el mundo tiene la misma capacidad de recuperarse. Sabemos de sobrevivientes de abusos que ya no pueden recuperar su condición inicial, se contaminan del Virus y quedan afectados.

El Virus de la Indolencia va ganando más adeptos a través del dolor y el sufrimiento. Cuando enfrentamos el Lado Flaco de la vida, cuando recibimos una aparente  “injusticia”, cuando no surten efecto nuestras buenas intenciones y buen comportamiento, cuando somos objeto de frialdad, de crueldad, de discriminación, de marginación. En esos momentos de vulnerabilidad, es cuando el Virus de la Indolencia aprovecha para inyectar su veneno en nuestro Corazón, sino estamos alerta.

Es mucho mejor encarar el Dolor y la Perdida como un Entrenamiento. Prefiero pensar que todo lo que he perdido o lo que he dejado de ganar, es de “utilería”, esas cosas que usan en los Films para ambientar la trama. Que la verdadera esencia de la vida no son las cosas que gano o pierdo externamente, sino lo que gano o pierdo por dentro. Es decir, continuando con la metáfora, que el Guión de la película es lo importante, más que su producción.

Siguiendo el legado de Spinoza, a quien admiro y le dediqué un artículo llamado las Coordenadas del Bienestar, y en palabras del Neurobiólogo Antonio Damasio que lo trae a colación en su excelente libro En Busca de Spinoza, cito: “La solución de Spinoza pasa porque el individuo intente una ruptura entre los estímulos desencadenantes de emociones negativas y los mecanismos que desencadenan la emoción”. Esto es a mi modo de ver, exactamente lo mismo que dice Victor Fankl en Man In Search for Meaning: “la única libertad que no nos puedan arrebatar, es la capacidad de Elegir la forma de responder ante una situación”. Stephen Covey, quien fue discípulo de Frankl, intentó transmitir la misma idea con su popular Principio 90/10 y su concepto de Ámbito de Influencia.

Esto suena bien al hablarlo, lo difícil es convertirlo en un verdadero principio de conducta, sobre todo cuando se recibe el Daño o cuando las cosas no salen como queremos. Porque el problema es que el dolor o la simple frustración, pueden producir una deformación, decíamos antes, de la forma de Ser previa. Esta deformación consiste en anularse en la tristeza o enrojecerse en la revancha. Pero ambas manifestaciones conducen a la indolencia. La tristeza y la desesperanza llevan a la indolencia en el sentido de insensibilidad hacia el mundo que te rodea. Y la revancha triunfalista conduce a la indolencia en el sentido de insensibilidad humana.

El comportamiento de Alemania ilustra esta idea. Alemania se sentía triste después de la Primera Guerra Mundial y corría el riesgo de pasar a la indolencia en el sentido de desidia. Pero vino Hitler a proponer una suerte de Reactancia a ese estado proponiendo la Revancha del Resentido que terminó expresándose fundamentalmente como insensibilidad hacia un grupo social de la raza humana. Pero ambas tendencias son una forma Pasiva o una forma Activa del mismo Virus.

Es una vieja fórmula de éxito de líderes oportunistas que sacan ventaja del sentimiento de impotencia de un grupo social y lo capitalizan encendiendo una revancha que los revitalice, sacando fuerzas a punta de culpar a otros y avivando el odio y el triunfalismo.  Inevitablemente esos procesos, tarde o temprano, crean tempestades que aniquilan a su creadores y todos los que tomaron parte. Sencillamente porque eso va contra La Vida, va contra La Humanidad.

El riesgo entonces, al recibir Daño o Frustración, es a contaminarse y deformarse. Ya sea por mutismo, catatonia y repliegue, o por el contrario, a actuar guiados por el resentimiento y la ira.

Cuando el niño siente estas emociones intensas en su época neonatal, siente miedo por el hambre, el frío y la soledad, pero llora con mucha ira para ser atendido. En un artículo anterior llamado Siendo nuestros propios Padres, señalé la importancia de haber tenido unos padres que crearan unas condiciones estables, de amor y seguridad, porque eso favorece en el niño el desarrollo de la resiliencia, o sea la capacidad de pasar las tormentas con seguridad, sin caer en los extremos del miedo y la ira intensos. La convicción de que después de la tormenta viene la calma, más que un dicho, se traduce en términos neurológicos, en densidad cerebral en el área prefrontal de la corteza cerebral.

El porcentaje de la población que recibió seguridad y desarrolló las capas prefrontales está haciendo filantropía y buscando soluciones en sus familias y comunidades. Pero más del 50% por ciento de la Sociedad no vivió unas condiciones de seguridad, estabilidad y amor en su primera infancia. Y este grupo tiene una inclinación muy grande al polo de la pasividad o al polo de la agresión. Pero dentro de este grupo, hay un subgrupo que intenta superarse, que quizás no es totalmente resiliente, pero que quiere desarrollarse y ser cada vez más inmune al dolor. Que está trabajando por ser una mejor persona, que está investigando y leyendo, instruyéndose para ver como superar los obstáculos, muchos de los cuales están leyendo un artículo como este.

Este subgrupo es el que más tiene que cuidarse del Virus de la Indolencia. Tiene que cuidarse de como reacciona al dolor, la frustración y la desesperanza. No puede perder de vista su entrenamiento personal. Para ello puede ayudarnos la técnica que propone Spinoza: crear una tolerancia hacia las situaciones negativas sin que despierten emociones negativas y adquirir gradualmente la habilidad para generar emociones positivas en su lugar. Eso si es “caminar sobre el agua”.

Es cuestión de ver la situación como un entrenamiento personal. No hay que olvidar que “Aguas tranquilas no producen buenos marineros”. Explica Damasio que “la solución de Spinoza se basa en el Poder de la Mente sobre el proceso emocional”. Esto es posible gracias a un descubrimiento de la mecánica de la emoción que permita lograr una autonomía respecto de la circunstancia. Para ver como funciona esto en la vida cotidiana, comparto una experiencia personal.

Hace algunos años me descuidé con el pago de un determinado servicio por un motivo de viaje y acumulé un par de meses. Otro mes me devolvieron un cheque y no me di cuenta. Confiado en que solo tenía dos meses de retraso, fui sorprendido cuando pasaron mi caso a un escritorio legal. Siempre estuve al día año tras año, excepto en esa oportunidad. Me sentí avergonzado, abochornado. Injustamente tratado. Intenté hablar con ellos, pero no tuvieron ninguna consideración. Todos los “empleados” hacían su trabajo en forma mecánica sin ninguna consideración. Así como Eichmann, quien dijo en el juicio que le hicieron en Jerusalen, que su trabajo era simplemente manejar eficientemente un problema logístico de transporte, y así como otros funcionarios de la SS en el Juicio de Nuremberg. La gente necesita sus trabajos y tienen lo que en Venezuela llaman un “bozal de arepa”. Entonces se va dando un proceso de banalización de lo humano, en el que la indolencia se hace costumbre solo para ganarse la vida y salir adelante. Y si le dice que va a pagar, que todo fue un error, que por favor no es necesario que pasen el caso al “departamento de extralegal”, que eso va a ser peor porque ahora va a tener que pagar unos honorarios legales que empeoran el asunto, el funcionario le mira como un sinvergüenza y con una ceja más alta dice que se enviaron notificaciones y no les hizo caso, y cuidado si no llama a seguridad, porque está alterando el orden.

En aquella época me enteré que el escritorio de abogados, estaba conformado por unos familiares del dueño de la empresa. De manera que todo quedaba en familia. Eso alimentó mi resentimiento y mi frustración. No tuvieron que llamar a seguridad. Pero ni les cuento todos los pensamientos que tuve y las frases que se me escapaban espontáneamente. A nivel interno, la fisiología de la destrucción, que tanto he explicado en otros artículos previos, entre ellos, en El Antídoto de la Muerte. Tal segregación de emociones tóxicas, aumentadas por afirmaciones y expresiones de molestia y frustración, alimentan toda una ideología, una forma de vida, una visión.

En mi caso, esa ideología del mal no he permitido que prospere, porque ha entrado en profundo conflicto con mis otras convicciones, lo que me ha llevado a profundizar en mi entrenamiento, en el desarrollo de mi Músculo Emocional, para no dejarme llevar por las circunstancias, por más frustrantes que pudieran ser, y así aumentar mi Coherencia.

Bueno, esa vez fue hace unos años. Yo no tenía el “entrenamiento” espiritual Spinoziano que he tenido la oportunidad de “recibir”  junto con un significativo subgrupo de la Sociedad Venezolana en los últimos diez años.

Esta mañana me volvió a suceder un incidente similar. No pensé que tuviera que pasar otra vez por estas cosas. Asumo mi responsabilidad por supuesto, me descuidé, pasó el mes de octubre como un relámpago. Una serie de cuentas por cobrar demoradas por diversas razones. Además, me devolvieron una factura por error. Luego no había quien me hiciera el favor de depositarme el pago en cuenta porque era en otra ciudad. Eso que llaman cariñosamente “el infierno venezolano” en referencia a un famoso chiste sobre ausencia de baldes y personas que viertan su contenido. Por fin me depositaron, tuve que esperar a que se hiciera efectivo, tiempo que me pareció eterno. Se hizo efectivo hoy 1ero de Noviembre. Fui de inmediato a pagar la cuenta pendiente. –“Eso se pasó a extrajudicial” me dice el empleado fríamente. –“Que? Pero si hoy apenas es primero!”, le digo sorprendido. –”El primer día de cada mes se factura, Ud. debe saber que se factura por mes adelantado”, me dice como a sus anchas. –”Dime con quien puedo hablar, eso debe estar todavía aquí, aquí traigo el pago”.  Pero era mediodía y no había quien me atendiera. Me dieron una tarjetita de un abogado para que me entendiera directamente con el.

Comencé a conectarme con la experiencia pasada. Vi como a fantasmas, los pensamientos y emociones que me tentaban con diversas reacciones. Desfilaron por mi mente las reacciones que tuve hace algunos años. Me devolví a casa un poco mareado por toda esta sintomatología. Ya no me provocaba salir a hacer las otras actividades que tenía pensado hacer. Me quedaría “enconchado” en casa, pensé.

Pero busqué la tranquilidad y la paz interna. No me identifiqué con los pensamientos y emociones que aparecieron. Así como menciono en los artículos previos que he dedicado al tema de la Conciencia, del Mindful Awareness, me convertí en un observador de mi mismo, desdoblándome del efecto que pretendía producir la circunstancia sobre mi. Y en esta mirada de Testigo Observador, sentí aceptación por mi, una compasión sana, un entendimiento de cómo me sentía en ese momento. Y brotó dentro de mi una paz interior. Y vi en mi mente al joven que me atendió con otros ojos diferentes a los que estuve tentado de tener cuando estaba frente a el. Y pensé diferente de esa organización y de sus dirigentes. Pensé diferente del Abogado. Pensé que tenía todo su derecho de ganar sus honorarios. Pensé que tal vez había en esa situación una justicia que yo no lograba entender del todo, pero justicia al fin. Sentí con convicción que Si hay un orden en el mundo. No tuve que esforzarme por aceptar esta situación. Y en darle legitimidad, que era lo que mas me costaba al principio, cuando apareció tentadoramente en mi mente la idea: “y por un día, esta gente está esperando que uno se resbale para darle la zancadilla”, pero la deje ir y no me hice su cómplice.

La opción de “no hacer nada” y dejar que todo se me viniera encima, no me pareció la solución. Tampoco la de “actuar como un resentido” que va a hacer un reclamo. Así que fui de nuevo con un actitud honesta, de respeto, de defender mi posición humana con autenticidad. ¿Es mucho pedir que lo traten a uno con algo de sensibilidad humana de vez en cuando? No debo renunciar a esa expectativa, me dije. Porque eso también es perder la esperanza en el mundo, en los demás.

Así que me dirigí nuevamente a la oficina. Hablé con algunos empleados y les expliqué la situación, pidiendo me indicaran con quien debía hablar. En esos casos, parece que estas personas están entrenadas o ellas piensan que su trabajo consiste en defender la racionalidad de la institución mecánicamente sin consideración de casos particulares y ocultar a toda costa cualquier posibilidad de que haya alguien que pueda tomar una decisión diferente. O es que instintivamente procuran que no sea posible, para racionalizar y justificar el papel que les toca jugar. Relamente son personas que generalmente tienen un vocación para ser empleados y cumplir con su trabajo.

Entonces me dijeron que no había nadie con quien hablar. Pero yo mantuve mi calma y mi dignidad, y mientras planteaba respetuosamente el caso a un empleado, justo en ese momento entró una persona que si podía tomar una decisión al respecto. Y escuchó mi caso e hizo una excepción. No me conoce, ni lo hizo por ningún interés o compromiso. Solo por solidaridad humana. No fue indolente. Se sensibilizó con el caso. Así como el Nazi que se conectó con el Pianista en las ruinas de Varsovia. Llamaron al abogado y le explicaron. Eso implicaba que ahora el Abogado no se iba a ganar esos honorarios, que es su trabajo y su medio de vida, a lo mejor los esperaba legítimamente para pagar alguna deuda, como yo. Pero el abogado, en este caso una dama, renunció a su interés personal y  habló conmigo y me pidió un compromiso de ponerme al día.

No me hundí en el resentimiento y el aislamiento en mi casa, pero tampoco fui a esa oficina indignado a pelear. Fui sereno a enfrentar una batalla conmigo mismo, para exorcizar mis tendencias aprendidas y desensibilizarme de mis condicionamientos, dispuesto a Cambiar el juego.

El resultado, es que al cambiar el juego yo, también me pude encontrar con alguien que tuvo el valor de cambiarlo a su vez. Que se salió del marco pre-establecido y decidió atender Un caso. No digo acá en público su nombre para que no vaya todo el mundo a pedirle una consideración especial! Pero de verdad que su gesto no solo lo agradezco por lo que significó para mi en la práctica, sino por la enseñanza que me parece que encierra de fondo. A veces las personas nos pueden sorprender positivamente, pero primero que nada tenemos que quitar las condenas que les hacemos a priori.

Esta persona actuó de forma humilde y desinteresada, como un caballero. Un acto como ese es la esencia del verdadero liderazgo. Ese tipo de comportamiento, basado en la consideración y la escucha, es un ejemplo para sus empleados. Implica dejar la rutina, el poder y la arrogancia a un lado para actuar con humildad y escuchar el planteamiento del otro. Actos como esos, se denominan en Psicología actos de Desviación Positiva. Se trata de conductas pro-humanas, desviadas de la norma hacia el lado positivo. La norma consiste en actuar según lo esperado. La desviación negativa es actuar por debajo de lo esperado. La desviación positiva implica romper con la norma y demostrar un comportamiento virtuoso. Es la supra-racionalidad que nos va a permitir salir del Dilema del Prisionero*.

Insisto en la idea que desarrollé en mi artículo “Como enamorado sin novia”. Tenemos que actuar en función de un modelo de mundo ideal que esta en nuestras mentes, en lugar de hacerlo en función del mundo imperfecto que tenemos aparentemente delante; ver lo bello, lo verdadero, lo perdurable en el mundo. Ese “buen ojo” puede despertar “desviaciones positivas” en los demás. Mantener el buen ojo es la única indicación de que no hemos sido víctimas del Virus de la Indolencia y la banalización de lo humano. Es la única de manera de mantenernos en forma para Cambiar el juego.

 

P.D.: Llamé a la Sra. Klara Ostfeld, la sobreviviente del Holocausto que me obsequió su biografía, para agradecerle por este y comentarle de la profunda influencia que había ejercido sobre mi su lectura. Incluso le conté de la trasnochada que me di investigando sobre Babi Yar. Me dijo que había una “sincronicidad” porque estaba a punto en los próximos días de bautizar un nuevo libro “Bajo la Sombra”, en el que dedica un capítulo a este trágico episodio en Kiev. Mis respetos para ella, así como para el Director Corporativo de la empresa de la anécdota y la Abogado que me atendió por teléfono.

 

(*) El dilema del

Nota: se pueden encontrar recomendaciones prácticas para Combatir la Indolencia en mi artículo publicado en Inspirulina: http://www.inspirulina.com/combatiendo-la-indolencia.html

Read Full Post »

Primero que todo es importante aclarar que la percepción de bienestar general, que muchos llaman calidad de vida, está conformada por varios aspectos relativamente independientes, entre los cuales figuran la seguridad, la salud y el dinero. Ahora bien, se ha comprobado que entre todos estos factores, el bienestar psicológico juega un papel distintivo y crucial, en una suerte de relación multiplicativa con el resto de los componentes. Una persona puede tener mucho dinero, pero si no tiene bienestar psicológico no le valen de mucho sus posesiones. El bienestar psicológico hace que las personas sean capaces de enfrentar duras pruebas y ver bendiciones donde otros ven la pena y de sentirse agradecidos donde otros se lamentan.

Es decir, se puede tener todo en la vida, pero si no se tiene bienestar psicológico no puede disfrutar nada. Por otra parte, se pueden tener muchas carencias y dificultades, pero si se tiene bienestar psicológico es como si se tuvieran todos los tesoros del mundo y la fuerza necesaria para superar condiciones adversas. De manera que el bienestar, la felicidad y la calidad de vida, dependen tanto de las condiciones objetivas, como de la percepción subjetiva.

El bienestar psicológico (Subjective Well-Being) es la forma cómo una persona experimenta su propia vida y a la vida en general. Incluye sentimientos hacia si mismo y hacia los demás, pero también incluye percepciones y juicios sobre cuán bien se vive la vida. Hay muchas concepciones diferentes en la psicología, múltiples conceptos y puntos de vista sobre el bienestar psicológico, algunos que compiten entre si, pero la gran mayoría complementarios, todos ellos apuntando a diferentes facetas y dimensiones.

Una forma de analizar este tema es en términos de bienestar psicológico hedónico y eudaimónico. El primer tipo está más asociado a los afectos y las sensaciones. El segundo está asociado con la plenitud a largo plazo y el desarrollo como persona.

Otra forma de analizarlo es en término de los componentes que conforman el bienestar psicológico. En general hay cierto grado de consenso een que este incluye varios componentes: satisfacción con la vida (Satisfaction With Life), cantidad de afecto positivo y procesamiento del afecto negativo, cumplimiento de objetivos y vida significativa. Por cierto que producir afecto positivo y procesar el afecto negativo es uno de los principales “output” de la inteligencia emocional, por lo que en buena medida esta se podría entender como la capacidad de producir bienestar psicológico.

Obvio que es preferible tener placer y no situaciones displacenteras en el día a día, pero también estamos claros que es preferible una plenitud duradera y no fugaz y transitoria. Pero ¿cómo conseguirla? ¿Cómo podemos accionar sobre nuestro bienestar psicológico? ¿Es cuestión de ir de Shopping? ¿Comer algo rico? ¿Tener una buena relación? ¿Saber disfrutar de un tiempo a solas? ¿Tener buena compañía? ¿Tener dinero? ¿Contar con buenos artefactos? ¿Viajar? ¿Tener posesiones? ¿Reconocimiento social? ¿Familia y amigos? Todas las anteriores sin duda. Pero si tuviéramos que escoger que sería lo clave?

Ya que el bienestar psicológico es crucial para conseguir el bienestar general, me parece importante que conozcamos que nos puede decir la psicología hoy día sobre lo que lo conforma de manera de evaluar en qué medida lo tenemos y que podemos hacer para incrementarlo.

En la tradición eudamónica, se tiende a ver más el bienestar psicológico como una virtud, es decir, algo que se construye con dedicación y esfuerzo y que va más allá de una alegría pasajera. Carol Ryff lo define como un esfuerzo por perfeccionar el potencial propio de manera que la vida de uno tenga un significado para uno mismo. Para esta autora esto no es algo con lo que se nace o se gana por suerte, sino algo que es una responsabilidad personal de conseguir, incluso en un medio adverso o en situaciones ásperas.

En mis cursos y sesiones individuales mis clientes suelen sacar en cara cosas como la inseguridad, la inestabilidad o la inflación, como situaciones fuera de su control que obstaculizan su bienestar psicológico. Me divierto un poco e irónicamente suelo decir que si es verdad que hay problemas, desde hace aproximadamente 6.000 mil años de historia civilizada. No dejo de pensar en esos momentos y también en mi vida cuando otros me lo plantean o hasta yo mismo lo pienso, en el planteamiento que hace Jon Kabat-Zinn cuando escribió Full Catastrophe Living: tenemos que aprender a vivir con plenitud en un mundo lleno de problemas y de imperfecciones.

Carol Ryff identificó seis dimensiones diferentes que componen el bienestar psicológico: autoaceptación, relaciones positivas, autonomía, dominio del entorno, propósito en la vida y crecimiento personal. En una versión posterior se han considerado cuatro como los elementos clave:

  •      Propósito en la vida
  •      Relaciones positivas
  •      Auto aceptación
  •      Dominio

El Propósito de vida tiene que ver con saber quien es uno, cuáles son sus necesidades vitales, cuáles son sus fortalezas, cuál es su sello único y distintivo, conocer su propia esencia, saber que es lo “no negociable” en la vida de uno, desarrollar sus talentos, tener experiencias. Todo esto es lo que permite tomar decisiones en la vida en aras de lograr el desarrollo de las propias potencialidades, para alcanzar lo que los filósofos existencialistas llamaron el “proyecto de vida”, el “yo potencial”, lo que Jung llamó el proceso de individuación y Roger el proceso de convertirse en persona. No es tener metas nada más en una suerte de “to do list”, sino que estas metas estén agrupadas en un propósito de vida claro que proporcione “sentido” y dirección acerca de lo que es verdaderamente importante para cada quien.

Para algunos puede ser desarrollar una faceta personal, para otros prestar un servicio, para otros ser un líder de una comunidad, para otros echar adelante a seres queridos. Un participante a uno de mis cuersos recientes comentó que dejó la contaduría para dedicarse a cheff; un cliente de consulta individual me decía que lo clave para el era echar adelante a su familia; para el personaje de la película The Fighter que he expuesto en mis talleres de inteligencia emocional recientemente fue convertirse en Campeón Mundial o para el de Men of Honor ser el primer buzo de color en la Armada Norteamericana.

En cuanto a tener Relaciones Positivas, es claro que el nombre mismo lo dice. Pero es notorio el papel que esto tiene en nuestras vidas. Hay personas que tienen muchas cosas funcionando muy bien, pero que sus relaciones privadas son una fuente de tensiones y sinsabores, conflictos, distanciamiento, dependientes que requieren atenciones especiales o simplemente soledad y aislamiento. Al colocar la película The Figther en mis cursos insisto en lo importante que era para el personaje principal tener unas buenas condiciones emocionales, además de boxísticas para poder competir por la Corona Mundial. Y para lograr eso, era muy importante para el resolver situaciones de conflicto que parecían irremediables entre todo el equipo que estaba detrás de el, incluyendo familiares y no familiares.

En ciertos casos mejorar las relaciones requiere de hacer ciertos ajustes de carácter o de trato. En otros casos puede implicar tomar decisiones. También puede exigir que uno sepa ganarse la colaboración de los otros. En ocasiones me he dado cuanta que implica enfrentar ciertos aspectos personales. A veces tiene que ver con mejorar las relaciones existentes, pero otras veces también puede implicar alejarse de ciertas relaciones y a veces puede implicar dar espacio a otras nuevas.

Las cosas que podemos hacer para mejorar este apartado son muy variadas dependiendo de nuestro caso en particular. Pueden ir desde solucionar problemas concretos y específicos en nuestras relaciones, hasta conseguir una mascota o ayudar a alguien con alguna necesidad en el vecindario. Incluso, podríamos también incluir las relaciones virtuales y las relaciones con los desconocidos. Con los lectores de mi blog, por ejemplo, tengo una relación que he venido construyendo en el tiempo y aunque no los veo y muchos son anónimos, algunos me envían de vez en cuando notas reconfortantes. Un programa que cuadra en esta categoría que propone Sonja Lyubomirsky en The How of Happiness, es lo que se conoce como Programa de Amabilidad, que consiste en disponerse a ser amable con otras personas en forma programada. Un programa similar es el Voluntariado y el Charity Work, en el cual se ayuda a otros en la satisfacción de alguna necesidad, sea con donación de tiempo o de otros recursos.

En una mezcla de amabilidad y caridad, se me ocurrió una vez una idea que comparto a ver si la encuentran útil. Recogí durante todo un año las monedas que me iban quedando en una alcancía. Al finalizar el año saqué todas estas monedas y fui a la calle a entregarla deliberadamente a todas esas personas que siempre andan pidiendo dinero en la calle. Esto me tomó varios días y cierta dedicación, porque no lo entregaba a cualquiera, sino a quienes me parecieran que más lo necesitaban. Involucré a mi hija pequeña en ello y fue una experiencia interesante y conmovedora: algo así como dar limozna proactivamente.

La autoaceptación está relacionada con las creencias y pensamientos, sentimientos, afectos y actitudes que tenemos hacia nosotros. Es decir, tiene un componente cognitivo y otro afectivo, en ambos casos, orientado y relacionado con nosotros mismos. Tiene que ver con el autoconcepto y con la autoestima también. Con aceptar el pasado y dejarlo atrás. Aceptar nuestras imperfecciones y errores. Reconocer y aceptar nuestras raíces y experiencias básicas que nos dieron origen, el “lugar” y las “condiciones” que nos ha tocado vivir, así como las cosas que bien o mal hemos creado o dejado de crear nosotros mismos.

Implica estar en paz con lo que somos, de donde venimos, lo que recibimos y lo que hemos hecho. Puede ser necesario enfrentar ciertos aspectos de nuestro pasado que no hemos resuelto. En buena medida aceptar implica desarrollar la humildad. En otros casos implica perdonarnos a nosotros mismos o incluso a otros que pensamos nos han “afectado”. Puede ser necesario incluso perdonar a nuestros padres, a la vida o hasta a Dios mismo! En otros casos puede implicar ver lo que tenemos y hemos recibido de bueno en vez de lo contrario, en cuyo caso puede ser necesario desarrollar el agradecimiento. También puede ser necesario ver lo positivo, ver nuestros logros.

Entre las cosas que podemos hacer en esta área se incluyen cosas como asistir a algún tipo de acompañamiento profesional, sea psicoterapia o cualquier otro tipo de proceso de ayuda. Pero también incluye acciones personales para cerrar ciclos o situaciones, enviar una nota, re contactar a alguien que bloqueamos por alguna razón, pedir disculpas, buscar explicaciones que nos ayuden a entender las cosas de otro modo, practicar el diario del agradecimiento, hacer un album de nuestra historia, por mencionar algunas.

Por último, el dominio. El dominio tiene que ver con la sensación de poder personal, de empowerment. Se ha encontrado hoy día que la percepción de eficacia es clave para la salud psicológica y física. La creencia de que si podemos con algo, que vamos a lograr resultados satisfactorios. El concepto de auto eficacia fue formulado por Albert Bandura y ha demostrado ser muy útil y poderoso en la investigación psicológica. Es un caso particular de la competencia general auto percibida, que es la capacidad para enfrentar la vida y los obstáculos en general. Estos conceptos están emparentados con el optimismo, el cual incluye estos elementos de dominio, pero también va más allá pues incluye la percepción de que las cosas van a mejorar.

El dominio en su esencia tiene que ver con la sensación de control personal que podemos ejercer. Está relacionada con la percepción de libertad y la capacidad de auto determinación. En situaciones donde hay muchas restricciones, económicas, sociales y políticas, como en nuestros contextos actuales, podría hacerse un poco más angosta la sensación de libertad. Por ello, es muy importante estar muy pendientes de concentrarnos en nuestro ámbito de influencia y no dispersarnos en variables fuera de nuestro control.

En toda situación siempre hay elementos fuera de nuestro control y otros que si lo están. Esto puede variar según la época y la generación. Pero siempre es posible encontrar cosas sobre las que podemos ejercer control. Victor Frankl, a quien le tocó vivir una situación muy especial de desposeimiento y humillación en el Holocausto, decía que la única libertad humana que no le podían quitar era la capacidad de elegir como responder ante las situaciones. Este es un concepto muy interesante que desarrolle en un artículo anterior llamado locus de causación, desarrollado por Deci y Ryan, los autores de la teoría de la motivación intrínseca. El locus de causación es donde percibe un sujeto que está la fuente de su conducta. La persona que trabaja en el desarrollo de su autonomía personal, percibe que es dueño de su forma de actuar y esto aumenta su percepción de dominio.

Para incrementar nuestra sensación de dominio es recomendable tener pequeñas victorias: fijarse una meta, dividirla en partes, definir estrategias, comprometerse en acciones específicas y comenzar a alcanzar logros. En el lenguaje boxístico del film que recomendé líneas atrás, implica colocarse rivales manejables que permitan éxitos que mejoren la confianza. Todos alguna vez hemos fallado o experimentado atascamientos en nuestros proyectos. Esas experiencias tienden a minar nuestra confianza. De manera que si tenemos el termómetro del empowerment bajo, es importante inyectarnos pequeños éxitos seguros.

El termómetro lo podemos ver reflejado en nuestro estado emocional general, el cual se manifiesta en nuestra conversación interna, en nuestro cuerpo y en nuestro ratio de emociones positivas sobre negativas. La idea no es ser pedante o agresivo, pero tampoco andar cabizbajo o avergonzado. Tenemos que apuntar a la paz, al equilibrio interno, a la armonía, a la sensación de capacidad.

Los invito a realizarse una autoevaluación en cada una de estas áreas de bienestar psicológico y a hacerse con ello una lista de compromisos para este próximo año que está por comenzar. Me despido en esta oportunidad, no sin antes decir que un poco de bienestar hedonista sano también es importante, ya sea consentirse un poco y hacer cosas que nos gusten y añadan un poco de condimento a nuestro día a día o compartiendo momentos gratos con amigos y familiares. Felices fiestas.

Nota. Tome como base para la elaboaración de este artículo el modelo de Carol Ryff. Pero es importante notar que también está el famoso modelo PERMA de Martin Seligman. P de positive emotions, E de engagement, R de relationships, M de meaning y A de accomplishment. Todas estos elementos están contemplados en el modelo de Ryff excepto el engagement. En lo particular prefiero mantener al engagement como una variable aparte del bienestar psicológico. Y esa fue la razón por la que tomé este modelo en lugar del de Seligman.

Read Full Post »

Older Posts »